SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Los pulmones y los corazones infectados con hepatitis C siguen siendo adecuados para el trasplante

MIÉRCOLES, 3 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Los pacientes que tienen una necesidad vital de un trasplante de órgano pueden recibir un corazón o un pulmón nuevos de donantes que tienen hepatitis C sin comprometer su seguridad, mostró un nuevo ensayo clínico.

Al administrar rápidamente unos potentes antivirales, los médicos pueden evitar que el receptor del órgano contraiga la hepatitis C tras el trasplante, señaló la investigadora principal, la Dra. Ann Woolley, médica de enfermedades infecciosas en el Hospital Brigham and Women's, en Boston.

Ninguno de los primeros 35 pacientes de trasplantes inscritos en el programa del ensayo tienen un nivel detectable del virus de la hepatitis C en el torrente sanguíneo después de al menos seis meses, indicó Woolley. Además, dijo que todos los nuevos órganos funcionan bien.

La novedosa estrategia podría aumentar el número de órganos potenciales disponibles para los pacientes en entre un 20 y un 25 por ciento, dijo Woolley.

"Vimos que tan solo en nuestro centro, de todos los trasplantes que realizamos en los dos últimos años, más de un tercio han sido de donantes hepatitis C positivos", indicó Woolley.

Aunque el número de trasplantes de órganos en Estados Unidos ha aumentado en un 20 por ciento en los últimos cinco años, se estima que alrededor de 1,000 personas mueren cada año mientras esperan un corazón o un pulmón nuevos, indicaron los investigadores en las notas de respaldo.

Típicamente, los órganos se lavan lo más posible antes del trasplante, pero siempre contienen una cantidad microscópica de sangre del donante, dijo Woolley. Esa sangre conlleva un riesgo de infección con la hepatitis C.

"El virus no viene en el órgano en sí. No está en el corazón o el pulmón. Viene en la sangre del donante, dentro del órgano", explicó Woolley.

Más de 4 de cada 5 personas que recibían órganos de donantes hepatitis C positivos en el pasado acababan con una infección crónica, dijeron los investigadores en las notas de respaldo. Eso no solo amenazaba la salud de sus hígados, sino que en algunos casos dañaba al nuevo órgano.

El nuevo protocolo de trasplantes indica que los receptores deben recibir antivirales contra la hepatitis C, a partir de apenas unas pocas horas tras salir del quirófano, dijo Woolley. En lugar de esperar a que el paciente desarrolle una infección, los médicos evitan la hepatitis C en primer lugar.

"Evita que ocurra replicación viral" dijo Woolley. "El virus necesita tiempo para llegar al hígado, asentarse y replicarse. Al iniciar el tratamiento de inmediato, el receptor solo se expone a un nivel muy bajo de virus del donante".

Como los receptores solo se exponen a una cantidad minúscula del virus, no tienen que someterse al régimen completo de 12 semanas de antivirales, como las personas que han tenido la hepatitis C crónica durante meses o año, comentó Woolley.

Más bien, las personas que reciben un órgano hepatitis C positivo solo tienen que tomar un régimen de cuatro semanas de antivirales, que cuesta unos 25,000 dólares, dijo Woolley.

El informe, que aparece en la edición en línea del 3 de abril de la revista New England Journal of Medicine, apuntó que inicialmente había 44 pacientes inscritos en el estudio, entre ellos ocho que recibieron corazones nuevos y 36 que recibieron nuevos pulmones.

Pero dado el éxito del estudio, la inscripción ha continuado, y un total de 69 personas han recibido órganos hepatitis C positivos hasta la fecha.

Unos 42 de los 44 pacientes iniciales del programa tenían una carga viral de hepatitis C detectable inmediatamente tras el trasplante, pero la cantidad de virus se redijo hasta ser indetectable en un plazo de unas dos semanas, según el informe.

Woolley cree que esto podría convertirse en un nuevo estándar para los trasplantes, en particular si el alto costo de los antivirales sigue reduciéndose a medida que están más tiempo en el mercado.

La Dra. Emily Blumberg, directora de enfermedades infecciosas en los trasplantes en Penn Medicine, dijo que el nuevo protocolo "tiene el potencial de ser un avance importante, porque actualmente hay un número bastante alto de individuos que tienen hepatitis C que son donantes potenciales".

El régimen farmacológico no se asoció con ningún efecto tóxico, pero los médicos tendrán que ser cuidadosos al monitorizar las interacciones potenciales entre medicamentos, enfatizó Blumberg. Por ejemplo, los antivirales pueden tener interacciones con las estatinas y con ciertos medicamentos para el corazón.

"La mayoría de las interacciones farmacológicas son manejables, y creemos que mientras antes se pueda iniciar el medicamento, mejor será el potencial de eliminar la infección con una mayor rapidez", apuntó Blumberg, autora de un editorial publicado junto con el estudio.

Los médicos deben monitorizar el progreso de estos pacientes para mostrar que el proceso es seguro a largo plazo, dijo.

El próximo paso para convertirlo en el estándar de la atención es garantizar que las compañías de seguro cubrirán el costo del tratamiento antiviral, indicó Blumberg.

"Debemos poder garantizar a los pacientes que tendrán un acceso real a los medicamentos", añadió Blumberg. "Algunas compañías se comprometen a proveer el tratamiento, y otras no".

Más información

La Red Unida de Compartición de Órganos (United Network for Organ Sharing) ofrece más estadísticas sobre los trasplantes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad