Más evidencias de que la infección con la COVID conlleva riesgos cardiacos a largo plazo

JUEVES, 10 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Una investigación reciente respalda la idea de que la COVID-19 puede provocar problemas cardiacos a largo plazo.

El análisis de los datos de salud de EE. UU. encontró que los pacientes con COVID tienen un riesgo más alto de complicaciones del corazón durante al menos un año tras la infección.

Más evidencias de que la infección con la COVID conlleva riesgos cardiacos a largo plazo

Estas complicaciones incluyen problemas con el ritmo cardiaco, inflamación, coágulos sanguíneos, accidente cerebrovascular (ACV), enfermedad de la arteria coronaria, ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca y muerte, según los hallazgos, que se publicaron en la edición del 7 de febrero de la revista Nature Medicine.

"Los hallazgos sugieren que la COVID-19 podría amplificar el riesgo en las personas que tenían un riesgo claro de una afección cardiaca antes de infectarse con el SARS-CoV-2", comentó el autor sénior, el Dr. Ziyad Al-Aly, profesor asistente de medicina de la Universidad de Washington en St. Louis. "Pero lo más notable es que las personas que nunca han tenido problemas cardiacos, y que se consideraba que tenían un riesgo bajo, también están desarrollando problemas cardiacos después de la COVID-19".

Esto incluye a jóvenes y mayores, a hombres y mujeres, a personas de todas las razas, a personas con obesidad y a las que no son obesas. Esto incluye a personas con y sin diabetes, a las que tienen antecedentes de enfermedad cardiaca y a las que no. Esto también incluye a personas con infecciones leves de COVID, además de las que son hospitalizadas con una enfermedad grave, apuntó Al-Aly.

En el estudio, su equipo analizó datos del sistema de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) de EE. UU. sobre casi 154,000 pacientes que tuvieron un resultado positivo de COVID entre el 1 de marzo de 2020 y el 15 de enero de 2021, y que sobrevivieron a los primeros 30 días de la enfermedad.

Muy pocas se habían inmunizado, porque las vacunas contra la COVID todavía no estaban muy disponibles cuando se recolectaron los datos.

Estos pacientes se compararon con más de 5.6 millones de pacientes que no tuvieron COVID en el mismo periodo, y con más de 5.8 millones de pacientes atendidos en el sistema de salud de VA antes de la pandemia (de marzo de 2018 a enero de 2019).

Los investigadores encontraron que en el año después de que se infectaron, los pacientes con COVID tenían una tasas de enfermedad cardiaca un 4 por ciento más altas, lo que incluyó a la insuficiencia cardiaca y la muerte, que las que no tuvieron COVID.

"Algunas personas quizá piensen que un 4 por ciento es una cifra pequeña, pero no lo es, dada la magnitud de la pandemia", apuntó Al-Aly en un comunicado de prensa de la universidad. Al-Aly también es jefe del Servicio de Investigación y Educación del Sistema de Atención de la Salud de Asuntos de Veteranos de St. Louis.

Esto equivale a unos 3 millones de estadounidenses que tienen complicaciones cardiacas debidas a la COVID.

En comparación con los grupos de control, los pacientes con COVID-19 tenían un riesgo un 72 por ciento más alto de enfermedad de la arteria coronaria, un riesgo un 63 por ciento más alto de ataque cardiaco, y un riesgo un 52 por ciento más alto de ACV. En general, estos pacientes tenían un riesgo de un evento cardiovascular mayor adverso, lo que incluye al ataque cardiaco, el ACV y la muerte, un 55 por ciento más alto.

Más de 380 millones de personas de todo el mundo han tenido COVID-19 desde el inicio de la pandemia.

"Por consiguiente, las infecciones con la COVID-19 han contribuido, hasta ahora, a 15 millones de casos nuevos de enfermedad cardiaca en todo el mundo", aseguró Al-Aly. "Esto es bastante significativo. Es esencial que la salud cardiaca sea una parte integral de la atención postaguda de la COVID de todo el que haya tenido una infección".

Además de los problemas cardiacos, la COVID también puede conducir a otras complicaciones, que se conocen en conjunto como COVID prolongada.

Al-Aly añadió que los hallazgos resaltan la importancia de vacunarse contra la COVID como forma de prevenir el daño cardiaco.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Washington University in St. Louis, news release, Feb. 7, 2022

Comparte tu opinión