¿Los somníferos recetados funcionan?

MIÉRCOLES, 12 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Un estimado de 9 millones de estadounidenses recurren a las pastillas recetadas cuando no pueden dormir, pero un nuevo estudio de mujeres de mediana edad encontró que tomar los fármacos durante un año o más tiempo quizá tenga pocos resultados.

Al comparar a un grupo de unas 200 mujeres que recibieron medicamentos por problemas del sueño con más de 400 mujeres que tenían problemas del sueño pero que no tomaron medicamentos, los investigadores, del Hospital Brigham and Women's, en Boston, encontraron que el uso a largo plazo de las pastillas para dormir no parece ser beneficioso. Tras uno o dos años tomando los somníferos, las mujeres del grupo medicado no dormían mejor ni más tiempo que las que no se medicaban.

¿Los somníferos recetados funcionan?

"La conclusión simple es que el uso a largo plazo de los medicamentos para el sueño no parece tener un beneficio claro respecto a los problemas de sueño crónicos", señaló el autor del estudio, el Dr. Daniel Solomon, reumatólogo y epidemiólogo del Brigham and Women's.

Aunque Solomon en general no se enfoca en problemas relacionados con el sueño, años de atender a pacientes que luchan con el insomnio lo inspiraron. "Usualmente, quizá le dé a un paciente medicamentos para el sueño para una semana, y a veces acaban volviendo con un uso a largo plazo, y siguen quejándose de problemas del sueño", anotó.

Los hallazgos se originan en una base de datos de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., que han seguido a miles de mujeres para observar cómo la mediana edad y la menopausia afectan a su salud mental y física.

La menopausia, cuando las mujeres dejan de producir ciertas hormonas femeninas y dejan de tener un periodo mensual, es una causa bien conocida de insomnio. Muchas mujeres experimentan problemas del sueño durante los años anteriores a la menopausia y en la menopausia en sí.

El equipo de investigación de Solomon identificó a mujeres en esta base de datos que reportaron problemas para dormir, por ejemplo que se despertaban demasiado temprano y tenían dificultades para quedar y permanecer dormidas.

"Todas las mujeres de nuestro estudio reportaron alteraciones del sueño. Algunas habían comenzado a tomar un medicamento y algunas no, y les dimos seguimiento de forma longitudinal un año y dos años después", apuntó Solomon. "Les preguntamos sobre su uso regular de los medicamentos en cada visita anual, y también les preguntamos sobre las alteraciones del sueño, usando una escala de alteraciones del sueño bien descrita".

Dado que el estudio consiste principalmente de revisiones anuales de las participantes, solo puede mostrar cómo funcionaban estos medicamentos a largo plazo. Sin embargo, los ensayos clínicos respaldan que, durante un periodo corto, estos fármacos sí ayudan a las personas a dormir.

"Hay buenos ensayos aleatorios y controlados que afirman que los somníferos ayudan durante unas semanas o unos meses", dijo Solomon. "Pero resulta que más o menos un 35 a un 45 por ciento de las personas que comienzan a usarlos los siguen usando un año más tarde. Entonces, la forma típica en que se utilizan (es decir, crónicamente) no se ha estudiado bien en ensayos".

El nuevo informe se publicó en la edición en línea del 11 de mayo de la revista BMJ Open.

Entre los somníferos que se recetan de forma común se encuentran las benzodiacepinas y los "medicamentos Z", como zolpidem (Ambien) y eszopiclona (Lunesta), algunos de los cuales buscan fomentar la somnolencia, mientras que otros se usan sobre todo para calmar la ansiedad.

Se piensa que estos medicamentos funcionan al alterar los niveles de unas sustancias químicas del cerebro, llamadas neurotransmisores, que mantienen a la persona alerta durante el día y relajada durante la noche, explicó la Dra. Fariha Abbasi-Feinberg, especialista en medicina del sueño y miembro de la junta de directores de la Academia Americana de Medicina del Sueño (American Academy of Sleep Medicine).

Como la mayoría de los medicamentos, los somníferos no están libres de riesgos. Según Solomon, los problemas que se citan con más frecuencia son la somnolencia diurna y problemas del equilibrio o caídas, sobre todo cuando una persona medicada se levanta en medio de la noche para ir al baño. La dependencia es un problema, ya que las personas pueden llegar a depender de las pastillas para dormir. También podría haber un vínculo entre los somníferos y los problemas de la memoria a una edad más avanzada.

"Si va a usar pastillas para dormir, de verdad debe pensar en ellas como medicamentos a corto plazo o muy intermitentes", aconsejó Solomon. "Úselas durante una semana, o un par de noches de vez en cuando. Pero una vez comienza a usarlas a largo plazo, no van a curar sus problemas del sueño".

Aunque Solomon no es un experto en el sueño, dijo que sus colaboradores en el campo recomiendan "mejorar la higiene del sueño" para remediar los problemas continuos para dormir.

"Hay que asegurarse de estar cansado cuando vaya a dormir, de haber restringido el consumo de cafeína durante el día, y de haber restringido el uso de pantallas antes de la hora de dormir", recomendó Solomon. "El uso ocasional de somníferos o complementos puede ser útil, pero no deben convertirse en un tratamiento crónico para los problemas del sueño".

Cuando cambiar de hábitos de sueño no es suficiente, Abbasi-Feinberg comentó que la terapia cognitivo conductual es una opción potencialmente efectiva para las personas con insomnio.

"La terapia cognitivo conductual para el insomnio nos ayuda a replantear nuestros problemas para dormir", aseguró Abbasi-Feinberg. "Aborda todos los pensamiento y conductas que evitan que uno duerma bien. Le ayuda a aprender nuevas estrategias para dormir mejor, y también puede ayudar con la reducción del estrés, la relajación y la gestión del horario".

Abbasi-Feinberg dijo que, cuando trata problemas del sueño, los aborda como un misterio. "Hay que resolver el problema y ver qué está sucediendo con cada persona, y entonces tomar una decisión para el largo plazo", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen consejos para dormir mejor.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Daniel Solomon, MD, chief, section of clinical sciences, division of rheumatology, Brigham and Women's Hospital, Boston; Fariha Abbasi-Feinberg, MD, member, board of directors, American Academy of Sleep Medicine, sleep medicine specialist, Millennium Physician Group, Fort Myers, Fla.; BMJ Open, May 11, 2021, online

Comparte tu opinión