Los tatuajes de los médicos ya no son un tabú

Los tatuajes de los médicos ya no son un tabú
Tener tatuajes o piercing no influye negativamente en la percepción de los pacientes. | Foto: GETTY IMAGES

Los médicos ya no tienen que temer que tener un tatuaje pudiera alejar a los pacientes.

Ese es el hallazgo de un pequeño estudio reciente que incluyó a 7 médicos en el departamento de emergencias de un departamento de traumatología de una gran ciudad de Pensilvania, que usaron piercings o tatuajes falsos, o ambos, o ningún arte corporal.

Los investigadores encuestaron a casi 1,000 pacientes adultos tras una consulta con uno de los médicos. Específicamente, se preguntó a los pacientes sobre sus opiniones de la competencia, el profesionalismo, la actitud de cuidado, la accesibilidad, la confianza y la fiabilidad de los médicos.

Los pacientes dieron una calificación alta a las cinco cualidades más del 75 por ciento de las veces, independientemente de si habían sido tratados por un médico con arte corporal visible o no. La edad, el sexo, los niveles educativos y la etnia tampoco parecieron tener ningún efecto en las respuestas de los pacientes, mostraron los hallazgos.

Los autores del estudio, dirigidos por la Dra. Rebecca Jeanmonod de St. Luke's University Health en Bethlehem, Pensilvania, no preguntaron a los pacientes si ellos tenían arte corporal, o si no le daban su aprobación. Y los pacientes de emergencias quizá no sean como otros tipos de pacientes, reconocieron los investigadores.

Aun así, "los tatuajes y los piercings faciales de los médicos no influyeron en las evaluaciones de los pacientes sobre la competencia, la profesionalidad o la accesibilidad de los médicos", reportaron los investigadores.

El estudio aparece en la edición en línea del 2 de julio de la revista Emergency Medicine Journal.

Aunque los estudios anteriores han indicado que los pacientes prefieren a médicos con su uniforme tradicional, se basaban sobre todo en fotografías y descripciones escritas. Pocos implicaron una interacción real entre pacientes y médicos, según los investigadores del nuevo estudio.

El equipo del estudio también anotó que los tatuajes y piercings son cada vez más comunes. En 2016, más de un tercio de los adultos jóvenes de EE. UU., y cuatro de cada 10 de 26 a 40 años, dijeron que tenían al menos un tatuaje. En 2014, la tasa de piercings corporales era de un 14 por ciento.

"Dadas esas estadísticas, los que entran en el campo médico hoy en día son más propensos a tener arte corporal que los profesionales médicos de antes", escribieron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la revista. "A pesar de esto, los códigos de vestimenta y las políticas institucionales de la mayoría de hospitales siguen prohibiendo que los profesionales médicos tengan arte corporal visible".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre el arte corporal.

Comparte tu opinión