Los trabajadores de la construcción podrían llevar metales tóxicos a casa

MARTES, 22 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Los trabajadores de la construcción podrían llevar más que el pan de cada día a casa... también podrían estar exponiendo a sus familias a los metales tóxicos, revela un estudio reciente.

Los contaminantes tóxicos que llevan a casa por accidente desde el lugar de trabajo son un peligro de salud pública, pero la mayoría de las investigaciones hasta la fecha se han enfocado en los problemas relacionados con el plomo.

Los trabajadores de la construcción podrían llevar metales tóxicos a casa

Se sabe mucho menos sobre las exposiciones que se llevan a casa a otros metales nocivos.

Para aprender más, los investigadores recolectaron y analizaron muestras de polvo de los hogares de 27 trabajadores del área metropolitana de Boston. Se enfocaron en trabajadores de la construcción, pero también incluyeron a trabajadores de conserjería y de reparación de coches.

Los trabajadores de la construcción tenían unos niveles más altos de polvo de plomo, arsénico, cromo, cobre, manganeso, níquel y estaño en sus hogares que los trabajadores de conserjería y de reparación de coches.

"Muchas profesiones se exponen a metales tóxicos en el trabajo, pero los trabajadores de la construcción tienen más dificultades para implementar las prácticas de seguridad al salir del lugar de trabajo, debido al tipo de ambiente temporal al aire libre en que trabajan, y la falta de entrenamiento en estos temas", señaló la autora principal del estudio, Diana Ceballos, directora del Laboratorio de Investigación en Biología de las Exposiciones de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Los investigadores también encontraron que unas concentraciones más altas de metales tóxicos en el hogar se asociaron con un nivel educativo más bajo, con no tener casilleros para guardar la ropa de trabajo, con mezclar los artículos de trabajo y los personales, y con no tener un lugar para lavar la ropa. No lavarse las manos tras el trabajo y no cambiarse la ropa tras el trabajo también se asociaron con unas concentraciones más altas de metales.

El estudio se publicó en una edición reciente en línea de la revista Environmental Research. Resalta la necesidad de mejorar las medidas para reducir la exposición que los trabajadores de la construcción se llevan a casa, según los autores.

"Dada la falta de políticas y entrenamientos implementados para frenar esta contaminación en los lugares de trabajo de alta exposición, como las obras, es inevitable que estos metales tóxicos migren a los hogares, las familias y las comunidades de los trabajadores expuestos", lamentó Ceballos en un comunicado de prensa de la universidad.

Muchos trabajadores de la construcción viven en comunidades marginadas o en viviendas subestándar que quizá ya contengan metales tóxicos, lo que empeora el problema, añadió Ceballos.

"Dada la complejidad de estos problemas, necesitamos intervenciones en todos los frentes, no solo políticas, sino también recursos y educación para estas familias", concluyó.

Más información

Aprenda más sobre los metales tóxicos en la Administración de Seguridad y Salud Ocupacionales de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Boston University School of Medicine, news release, Feb. 18, 2022

Comparte tu opinión