Los paros cardiacos fuera del hospital aumentan durante la crisis de la COVID-19

Los paros cardiacos fuera del hospital aumentan durante la crisis de la COVID-19

JUEVES, 30 de abril de 2020 (HealthDay News) -- El estrés que la COVID-19 ejerce en el corazón, y la renuencia de las personas a llamar al 911, e incluso la renuencia de los transeúntes a administrar la RCP, podrían estar aumentando las tasas de paros cardiacos fuera del hospital, encuentra un informe reciente.

Los datos provienen de cuatro provincias del norte de Italia, una región en que la pandemia del coronavirus atacó con mucha fuerza y temprano.

Los investigadores dijeron que entre el 21 de febrero y el 31 de marzo de 2020, hubo un aumento del 58 por ciento en el número de paros cardiacos que ocurrieron antes de que las víctimas pudieran ir al hospital, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En más de tres cuartas partes de los casos, la COVID-19 se diagnosticó en los pacientes afectados, señaló un equipo dirigido por el Dr. Enrico Baldi, de la Universidad de Pavía. Su equipo reportó los hallazgos en línea el 29 de abril en la revista New England Journal of Medicine.

¿A qué se debe el aumento? Las personas quizá estén esperando más tiempo para comunicarse con los servicios médicos de emergencias (SME) en busca de ayuda, cree el equipo italiano.

En comparación con las tasas de 2019, "la incidencia de paros cardiacos fuera del hospital en el hogar fue 7.3 puntos de porcentaje más alta", anotaron los investigadores, "y la incidencia de paros cardiacos sin testigos fue 11.3 puntos de porcentaje más alta".

Además, los equipos de SME tardaron 3 minutos más en llegar al lugar del paro cardiaco en 2020 en comparación con 2019, y "la proporción de pacientes que recibieron reanimación cardiopulmonar [RCP] de los testigos fue 15.6 puntos de porcentaje más baja", reportó el grupo de Baldi.

Al leer el nuevo informe, los expertos que trabajan en primera línea de la crisis de COVID-19 de EE. UU. no se sorprendieron.

"A medida que comenzamos a analizar los datos de EE. UU., nos guiamos por los países que se vieron muy afectados primero", comentó el Dr. Satjit Bhusri, cardiólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Sospechamos que habrá hallazgos similares en EE. UU. respecto al aumento dramático de paros cardiacos fuera del hospital".

Dijo que la COVID-19 podría fomentar las tasas de paro cardiaco de varias formas.

"En primer lugar, la enfermedad en sí. Los estudios preliminares han mostrado que la COVID-19 podría tener una mayor incidencia de paro cardiaco mediante algún tipo de respuesta inflamatoria", explicó Bhusri.

También está el miedo a contraer la enfermedad al ser atendido en un hospital, apuntó. Y, por último, "la sobrecarga de los sistemas de atención de la salud conduce a unos tiempos de respuesta más largos de las ambulancias, e incluso de los buenos samaritanos", razonó Bhusri.

El Dr. Guy Mintz es director de salud cardiovascular del Hospital Cardiaco Sandra Atlas Bass en Manhasset, Nueva York. Dio más detalles sobre la forma en que la COVID-19 estresa al corazón.

"Sabemos que el virus provoca una inflamación sistémica y un aumento de la respuesta inmunitaria (de las 'citoquinas')", señaló Mintz. "Esto puede conducir a la inflamación del corazón, llamada miocarditis, o puede producir minitrombos (microcoágulos) en las arterias del corazón. Esto conduce al daño cardiaco y a las arritmias, lo que lleva a un paro cardiaco y a la muerte", explicó.

"Además, la infección con la COVID-19 se ha asociado con un mayor número de coágulos sanguíneos en entre un 30 y un 40 por ciento de los pacientes", añadió Mintz. "Los coágulos en los pulmones, llamados embolias pulmonares, pueden afectar a los niveles de oxígeno y ejercer un tremendo estrés en el corazón y en los pulmones, conduciendo al colapso cardiovascular. También se han reportado accidentes cerebrovasculares en el grupo infectado".

Más información

Para más información sobre la RCP y los paros cardiacos, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión