Más evidencias de que los complementos no ayudan al corazón

Más evidencias de que los complementos no ayudan al corazón

LUNES, 8 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Si usted toma complementos con la esperanza de evitar un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular (ACV), otro estudio más sugiere que podría encontrar un objetivo más provechoso para el dinero que tanto le costó ganar.

Una revisión de 277 estudios publicados encontró que la mayoría de los complementos no protegen de la enfermedad cardiovascular o la muerte precoz.

"El mensaje del estudio es simple: no desperdicie su dinero", dijo el investigador principal, el Dr. Safi Khan.

"Los estadounidenses gastan miles de millones de dólares en complementos y vitaminas, pero este estudio provee evidencias de que pocos de esos complementos tienen un efecto significativo en la mortalidad o en los resultados cardiovasculares", señaló Khan, profesor asistente de medicina en la Universidad de Virginia Occidental.

Si los complementos no ayudan al corazón, ¿qué sí lo ayuda?

"En lugar de complementos nutricionales, las modificaciones conductuales (como una buena nutrición de fuentes alimenticias saludables, el ejercicio y dejar de fumar) siguen siendo los principales factores para mejorar la salud cardiovascular", aseguró.

El equipo de Khan observó 16 complementos nutricionales y ocho dietas en estudios que incluyeron en total a casi un millón de personas.

Los investigadores encontraron ciertas evidencias de que una dieta baja en sal reducía la muerte prematura entre los que tenían una presión arterial normal, y que los ácidos grasos omega 3 de los alimentos protegían del ataque cardiaco y de la enfermedad cardiaca. Además, el ácido fólico ofrecía cierto nivel de protección contra el ACV, reportaron.

Pero el calcio más vitamina D, que muchas personas toman para unos huesos más fuertes, aumentaba el riesgo de ACV, encontraron los investigadores.

Los multivitamínicos y otros complementos (como el selenio, la vitamina A, la vitamina B6, la vitamina C, la vitamina E, la vitamina D sola, el calcio solo, el ácido fólico y el hierro) no tenían un efecto significativo en la muerte ni en la enfermedad cardiaca, según el estudio.

Ciertas intervenciones en la dieta tampoco parecieron plantear una gran diferencia. El análisis no encontró pruebas de que cambiar a la dieta mediterránea, reducir las grasas o las grasas saturadas, o aumentar los complementos de aceite de pescado evitaría la llegada de la enfermedad cardiaca o la muerte, señalaron los investigadores. (La dieta mediterránea se centra en verduras, frutas, frutos secos, granos integrales y frijoles).

A pesar de la falta de evidencias, uno de cada dos estadounidenses toma complementos con la esperanza de mejorar su salud, dijeron los investigadores.

El Dr. Eric Topol, profesor de medicina molecular en Scripps Research en La Jolla, California, aconsejó "olvidarse de los complementos, no mejoran los resultados cardiacos en lo absoluto".

Topol, coautor de un editorial publicado en la revista junto con el estudio, añadió que tomar complementos podría provocar efectos secundarios indeseados.

Los complementos no son inocuos, advirtió. "Contienen todo tipo de impurezas, y no están regulados. No deberíamos dar por sentado que son inertes", anotó.

Topol también dijo que la idea de que la sal provoca hipertensión no cuenta con evidencias que la respalden. "El tema de la sal sigue siendo cuestionable", comentó. "Los datos no están claros".

Además, lo que hace que una persona se mantenga sana quizá no funcione en otra, dijo Topol.

"Debemos superar la idea de que hay una dieta mágica para todo el mundo. Nunca será así, porque cada uno es muy único", explicó Topol.

Este estudio se publica después de otros dos trabajos que tampoco encontraron ningún beneficio de los complementos en la reducción de las probabilidades de enfermedad cardiaca o muerte.

Un estudio se publicó el pasado julio en la revista Circulation y otro salió en la edición de abril de la revista Annals of Internal Medicine.

El Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que los hallazgos eran de esperarse.

"Aunque estos hallazgos quizá resulten sorprendentes, no hay evidencias de alta calidad que respalden el uso de multivitamínicos, de vitaminas individuales, de complementos minerales o de intervenciones en la dieta, lo que incluye la reducción de la grasa en la dieta, la reducción de las grasas saturadas, la dieta mediterránea ni los complementos de aceite de pescado para la reducción de los eventos cardiovasculares", aseguró.

Por suerte, se ha mostrado que reducir el colesterol y la presión arterial, y dejar de fumar, reducen los ataques cardiacos, los ACV y la enfermedad cardiaca, enfatizó Fonarow.

Un importante grupo comercial de la industria de los complementos dietéticos criticó los hallazgos del estudio.

"Este estudio es una agresión coordinada y sin cuartel a la nutrición, y el rol crítico que tiene en la manutención de la salud y la reducción de la enfermedad crónica", planteó Steve Mister, presidente y director ejecutivo del Consejo de Nutrición Responsable (Council for Responsible Nutrition), en Washington, D.C.

Los autores del estudio ignoran el "rol adecuado" de los complementos para la salud y el bienestar generales, dijo Mister en una declaración publicada el lunes. Los consumidores deben hablar con sus profesionales de la salud sobre el uso de complementos dietéticos, aconsejó.

El informe se publicó en la edición en línea del 8 de julio de la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre los complementos y la salud del corazón, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión