Más mujeres en edad fértil tienen ideación suicida, según un estudio


VIERNES, 20 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- El número de mujeres que piensan en el suicidio o en autolesionarse durante o después del embarazo podría estar en aumento, sugiere un nuevo estudio de gran tamaño.

Más mujeres en edad fértil tienen ideación suicida, según un estudio

Entre casi 600,000 mujeres en edad fértil de EE. UU., los investigadores encontraron que casi 2,700 fueron diagnosticadas con tendencias suicidas en el año anterior o posterior a dar a luz. Y el diagnóstico, que se define como ideación suicida o autolesiones intencionales, se hizo más común con el tiempo.

En 2006, un 0.2 por ciento de las mujeres fueron diagnosticadas con tendencias suicidas. En 2017, esa cifra ya era de un 0.6 por ciento.

"Los números absolutos quizá parezcan pequeños, pero si se toma en cuenta el hecho de que hay millones de nacimientos al año en EE. UU., esto equivale a muchas mujeres", advirtió la Dra. Christine Crawford, directora médica asociada de la Alianza Nacional de las Enfermedades Mentales (National Alliance on Mental Illness) en Arlington, Virginia.

Más allá de esto, es casi indudable que las cifras subestimen el alcance del problema, según Crawford, que no participó en el estudio.

Los números representan solo a los diagnósticos de tendencias suicidas, y no los casos que el proveedor de la salud mental no detectó, que podrían ser muchos más.

"Podría haber barreras múltiples que impidan que las pacientes lo reporten a su proveedor", dijo Crawford, entre ellas el estigma, la culpa o incluso el miedo de que el médico llame a los servicios de protección infantil.

La Dra. Lindsay Admon, investigadora principal del estudio, se mostró de acuerdo en que es probable que los hallazgos sean una subestimación.

Además de enfocarse en los diagnósticos, apuntó, el estudio solo incluyó a mujeres con un seguro privado. Ninguna tenía Medicaid, el programa de seguro del gobierno para los estadounidenses con unos ingresos bajos. Y esas mujeres embarazadas y madres recientes podrían tener un riesgo relativamente más alto de tendencias suicidas, advirtió Admon.

Dada la situación actual, se anima a los médicos a que realicen pruebas de los síntomas de depresión a las mujeres embarazadas y a las madres recientes. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists) lo recomienda, por ejemplo, pero en general las mujeres van al ginecoobstetra solo una vez después de dar a luz.

Los pediatras también han comenzado a implicarse. La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomienda ahora que los pediatras realicen pruebas de síntomas depresivos a las madres cuando sus bebés acuden a las visitas de rutina durante los primeros seis meses de vida.

Pero eso quizá no sea suficiente, dijo Crawford.

Un estudio reciente del gobierno de EE. UU. encontró que los síntomas de depresión postparto pueden a veces durar años, o tardar en surgir. Los investigadores sugirieron que realizar las pruebas durante dos años podría ser más efectivo.

Esas pruebas son importantes, aseguró Admon, ginecoobstetra del Hospital de las Mujeres Von Voigtlander de Michigan Medicine, en Ann Arbor. Pero, añadió, las mujeres también necesitan el "próximo paso", es decir, una remisión a un profesional de la salud mental.

Y necesitan que sea asequible, enfatizó Admon. Las mujeres que tienen unos ingresos por debajo de un cierto nivel pueden obtener cobertura de Medicaid para la atención de la salud relacionada con el embarazo, aunque las cualificaciones varían según el estado. Pero esa cobertura finaliza 60 días después de que dan a luz.

En el estudio, que se publicó en la edición en línea del 18 de noviembre de la revista JAMA Psychiatry, el equipo de Admon utilizó una base de datos de reclamaciones médicas de más de 595,0900 mujeres de EE. UU. que dieron a luz entre 2006 y 2017. (Se eliminó la información de identificación personal).

En ese periodo, la prevalencia de la ideación suicida aumentó de un 0.1 a un 0.5 por ciento, y las autolesiones de un 0.1 a un 0.2 por ciento, encontraron los investigadores.

Y como en muchas áreas de la atención de la salud, las mujeres negras tenían un riesgo más alto: su tasa de tendencias suicidas aumento de un 0.2 a un 0.9 por ciento.

El estudio no puede decir el motivo del aumento en las tasas.

Admon planteó que una posibilidad es que las tendencias suicidas se estén detectando ahora con una mayor frecuencia, debido a las pruebas de detección y a los esfuerzos por reducir el estigma. Pero también es posible que la prevalencia real esté en aumento, advirtió.

Tanto Admon como Crawford enfatizaron que hay ayuda disponible, y que las mujeres no deben dudar en pedirla.

"Las mujeres que estén teniendo esos pensamientos deben saber que no están solas", dijo Crawford. "Es fundamental hablar con un profesional clínico lo antes posible".

Los síntomas de salud mental no son una señal de que se es un "mal padre", apuntó.

Admon dijo que es importante que las parejas, la familia y los amigos de las mujeres intenten ayudar si notan cualquier señal o cambio en la conducta preocupantes.

Anotó que ahora, en medio de una pandemia, muchas mujeres embarazadas y madres recientes quizá se sientan aisladas de sus sistemas usuales de respaldo social. Tal vez agradezcan que los amigos se pongan en contacto mediante una llamada o videoconferencia.

Más información

La American Foundation for Suicide Prevention ofrece más información sobre la prevención del suicidio materno.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Lindsay Admon, MD, MSc, obstetrician-gynecologist, Michigan Medicine Von Voigtlander Women's Hospital, and researcher, University of Michigan Institute for Healthcare Policy and Innovation, Ann Arbor; Christine Crawford, MD, MPH, associate medical director, National Alliance on Mental Illness, Arlington, Va.; JAMA Psychiatry, Nov. 18, 2020, online

Comparte tu opinión