Más evidencias de que las máscaras ayudan a proteger del coronavirus

Más evidencias de que las máscaras ayudan a proteger del coronavirus

Una noticia tranquilizadora para las personas que se preguntan si las máscaras faciales de verdad funcionan: una nueva investigación muestra que una cubierta facial puede bloquear un 99.9 por ciento de las gotitas respiratorias cuando una persona habla o tose, lo que reduce de forma significativa el riesgo de transmisión del coronavirus.

Los investigadores, de la Universidad de Edimburgo, en el Reino Unido, realizaron pruebas con personas y con un modelo humano de tamaño natural conectados a una máquina que simula la tos y el habla.

"El sencillo mensaje de nuestra investigación es que las máscaras funcionan. Usar una cobertura facial reduce las probabilidades de que alguien que no sabe que esté infectado con el virus lo transmita", señaló el coautor del estudio, Paul Digard, profesor del Instituto Roslin de la universidad.

Para llegar a esa conclusión, el equipo comparó el número de gotitas que cayeron en una superficie en frente de una persona que tosía y hablaba con y sin una máscara quirúrgica o una cobertura facial básica de algodón.

Las pruebas mostraron que una persona que estaba de pie a 2 metros (6.5 pies) de la persona que tosía sin máscara se expone a 10,000 veces más gotitas que alguien que está a medio metro (1.6 pies) de una persona que tose que tiene puesta una máscara.

Incluso una máscara de algodón de una sola capa redujo el número de gotitas en más de 1,000 veces, según el estudio, que se publicó el 17 de agosto en medRxiv, un servidor previo a la impresión. Esas investigaciones no se han sometido a la revisión de profesionales.

Los hallazgos podrían tener implicaciones para las medidas de distanciamiento social, según el equipo dirigido por Ignazio Maria Viola.

"Sabíamos que las máscaras faciales de varios materiales tienen distintos grados de efectividad al filtrar a las pequeñas gotitas", dijo Viola, de la Facultad de Ingeniería de la universidad.

"Pero cuando observamos de forma específica a esas gotitas más grandes que se piensa que son las más peligrosas, descubrimos que incluso la máscara de algodón de una sola capa más sencilla hecha en casa es tremendamente efectiva", añadió Viola en un comunicado de prensa de la universidad. "Por tanto, usar una máscara facial puede de verdad hacer una diferencia".

Comparte tu opinión