Los niveles altos de testosterona tienen distintos efectos en la salud de los hombres y de las mujeres

Los niveles altos de testosterona tienen distintos efectos en la salud de los hombres y de las mujeres

LUNES, 10 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Unos niveles altos de testosterona, una hormona sexual, podrían provocar distintos problemas de salud en los hombres y en las mujeres, revela un estudio reciente.

En las mujeres, podría aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, mientras que en los hombres reduce ese riesgo. Pero unos niveles altos de testosterona aumentan el riesgo de cáncer de mama y de endometrio en las mujeres, y de cáncer de próstata en los hombres, reportaron los investigadores.

"Nuestros hallazgos proveen información exclusiva sobre los impactos de la testosterona en las enfermedades. En particular, enfatizan la importancia de considerar a los hombres y a las mujeres por separado en los estudios, dado que vimos efectos opuestos de la testosterona en la diabetes", señaló la investigadora principal, Katherin Ruth, de la Universidad de Exeter, en Reino Unido.

"Se necesita precaución para usar nuestros hallazgos con el fin de justificar el uso de complementos de testosterona hasta que podamos realizar estudios similares de la testosterona y otras enfermedades, en particular la enfermedad cardiovascular", explicó Ruth en un comunicado de prensa de la Universidad de Cambridge.

El Dr. Joel Zonszein, profesor emérito de medicina del Colegio de Medicina Albert Einstein en la ciudad de Nueva York, dijo que hay un "punto ideal" de valores normales para los hombres y las mujeres. "Demasiado no es bueno, muy poco también es malo", explicó.

"Los complementos de testosterona se usan mucho tanto en los hombres como en las mujeres con unos valores normales, sin buenas evidencias respecto a un beneficio. El reemplazo de testosterona en los individuos que de verdad tienen una deficiencia es otro tema", comentó Zonszein, que no participó en el estudio.

En el estudio, investigadores británicos recolectaron datos genéticos de más de 425,000 hombres y mujeres incluidos en el UK Biobank. Encontraron más de 2,500 variaciones genéticas asociadas con los niveles de testosterona y la proteína que vincula a la hormona sexual, la globulina.

Los investigadores revisaron sus resultados con análisis de otros estudios relevantes, y usaron un método de aleatorización para ver si las asociaciones entre la testosterona y las enfermedades son causales.

En las mujeres, un nivel alto de testosterona se vinculó con un aumento del 37 por ciento en el riesgo de diabetes tipo 2 y un aumento del 51 por ciento en el riesgo de síndrome del ovario poliquístico.

Pero en los hombres, un nivel alto de testosterona se vinculó con una reducción del 14 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, mostraron los hallazgos.

"Los hallazgos en los hombres de que un nivel más alto de testosterona tiene un efecto protector y reduce el riesgo de diabetes tipo 2 es nuevo para mí", comentó Zonszein. "Se debe demostrar en otros estudios, y hay que aclarar el mecanismo".

La Dra. Minisha Sood, endocrinóloga del Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York, dijo que la testosterona quizá no sea tan protectora en las mujeres porque se convierte en estradiol, que se relaciona con el riesgo de cáncer de mama.

"También se ha mostrado que unos niveles altos de testosterona en las mujeres aumentan la grasa visceral, que se vincula con los componentes del síndrome metabólico", apuntó Sood.

Que los hombres con una testosterona alta tengan un riesgo más bajo de desarrollar diabetes tipo 2 probablemente se relacione con una masa muscular más magra, que mejora la sensibilidad a la insulina y reduce las probabilidades de diabetes tipo 2, apuntó.

Pero a Sood no le entusiasma que los hombres usen complementos de testosterona para evitar la diabetes.

"La terapia de testosterona conlleva riesgos potenciales, incluyendo un conteo alto de glóbulos rojos y unas tasas más altas de cáncer de próstata de alto grado si un hombre ya tiene una predisposición al desarrollo del cáncer de próstata", señaló.

Los hombres obesos o los que tienen diabetes tipo 2 se beneficiarían más de cambios en el estilo de vida para mejorar los niveles de testosterona, es decir, de perder peso, una dieta saludable y el ejercicio.

"Se prefiere ese método en la población en lugar del reemplazo de la testosterona siempre que sea posible", añadió Sood.

El informe se publicó el 10 de febrero en la revista Nature Medicine.

Más información

La Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard ofrece más información sobre la testosterona.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión