Los picos duraderos en la presión arterial durante el ejercicio podrían ser señal de mala salud

Los picos duraderos en la presión arterial durante el ejercicio podrían ser señal de mala salud

MIÉRCOLES, 20 de mayo de 2020 (HealthDay News) -- Los hombres y las mujeres de mediana edad que desarrollan hipertensión mientras realizan un ejercicio incluso moderado podrían tener un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, sugiere un estudio reciente.

"La forma en que nuestra presión cardiaca varía durante y después del ejercicio provee una información importante sobre si desarrollaremos o no una enfermedad en el futuro", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Boston la investigadora Vanessa Xanthakis, profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la universidad.

En el estudio, Xanthakis y sus colaboradores observaron el vínculo entre los niveles de presión arterial, además del tiempo necesario para que la presión arterial alta vuelva a la normalidad, en casi 2,000 personas inscritas en un importante estudio en curso sobre la salud cardiaca de EE. UU.

La edad promedio de los participantes era de 58 años, alrededor de una cuarta parte eran obesos, y más o menos un tercio tenían hipertensión al inicio del estudio.

Los cambios en la presión arterial de todos los participantes se midieron mientras corrían tres minutos sin parar a un nivel "inferior al máximo" en una cinta.

Su presión arterial se midió a mitad de su sesión de ejercicio, y entonces se registró el ritmo al que su presión arterial volvía a la normalidad (se "recuperaba") mientras yacían de espaldas tras el ejercicio.

Una presión arterial más alta durante el ejercicio se vinculó con un riesgo más alto de desarrollar hipertensión a lo largo de los 12 años de estudio, encontró el equipo. Además, los retrasos en la recuperación de la presión arterial tras el ejercicio también se asociaron con un riesgo más alto tanto de enfermedad cardiaca como de muerte durante el periodo el estudio, encontraron los investigadores.

Xanthakis considera que las personas deben conocer las cifras de su presión arterial, hablar con sus médicos sobre los cambios en la presión arterial durante y después del ejercicio, y seguir un estilo de vida saludable (lo que incluye una actividad física regular) para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca más adelante en la vida.

El Dr. Guy Mintz es director de salud cardiovascular en el Hospital Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Al leer los nuevos hallazgos, apuntó que en una prueba típica de esfuerzo cardíaco, "la presión arterial también se monitoriza y se reporta como una respuesta normal o hipertensiva al ejercicio, y eso es todo. Pero ahora vemos que una respuesta anómala al ejercicio en la presión arterial debe ser una señal de alarma para un profesional clínico".

Esto significa que una prueba de esfuerzo típico, "arroja una información útil que los médicos pueden usar para estratificar el riesgo de sus pacientes cardiovasculares de mediana edad", cree Mintz. "Si podemos identificar pronto a este grupo de pacientes de mediana edad, podemos intensificar la reducción del riesgo cardiovascular a una edad más temprana".

Otro experto en el corazón se mostró de acuerdo.

"A medida que las arterias se endurecen, no pueden relajarse tras el ejercicio durante la fase de recuperación", explicó el Dr. Satjit Bhusri, cardiólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Esta presión elevada sostenida durante el ejercicio es en sí otro marcador independiente de la salud cardiovascular", añadió, y "mientras más rápido es el regreso a la normalidad, más sano está el sistema cardiovascular".

El informe se publicó en la edición en línea del 20 de mayo de la revista Journal of the American Heart Association.

Más información

Para más información sobre la hipertensión, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión