Los obstáculos creados por las compañías aseguradoras podrían representar una carga para los médicos y perjudicar a los pacientes

Los obstáculos creados por las compañías aseguradoras podrían representar una carga para los médicos y perjudicar a los pacientes

LUNES, 19 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Quizá sea un escenario familiar: el médico le envía la receta por vía electrónica a la farmacia, y usted la recoge. Pero en realidad no puede, porque la compañía aseguradora requiere una "autorización previa" para ese medicamento en particular.

Ahora usted está en tierra de nadie, ya que su compañía aseguradora le solicita al médico un papeleo que defienda la necesidad que usted tiene del medicamento. Pero una nueva investigación sugiere que ese proceso quizá no solo sea molesto.

Una encuesta realizada a 1,000 médicos activos, de la Asociación Médica Americana (American Medical Association, AMA), encontró que los médicos creen que esas autorizaciones previas afectan a los resultados clínicos de 9 de cada 10 pacientes.

Además, un 92 por ciento de los médicos dijeron que las autorizaciones previas han llevado a retrasos en la atención del paciente.

"El problema de las autorizaciones previas está empeorando, y la carga que supone el tiempo que el papeleo consume ha aumentado. Y ese es un tiempo que no paso con los pacientes", advirtió el Dr. Jack Resneck Jr., presidente electo de la AMA.

"Antes esperaba una solicitud de autorización previa para algunas cosas que indicaba, por ejemplo medicamentos muy caros o inusuales. Pero la solicitud de autorizaciones previas ha aumentado de forma exponencial, y varias que relleno ahora son para medicamentos genéricos que nunca antes habían requerido una autorización previa", dijo.

Resneck apuntó que la mayoría de solicitudes se aprueban al final, pero no sin un papeleo recurrente y múltiples llamadas telefónicas. Y eso retrasa la atención del paciente.

La encuesta encontró que casi dos tercios de los pacientes experimentaron un retraso de al menos un día laboral, mientras que más de un tercio tuvieron que esperar al menos tres días laborales.

El retraso puede a veces provocar que casi 8 de cada 10 pacientes abandonen el tratamiento recetado, encontró la encuesta de la AMA.

Esta no es la primera vez que la AMA, u otros, han planteado este tema. De hecho, la AMA y otros grupos de atención de la salud han estado trabajando con America's Health Insurance Plans, una asociación comercial, para mejorar el proceso de autorización previa.

"La autorización previa es una herramienta importante y valiosa que protege a los pacientes al asegurarse de que la terapia recetada sea segura efectiva para la afección del paciente, y es un beneficio cubierto", señaló Cathryn Donaldson, directora de comunicaciones de America's Health Insurance Plans.

Pero Donaldson dijo que "reconocemos que el proceso de autorización previa puede y debe mejorarse".

Los médicos encuestados se mostrarían de acuerdo: un 84 por ciento sienten que la carga para su consultorio debido a la autorización previa es alta o extremadamente alta, y un 85 por ciento dijeron que su carga ha aumentado a lo largo de los últimos cinco años.

En promedio, los médicos reciben 14 solicitudes de autorizaciones previas para recetas cada semana, y 15 autorizaciones previas para servicios médicos, encontró la encuesta.

Y completar esas solicitudes conlleva casi 15 horas, o dos días laborables. Más de un tercio de los médicos encuestados tienen personal que trabaja de forma exclusiva con las autorizaciones previas.

Casi un 80 por ciento de las autorizaciones previas se requieren a veces, con frecuencia o siempre para medicamentos que un paciente ya ha tomado para una afección médica crónica.

"Paso mucho tiempo pensando en qué es lo mejor que puedo recetar a mis pacientes, y al mismo tiempo, también intento administrar bien los recursos", dijo Resneck.

"Yo sería más feliz si no estuviera sujeto a las autorizaciones previas, pero puedo comprender que habrá veces, por ejemplo cuando aparece una terapia muy nueva o muy costosa, en que se necesita una autorización previa", comentó.

Pero, añadió Resneck, las aseguradoras deben tener una mayor transparencia. Dijo que puede registrar una receta en un expediente médico electrónico y enviarla a través de la computadora al farmacéutico, y en ningún momento dichos sistemas le avisan de que un medicamento podría necesitar una autorización previa. Los pacientes no lo averiguan hasta llegar a la farmacia.

Estas son algunas de las ideas con respecto a las cuales los grupos médicos y las aseguradoras han llegado a un consenso:

  • Reducir la cantidad de autorizaciones previas requeridas a los médicos que han mostrado que practican medicina basada en las evidencias o que participan en un trato basado en el valor con la aseguradora.
  • Revisar y eliminar las autorizaciones previas para los medicamentos que ya no las necesitan.
  • Mejorar la comunicación entre los proveedores y las aseguradoras.
  • Proteger la continuidad de atención del paciente incluso durante los cambios en la cobertura o de proveedores de seguro.
  • Acelerar la adopción de estándares electrónicos y mejorar la transparencia de la aseguradora.

La AMA publicó su informe el 19 de marzo.

Más información

Para más información sobre las autorizaciones previas, visite la Academia Americana de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión