Los padres deben estar atentos a los problemas de salud mental cuando los estudiantes universitarios vuelvan a clases

MARTES, 24 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- Este año de aislamiento y ansiedad por la pandemia ha sido difícil para muchos, pero un experto advierte que los estudiantes universitarios tienen un riesgo particularmente alto de problemas de salud mental mientras hacen la transición de la adolescencia a la adultez.

Mientras los estudiantes vuelven a sus campus, es importante que los padres monitoricen la salud mental de sus hijos adultos jóvenes, aconsejó el Dr. Richard Catanzaro, jefe de salud conductual del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York.

Los padres deben estar atentos a los problemas de salud mental cuando los estudiantes universitarios vuelvan a clases

"Los seres humanos son animales sociales, y después de este año pasado y un periodo extenso de desconexión en nuestras interacciones presenciales, podemos prever que los estudiantes universitarios experimenten un marcado aumento en la ansiedad social y la ansiedad sobre cómo orientarse en su nuevo mundo", apuntó, y anotó que los datos clínicos respaldan las preocupaciones sobre la salud mental.

Un informe de julio del Centro para la Reinvención de la Educación Pública encontró que muchos estudiantes se sentían aislados y alienados de la escuela, sus amigos y su vida. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. reportaron que 1 de cada 4 adultos jóvenes han pensado en el suicidio durante la pandemia.

Catanzaro dijo que muchos estudiantes universitarios tuvieron una regresión durante la pandemia, en términos de las habilidades sociales, mientras vivían de nuevo con sus padres. Quizá sus habilidades de gestión del tiempo y autorregulación emocional estén un poco en desuso mientras intentan volver a levantarse y llegar a clase a tiempo. Esto puede conducir a ansiedad, sentimientos de inefectividad, una incapacidad de funcionar y la depresión, aseguró.

Tradicionalmente, la universidad es el momento en que los jóvenes experimentan con sustancias, y podrían automedicarse con drogas y alcohol para gestionar el aumento en la ansiedad. Esto podría conducir a un aumento en las sobredosis, señaló Catanzaro.

Qué tan bien funciona un estudiante puede ayudar a los padres a distinguir entre los problemas emocionales y una enfermedad mental grave. Un estudiante con problemas emocionales quizá tenga problemas para llegar a clase a tiempo, o para hacer su mejor trabajo. Un estudiante con un trastorno de salud mental grave quizá no pueda levantarse de la cama, bañarse o comer.

En general, los estudiantes en edad universitaria tienen un riesgo más alto de suicidio, debido a las dificultades de la transición a la adultez, pero el aumento en la ansiedad al cambiar de forma abrupta de estar en casa frente a una computadora durante un año de su vida a un aula con 100 o más personas, en un campus con más de 20,000 desconocidos, podría resultar particularmente abrumador.

Los padres pueden intentar detectar los problemas de salud mental de sus hijos adultos jóvenes de varias formas, aseguró Catanzaro. Pueden:

  • Usar Zoom o FaceTime para ver cómo se ve su estudiante o el aspecto del ambiente en que viven. Ambos pueden ser indicadores de salud mental.
  • Estar atentos a las señales de advertencia, por ejemplo desaprobar muchas o todas las clases, estar constantemente no disponible, y sonar o verse terrible.
  • Hacer preguntas específicas como: ¿Qué comiste anoche? ¿Qué estás estudiando en tu clase de psicología/ciencias/literatura?
  • Establecer unas expectativas. Dígale "te pago la universidad y el teléfono. Tenemos que hacer un Zoom una vez por semana". Averigüe con qué frecuencia puede ver sus calificaciones, y revíselas de forma regular.
  • Estar atentos a las declaraciones preocupantes en los medios sociales, como "recuerden que los quiero a todos". Pueden indicar un deseo o un plan de autolesionarse.

Si sospecha o sabe que su hijo tiene pensamientos suicidas, sea directo, aconsejó. Pregúntele si está pensando en acabar con su vida.

Esto no fomenta el suicidio, y puede ser un alivio, además de un punto de inicio para el tratamiento. Si su hijo está pensando en el suicidio, llévelo a casa de inmediato o haga que lo lleven a un hospital, recomendó Catanzaro. Si cree que es una emergencia, si le dicen "no puedo controlar estos pensamientos", llame al 911 de inmediato.

"No estoy sugiriendo a los padres que se preocupen, más bien que deben estar atentos. Mi mejor consejo es que esté disponible y que hable francamente con su hijo adulto joven", dijo Catanzaro.

Añadió que debe haber una expectativa de comunicación regular.

"Exprese sus preocupaciones", aconsejó. "'Esto es lo que me preocupa...' Ponga las cosas en contexto: 'Cuando fui a la universidad, era estresante. Y ahora, para mí, es estresante volver al trabajo, volver al metro, volver al supermercado'".

Más información

La Administración de Abusos de Sustancias y Servicios de Salud Mental ofrece un teléfono de asistencia nacional y consejos adicionales.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Northern Westchester Hospital, news release, Aug. 18, 2021

Comparte tu opinión