Más niños y adolescentes acaban en emergencias tras sobredosis de opioides

Más niños y adolescentes acaban en emergencias tras sobredosis de opioides

LUNES, 23 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Un número alarmante de jóvenes están llegando a las salas de emergencias de EE. UU. tras una sobredosis con analgésicos opioides, encuentra un estudio reciente.

En un estudio de más de 200,000 casos de niños y adolescentes que usaron mal, y abusaron de, los analgésicos opioides, los investigadores encontraron que, aunque el número de esos incidentes se ha reducido desde 2005, los casos potencialmente letales han aumentado.

"Los padres y los pediatras deben estar alertas al riesgo de autolesiones, mal uso y abuso de los opioides en los niños y los adolescentes", planteó la investigadora sénior, la Dra. Jocelyn Grunwell, profesora asistente de medicina de la atención crítica pediátrica en la Universidad de Emory, en Atlanta.

"Gran parte de la investigación sobre la crisis de opioides se ha enfocado en el impacto en los adultos; pero los niños y los adolescentes de EE. UU. también se ven negativamente afectados por la epidemia de opioides", añadió Grunwell.

A pesar de los esfuerzos por controlar el acceso a los opioides recetados, el número de admisiones al hospital por intoxicaciones con opioides en niños y adolescentes, sobre todo tras un intento de suicidio, está aumentando, señaló.

"Los padres deben eliminar, o restringir el acceso a, los opioides", aconsejó Grunwell, "y buscar servicios de atención mental para los niños y adolescentes en riesgo de autolesión y abuso de los opioides".

En el estudio, los investigadores encontraron que el número de niños admitidos a la unidad de cuidados intensivos aumentó de alrededor de un 7 por ciento de más de 80,000 intoxicaciones entre 2005 y 2009 a casi un 10 por ciento de más de 48,400 intoxicaciones entre 2015 y 2018.

Ese aumento en el número de niños y adolescentes que acaban en las unidades de cuidados intensivos ha sido fomentado por posibles intentos de suicidio entre los de 18 años o menos de edad, apuntaron los autores del estudio. Las sobredosis más comunes implicaron a la metadona, el fentanilo y la heroína.

Usando la base de datos del Sistema Nacional de Datos de Intoxicaciones de sobredosis de opioides accidentales o intencionales entre bebés, niños y adolescentes menores de 19 años, los investigadores encontraron que entre 2005 y 2018, se reportaron más de 207,000 casos a 55 centros de control de intoxicaciones.

La mayoría de las intoxicaciones infantiles con medicamentos y drogas no requirieron una admisión a cuidados intensivos, y provocaron una reacción menor, como somnolencia, o no provocaron ninguna reacción.

Pero el número de niños y adolescentes que necesitaron tratamiento aumentó durante el periodo del estudio.

Los investigadores encontraron un aumento similar en las admisiones a unidades psiquiátricas. El porcentaje de esas admisiones se multiplicó por más de dos, al pasar de un 4 por ciento de más de 80,000 casos entre 2005 y 2009 a un 8 por ciento de casi 48,50 casos entre 2015 y 2018.

Además, el número de niños y adolescentes que necesitaron reanimación cardiopulmonar (RCP) pasó de un 1 por ciento de 5,200 casos a un 3 por ciento de casi 4,600 casos durante el periodo del estudio, mostraron los hallazgos.

El informe se publicó en la edición en línea del 20 de diciembre de la revista Clinical Toxicology.

Linda Richter es directora de investigación y análisis de políticas del Centro de la Adicción, en la ciudad de Nueva York. Indicó que "los autores sin duda tienen justificación para concluir que se debe prestar más atención a la salud mental de los adolescentes para abordar el alarmante aumento en los intentos de suicidio relacionados con los opioides, pero claramente se debe hacer mucho más para prevenir la abrumadora proporción de intoxicaciones que se originan en las exposiciones no intencionales o accidentales en los hogares de los niños muy pequeños".

La causa más común de incidentes de intoxicación a lo largo del tiempo han sido las exposiciones no intencionales, o accidentales, en el hogar, aseguró Richter.

Sugiere a los padres:

  • Limitar las cantidades de opioides y otras sustancias adictivas en casa.
  • Guardar y eliminar de forma adecuada los medicamentos recetados y otras sustancias adictivas.
  • Mantenerlas fuera de la vista y del alcance, guardándolas en sus paquetes originales a prueba de niños y eliminando cualquier producto no utilizado lo antes posible.
  • Dar un buen ejemplo a sus hijos respecto al uso de los fármacos recetados.
  • Conocer los síntomas de la exposición y llamar a un centro de control de las intoxicaciones si se sospecha que ha habido una exposición.
  • Llamar al 911 si el niño o adolescente no responde o tiene problemas para respirar.
  • Proveer a los profesionales de la atención de la salud información honesta, precisa y detallada sobre el incidente de exposición potencial.

"Decir la verdad puede salvar la vida de un niño", enfatizó Richter.

Más información

Para más información sobre las sobredosis de analgésicos, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas para los Adolescentes de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión