Más allá de anticuerpos: las vacunas enseñan al sistema inmunitario a luchar contra la COVID a largo plazo

VIERNES, 28 de enero de 28, 2022 (HealthDay News) -- Las vacunas contra la COVID-19 activan a las células T de larga duración del sistema inmunitario que se dirigen a las variantes preocupantes del coronavirus, incluso a la delta y la ómicron, muestra una investigación reciente.

El equipo de investigación, del Instituto de Inmunología de La Jolla, en California, estudió a adultos que se habían vacunado del todo con las vacunas de Pfizer, Moderna, Johnson & Johnson o Novavax, pero que no habían recibido refuerzos.

Más allá de anticuerpos: las vacunas enseñan al sistema inmunitario a luchar contra la COVID a largo plazo

"La gran mayoría de las respuestas de células T siguen siendo efectivas contra la ómicron", señaló en un comunicado de prensa del instituto el colíder del estudio, Alessandro Sette.

El colíder del estudio, Shane Crotty, añadió que "estas células no evitan la infección, pero en muchos casos es probable que eviten una enfermedad grave".

Los investigadores también encontraron que las personas vacunadas del todo tienen menos células B de memoria y anticuerpos neutralizantes contra la variante ómicron, lo que se hace eco de los informes iniciales de laboratorios de todo el mundo sobre una inmunidad menguante, según el estudio, que se publicó en la edición en línea del 23 de enero de la revista Cell.

Una falta de anticuerpos neutralizantes significa que es más probable que la ómicron provoque una infección postvacunación en personas vacunadas, y menos células B de memoria implican que el cuerpo produce anticuerpos neutralizantes para luchar contra el virus con una mayor lentitud.

Pero los anticuerpos neutralizantes y las células B de memoria son solo dos partes de la respuesta del sistema inmunitario al coronavirus. Las células T no previenen la infección, pero destruyen a las células infectadas, lo que previene que el virus se multiplique y provoque una enfermedad grave, explicaron los autores del estudio.

"Y esto es cierto en todos los tipos de vacunas que estudiamos, y durante hasta seis meses tras la vacunación", señaló la colíder del estudio, Alba Grifoni.

El equipo cree que "la segunda línea de defensa" que provee las células T es uno de los motivos de que sea menos probable que la ómicron provoque una enfermedad grave en las personas vacunadas del todo.

En la próxima etapa de su investigación, el equipo estudiará las respuestas de las células T en las personas vacunadas del todo que han recibido dosis de refuerzo y en las que han sufrido infecciones postvacunación.

A pesar de sus hallazgos, nadie debería depender solo de la protección de las células T, enfatizaron los autores del estudio.

"Instaría a las personas a que sigan teniendo cuidado y a que sigan usando máscaras", comentó la autora coprincipal del estudio, Alison Tarke, estudiante de postgrado y miembro del Laboratorio Sette. "Hay probabilidades de que usted sea una de las pocas personas con una respuesta inmunitaria menguante".

Sette añadió que el estudio "también enfatiza la importancia de ponerse un refuerzo".

Más información

Aprenda más sobre las vacunas contra la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU..

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: La Jolla Institute for Immunology, news release, Jan. 23, 2022

Comparte tu opinión