Mantener la presión arterial a raya podría reducir las probabilidades de demencia

MIÉRCOLES, 26 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Controlar la hipertensión, de los adultos mayores podría ser una de las "mejores opciones" para reducir el riesgo de desarrollar demencia, informan unos investigadores australianos.

"Dada la población que envejece y el costo sustancial de cuidar a las personas con demencia, incluso una reducción pequeña podía tener un impacto global considerable", planteó la investigadora, Ruth Peters, profesora asociada de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) en Sídney, y líder del programa de demencia de la Iniciativa Global de Salud del Cerebro del Instituto George.

Mantener la presión arterial a raya podría reducir las probabilidades de demencia

En el estudio de más de 28,000 personas, su equipo encontró fuertes evidencias de que bajar la presión arterial podría reducir el riesgo de demencia.

Analizaron cuatro ensayos de doble ciego, controlados con placebo y aleatorios, que incluyeron a individuos de 20 países. Los ensayos usaron distintos tratamientos para reducir la presión arterial. Los investigadores dieron seguimiento a los pacientes hasta el desarrollo de la demencia. Los pacientes tenían una edad promedio de 69 años, y el seguimiento medio fue de unos cuatro años.

"Encontramos que hubo un efecto significativo del tratamiento en la reducción de las probabilidades de demencia, asociado con una reducción sostenida en la presión arterial en esta población de más edad", señaló Peters en un comunicado de prensa del Instituto George. "Nuestros resultados implican una amplia relación lineal entre la reducción de la presión arterial y un riesgo más bajo de demencia, sin importar el tipo de tratamiento que se usara".

Ante la ausencia de unos avances significativos en el tratamiento de la demencia, reducir los riesgos podría ayudar. Se estima que 50 millones de personas viven con demencia en todo el mundo, y los números podrían haberse triplicado en 2050.

"Nuestro estudio sugiere que usar tratamientos fácilmente disponibles para bajar la presión arterial es ahora una de las 'mejores opciones' para afrontar a esta insidiosa enfermedad", enfatizó Peters.

Aunque podría haber dudas sobre hasta qué grado bajar la presión arterial en la vejez, Peters señaló que el estudio no mostró ninguna evidencia de daños al reducir la presión arterial entre los participantes del estudio.

"Pero lo que todavía no sabemos es si reducir más la presión arterial en personas que ya la tienen bien controlada, o comenzar el tratamiento en un momento anterior de la vida, reduciría el riesgo de demencia a largo plazo", añadió.

La mayoría de los ensayos anteriores pararon pronto debido al impacto significativo de la reducción de la presión arterial en los eventos cardiovasculares, que tienden a ocurrir antes que las señales de demencia, comentó Peters.

"Este trabajo es una base importante para que los ensayos clínicos provean unos estimados fiables de los beneficios y los riesgos de los tratamientos preventivos, y la mejor forma de aplicarlos en distintas poblaciones", aseguró Craig Anderson, director del programa de Salud Global del Cerebro del Instituto George.

El estudio se publicó en la revista European Heart Journal.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la hipertensión.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: George Institute for Global Health, news release, Oct. 25, 2022

Comparte tu opinión