Los niños recurrieron a las pantallas durante la pandemia, y su salud mental sufrió

MARTES, 5 de octubre de 2021 (HealthDay News) -- Incluso en tiempos normales, hacer ejercicio con regularidad y pasar menos tiempo frente a las pantallas puede ser bueno para los niños. Entonces, no debería resultar sorprendente que los investigadores descubran que los niños que hicieron más ejercicio y utilizaron menos tecnología durante la pandemia tuvieron unos mejores resultados de salud mental.

"Como pediatra y como madre, fue obvio que las circunstancias de la pandemia (los cierres de las escuelas, las restricciones en las actividades regulares que hacen que los niños sean activos y salgan y se muevan) habían dificultado mucho que los niños participaran en la actividad física que necesitaban", señaló la autora principal del estudio, la Dra. Pooja Tandon, investigadora del Hospital Pediátrico de Seattle.

Los niños recurrieron a las pantallas durante la pandemia, y su salud mental sufrió

"Y entonces, también debido a la escolarización remota, que estaba sucediendo en la mayoría de las partes del país el año pasado, estuvieron mucho más tiempo delante de las pantallas, sin duda para la escuela, pero también para la recreación", apuntó.

"Creo que lo que nos interesó a mi equipo y a mí fue caracterizar qué estaba sucediendo con la actividad física y el tiempo frente a las pantallas durante la pandemia, y con todas las restricciones implementadas por la pandemia, y, de forma importante, conectar estas conductas de salud con los resultados relacionados con la salud mental", añadió Tandon.

El estudio incluyó a más de 500 padres de niños de 6 a 11 años, y más de 500 parejas de padres y adolescentes en que los niños tenían de 11 a 17 años. Se cuestionó a todos entre el 22 de octubre y el 2 de noviembre de 2020.

Los niños que se expusieron a más factores estresantes de la pandemia participaron en menos actividad física y pasaron más tiempo frente a las pantallas. Lo más importante fue que el estudio encontró que unas mejores conductas de salud se asociaban con una mejor salud mental.

Los motivos podrían ser muchos, dijo Tandon.

Algunos de los beneficios de la actividad física son fisiológicos. Pero en los niños, el ejercicio con frecuencia también incluye un aspecto social: juegan con otros, ya sea en el receso, el parque o en deportes organizados.

"El beneficio se observa en capas. Está el movimiento del cuerpo y lo que hace por su bienestar, y también los beneficios sociales de hacerlo con otros, ya sean otros niños o incluso otros familiares y adultos", explicó Tandon.

El impacto del tiempo frente a las pantallas se podría encontrar en lo que reemplaza. Si los niños y los adolescentes pasan un tiempo excesivo frente a una pantalla quizá no realicen otras actividades saludables, lo que incluye el ejercicio, dormir o pasar tiempo con otras personas, todo lo que fomenta la salud mental.

"No hacer cosas que podrían promover la salud tiene un costo de oportunidad", advirtió Tandon. "Y también está el contenido en sí de los medios, ya sea un contenido de medios violento, otros contenidos inadecuados para la edad, y cada vez aprendemos más sobre los efectos psicológicos nocivos de los medios sociales en términos de cosas como la imagen corporal y el ciberacoso".

Entre los estudiantes de escuela intermedia y secundaria, apenas un 13.5 por ciento hacían 60 minutos de actividad física al día en el momento de la encuesta, en comparación con alrededor de un 25 por ciento en otros estudios realizados antes del inicio de la pandemia.

"Creo que lo otro que resultó llamativo fue que incluso entre los que dijeron que solo hacían 60 minutos de actividad física un día de la semana, en comparación con los que hacían cero días, esto se asoció con unas mejores puntuaciones de salud mental en el cuestionario de puntos fuertes y dificultades", dijo Tandon.

No se debe esperar que los padres y las familias asuman solos la responsabilidad de resolver esta situación, enfatizó. Las escuelas pueden ayudar, al evitar presionar para que solo los aspectos académicos vuelvan al buen camino durante y después de la pandemia.

"Les aconsejaría que se aseguren de que las oportunidades para la actividad física no se dejen atrás en esa conversación, que el receso y la educación física y las oportunidades después de la escuela para la actividad física y el tiempo al aire libre y los deportes serán de verdad críticos, y se podría plantear que más críticos, en este tipo de recuperación a lo que sea que esta próxima fase de la pandemia nos depare", comentó Tandon.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 1 de octubre de la revista JAMA Network Open.

Dave Anderson, psicólogo clínico del Child Mind Institute, en la ciudad de Nueva York, anotó que unas cantidades más altas de tiempo frente a las pantallas en los niños más pequeños podrían significar que no participan en otras tareas clave del desarrollo. Cuando los niños se encuentran en dificultades difíciles con sus compañeros, indicó, simplemente no tienen tanta práctica para enfrentarse a los factores estresantes del mundo real.

El ejercicio es una práctica básica de bienestar, como el sueño, comer con regularidad e hidratarse, añadió Anderson, que no participó en el estudio.

"Estas cuatro cosas no son un tratamiento para ningún trastorno de la salud mental, pero ayudan a la salud mental de todo el mundo", aseguró.

Más información

La Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association) ofrece más información sobre el ejercicio y la salud mental.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Pooja Tandon, MD, MPH, pediatrician and researcher, Seattle Children's Hospital; David Anderson, PhD, clinical psychologist, Child Mind Institute, New York City; JAMA Network Open, Oct. 1, 2021

Comparte tu opinión