Más estadounidenses jóvenes prescinden del sexo

Más estadounidenses jóvenes prescinden del sexo

VIERNES, 12 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Hace mucho que el sexo, en grandes cantidades, ha sido una obsesión de los adultos jóvenes, pero una mayor cantidad de ellos están pasando meses y años sin ningún encuentro íntimo.

Una nueva investigación muestra que uno de cada tres hombres de 18 a 24 años no ha tenido ninguna relación sexual en el año anterior, lo que desmiente todas las habladurías sobre la "cultura del sexo casual".

Los hombres y las mujeres de 25 a 34 años en Estados Unidos también reportaron un aumento en la inactividad sexual y una reducción en la frecuencia sexual en las dos últimas décadas, encontraron los investigadores.

"En la era del Tinder, los jóvenes en realidad están teniendo menos sexo, no más", señaló Jean Twenge, profesor de psicología de la Universidad Estatal de San Diego.

Al analizar datos de una encuesta nacional, los investigadores encontraron que la inactividad sexual aumentó de un 19 a un 31 por ciento entre los hombres de 18 a 24 años entre 2000 y 2018. Definieron la inactividad sexual como no tener ningún tipo de relación sexual durante un año o más.

Entre los que tenían de 25 a 34 años, la inactividad sexual se duplicó entre los hombres (de un 7 a un 14 por ciento) y casi se duplicó entre las mujeres (de un 7 a un 13 por ciento) durante las mismas dos décadas, reportaron los investigadores.

Los hallazgos también mostraron que muchos que siguen siendo sexualmente activos tienen relaciones sexuales con menos frecuencia. Menos personas están teniendo sexo al menos una vez por semana, en particular las que tienen una pareja sexual.

El informe aparece en la edición en línea del 12 de junio de la revista JAMA Network Open.

"Es importante distinguir entre una reducción en la frecuencia sexual entre los que son sexualmente activos y un aumento entre los que no tienen relaciones sexuales en lo absoluto", comentó el investigador principal, el Dr. Peter Ueda, médico e investigador del Instituto Karolinska, en Suecia.

"Aunque la frecuencia sexual media de los que son sexualmente activos podría reflejar sus prioridades y preferencias, la inactividad sexual podría reflejar una ausencia de relaciones sexualmente íntimas, con unas implicaciones muy distintas para la salud pública y la sociedad", indicó Ueda.

La tecnología y la sociedad parecen estar chocando de una manera que afecta de forma dramática al interés de los adultos jóvenes en el sexo, apuntó Twenge, autor de un editorial publicado junto con el nuevo estudio.

Aunque los niños llegan antes a la pubertad, están tardando más en llegar a la adultez, dijo Twenge.

Y no es solo cuestión de sexo. Estos adultos jóvenes también están tardando más en comenzar a trabajar, en tener noviazgos, en mudarse de casa de sus padres, en decidirse por una carrera, en vivir con una pareja, en tener hijo o en comprar una vivienda, aseguró Twenge.

La generación que sigue a los milénicos, que Twenge denomina "iGen", ni siquiera están muy motivados para salir con sus amigos, apuntó.

"La iGen hace esas cosas a un nivel significativamente más bajo que las generaciones anteriores a la misma edad", dijo Twenge, y anotó que hoy en día los adultos jóvenes prefieren usar los medios sociales, jugar videojuegos o intercambiar mensajes de texto con sus amigos.

"Eligen pasar su tiempo libre comunicándose mediante sus teléfonos en lugar de cara a cara", siguió Twenge. "Cuando las personas no están cara a cara, es probable que tengan menos sexo".

En conjunto, los adultos jóvenes quizá decidan ahora que hacer un maratón de Netflix o publicar en Instagram es más placentero que tener una pareja sexual, planteó Twenge.

"Simplemente hay más cosas que hacer a las 10 p.m. que antes", explicó Twenge.

Incluso cuando las personas están juntas, permiten que sus teléfonos inteligentes interfieran con su química, añadió Twenge.

Muchas personas que están en citas sacan sus teléfonos celulares y hacen un desaire a la persona con quien están, lamentó Twenge.

"¿Qué sucede con las interacciones cara a cara cuando aparece el teléfono? No sorprende que no vayan bien. No hay cercanía emocional", dijo Twenge.

Linda De Villers, terapeuta sexual de El Segundo, California, se mostró de acuerdo.

"De verdad es chocante estar en un restaurante y ver que todo el mundo tiene la nariz en el teléfono", apuntó De Villers. "Es muy extraño. Indica que no quieren conectar".

De Villers también se preguntó si el aumento de la depresión en los adultos jóvenes podría tener algo que ver con esta tendencia.

"Por supuesto, la falta de interés sexual se relaciona con la depresión", dijo De Villers.

El concepto de la asexualidad también se ha puesto de moda, y De Villers se preguntó que rol podría tener.

"La asexualidad se ha convertido en una palabra de moda en los últimos cinco o seis años. Creo que tienden a considerarlo como una insignia de honor", observó De Villers. "Esto plantea una pregunta curiosa sobre si un número de personas piensan que el sexo es una molestia que, para ellas, interfiere con otros objetivos vitales".

Al final, ¿la falta de interés sexual es algo necesariamente malo para los adultos jóvenes?

Según Twenge, "es el pico sexual para muchas personas, en cuanto a su libido, disfrute y niveles de energía. Sin duda podría afirmarse que no es del todo bueno que los adultos jóvenes se estén perdiendo del sexo en esa época de sus vidas".

Pero De Villers no está tan segura.

"Las personas que conozco en el campo de la sexualidad, somos un grupo de personas que, en términos generales, consideramos que tenemos un actitud positiva respecto al sexo. Una perspectiva de que el sexo es positivo para la vida. Es importante ser sexual", aseguró De Villers. "Pero la conclusión es que, si las personas se sienten satisfechas, en realidad no deberíamos evaluar si esa algo bueno o malo".

Más información

La Kaiser Family Foundation ofrece más información sobre la salud sexual y los adultos jóvenes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión