Los parques y los jardines podrían alargar la esperanza de vida en los vecindarios más pobres

MIÉRCOLES, 19 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- La clave para reducir la brecha en la longevidad de las personas, por el hecho de ser ricas o pobres, podría ser tan sencilla como añadir espacios verdes a ciertos vecindarios.

Cada aumento de un 10 por ciento en el espacio natural y los jardines privados se vinculó con una reducción de un 7 por ciento en las muertes prematuras en las personas menores de 65 años, según un nuevo estudio, que se publicó en la edición del 17 de octubre de la revista Journal of Epidemiology and Community Health.

Los parques y los jardines podrían alargar la esperanza de vida en los vecindarios más pobres

"Un aumento en la cantidad de espacios naturales/verdes en las áreas locales tiene el potencial de reducir la disparidad en los AVP [años de vida perdidos] entre los ingresos máximos y los mínimos en las áreas marginadas, el efecto 'equigénico'", señalaron unos investigadores dirigidos por Richard Mitchell, de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido.

Evidencias anteriores han sugerido que tener un mayor acceso a los espacios naturales podría mejorar la salud, así que los investigadores se propusieron averiguar si cambiaría la duración de la vida y protegería de una muerte más temprana.

Usaron datos de 2016 de estudio Carga de Enfermedad en Escocia, para observar la brecha entre la duración de vida prevista y la real de los adultos menores de 65 años en el momento de su muerte.

El equipo dividió estos datos en "zonas de datos", es decir, unidades geográficas de más o menos 500 a 1,000 residentes en un área con fronteras físicas, comunidades naturales y familias con unas características sociales similares.

Los investigadores también contabilizaron las áreas de espacios naturales o jardines privados en metros cuadrados. Esto incluyó a los bosques, los árboles aislados, los pantanos, el agua abierta, las praderas, las tierras de cultivo, la agricultura y las áreas naturales en general, además de la tierra desnuda.

En las áreas más pobres había el porcentaje más bajo de cobertura de espacios naturales y jardines, y los niveles más altos de mala salud.

Tener una mayor disponibilidad de espacios naturales en las áreas locales se asoció con una reducción en la disparidad de los años de vida perdidos entre las áreas con la máxima o la mínima marginalización. El estudio encontró que incluso unos niveles moderados de espacios naturales hacen una diferencia.

"En la práctica, no todo el mundo puede vivir en un área con un porcentaje alto de espacios verdes o naturales, pero esto no significa que incluso unas cantidades pequeñas de áreas de este tipo no sean beneficiosas", enfatizaron Mitchell y sus colegas en un comunicado de prensa de la revista.

El estudio fue observacional, y no puede establecer causalidad. La investigación no incluyó información sobre las conductas de estilo de vida, las circunstancias económicas personales ni qué tanto las personas utilizaban sus espacios naturales.

Los investigadores tampoco diferenciaron entre los espacios naturales urbanos y rurales, la contaminación atmosférica o el acceso a la atención de la salud, anotaron los autores de un editorial publicado con el estudio. Entre ellos se incluía Jeroen Douwes, del Colegio de Salud de la Universidad de Massey en Wellington, Nueva Zelanda.

Sin embargo, los editorialistas dijeron que si el vínculo entre los espacios naturales y una reducción en la desigualdad de la salud fuera cierto, esto "podría proveer una herramienta adicional de salud pública para reducir las grandes desigualdades de salud que existen en las poblaciones marginadas, los pueblos indígenas y otras minorías étnicas".

"Persisten unas brechas sustanciales en el conocimiento, lo que incluye una comprensión limitada de cuáles aspectos del ambiente natural resultan protectores, cuáles mecanismos biológicos están implicados, y cómo podemos aplicar este conocimiento de la forma más efectiva para reducir la creciente carga de [enfermedades no contagiosas]", añadieron los autores del editorial.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre los espacios verdes.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Journal of Epidemiology and Community Health, news release, Oct. 17, 2022

Comparte tu opinión