Los sabores podrían ser el mayor peligro de los cigarrillos electrónicos

Los sabores podrían ser el mayor peligro de los cigarrillos electrónicos

MARTES, 27 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Los sabores usados en los cigarrillos electrónicos podrían ser la parte más tóxica del vapor que inhalan los usuarios, sugiere un nuevo estudio.

Los líquidos de los cigarrillos electrónicos contienen docenas de distintas sustancias, y estas varían ampliamente de un producto a otro, dijo la autora principal del estudio, Flori Sassano, gestora de proyectos de investigación en la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte.

Muchas de estas sustancias son tóxicas para las células humanas en el laboratorio, pero las más tóxicas parecen ser las relacionadas con los sabores que contienen los líquidos de los cigarrillos electrónicos, dijo Sassano.

Estas sustancias incluyen la vanilina y el cinamaldehído, que producen respectivamente los sabores de vainilla y de canela.

Los sabores han sido aprobados para el consumo por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., pero eso no significa que sea seguro inhalarlos en forma de vapor con un cigarrillo electrónico, explicó Sassano.

La lista de la FDA de los sabores seguros "se basa en los estudios que se realizaron de estas sustancias al ingerirse, pero no al inhalarse", dijo.

Hay más de 7,700 sabores para los líquidos de los cigarrillos electrónicos en el mercado de más de 1,200 vendedores distintos, y no se han hecho pruebas de su posible toxicidad a la mayoría de ellos, dijeron los autores del estudio en las notas de respaldo.

Para su investigación, Sassano y sus colaboradores realizaron pruebas a unos 150 líquidos de cigarrillos electrónicos disponibles a la venta, y a partir de ellos identificaron 143 compuestos químicos únicos.

"Lo que esto nos dice es que estos líquidos de cigarrillos electrónicos son diversos, y dado que son diversos, son muy difíciles de estudiar como grupo", dijo Sassano.

Para probar la toxicidad, los investigadores desarrollaron un sistema en el que unas células humanas cultivadas en el laboratorio se exponen a las sustancias de los líquidos de los cigarrillos electrónicos. Cuanto más tóxica sea una sustancia, más reducirá las tasas de crecimiento de estas células, según el informe.

La mayor parte del líquido de un cigarrillo electrónico está hecha con propilenglicol y glicerina vegetal, y esas sustancias por sí mismas son tóxicas para las células humanas cultivadas en el laboratorio, indicaron los investigadores.

Pero los sabores añadidos a los cigarrillos electrónicos pueden ser incluso más tóxicos, descubrieron los investigadores.

Los efectos tóxicos de estos líquidos demostraron ser dañinos para las células de pulmones y de vías respiratorias superiores humanas. Y, en general, cuantos más ingredientes se incluían en un líquido de cigarrillo electrónico, mayor era la toxicidad, mostraron los hallazgos.

El estudio fue publicado en línea en la edición del 28 de marzo de la revista PLOS Biology.

Sassano dijo que el proceso que han desarrollado proporciona un modo rápido y fiable de evaluación de la toxicidad de las sustancias contenidas en los líquidos de los cigarrillos electrónicos.

Pero es demasiado pronto para saber si esto significa que el uso regular de cigarrillos electrónicos tendrá consecuencias para la salud a largo plazo, dijeron Sassano y el Dr. Normal Edelman, asesor científico principal de la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).

"Se trata de cultivos celulares", explicó Edelman, "así que hay que tener un poco de fe para trasladar esto a la enfermedad humana".

Al mismo tiempo, este proceso se usa regularmente por parte del sector farmacéutico para probar los efectos de los compuestos de los nuevos medicamentos, indicaron Sassano y Edelman.

De hecho, dijo Sassano, "este método es uno de los más populares entre las compañías farmacéuticas. Cuando tienen un medicamento que creen que podría llegar al mercado, pasan la mayor parte del tiempo realizando este mismo tipo de pruebas para identificar las moléculas que serán efectivas en la enfermedad que se está estudiando".

Gregory Conley, presidente de la Asociación Americana del Vapeo (American Vaping Association), dijo que "los próximos pasos de este proceso no solo deben incluir las pruebas del humo de los cigarrillos en sus sistemas, sino la validación del sistema para determinar si lo que ocurre en las placas de cultivo celular realmente ocurre en los animales y en los seres humanos".

Según Conley, "si los autores hubieran comparado los efectos del humo de los cigarrillos con los productos que se vapean referenciados, los resultados demostrarían que los cigarrillos son mucho más tóxicos que los productos a los que se realizaron las pruebas. Desafortunadamente esto no se hizo y como resultado el estudio envía un mensaje temerario e incorrecto a los fumadores adultos de que vapear tiene unos peligros parecidos a fumar de forma persistente".

Pero, dijo Edelman, los resultados de este estudio muestran que los cigarrillos electrónicos no son inofensivos.

"Ciertamente no se puede afirmar que los cigarrillos electrónicos son seguros", dijo Edelman. "Siempre se ha de mirar el análisis de riesgos y beneficios. Si estuviéramos suministrando medicamentos que salvan la vida mediante el uso de esos líquidos, se podría decir que ese beneficio hace que el riesgo merezca la pena. Pero no estamos suministrando nada que merezca la pena. Estamos suministrando nicotina que hace que los menores se enganchen".

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre los cigarrillos electrónicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión