Los niños que necesitan esteroides se enfrentan a un riesgo de diabetes

Los niños que necesitan esteroides se enfrentan a un riesgo de diabetes
| Foto: HEALTHDAY

Los niños que deben tomar esteroides orales para afecciones crónicas o potencialmente letales pueden experimentar unos efectos secundarios graves, según una investigación reciente.

Los niños con trastornos autoinmunes, como la artritis juvenil, la psoriasis o la enfermedad intestinal inflamatoria, con frecuencia reciben recetas de un esteroide para mantener a la enfermedad bajo control.

Pero las probabilidades de que un niño pudiera desarrollar diabetes fueron casi seis veces más altas entre los niños que tomaban esteroides que entre los que no los tomaban. Las probabilidades de hipertensión fueron 19 veces más altas entre los que tomaban esteroides, y las probabilidades de un coágulo sanguíneo fueron 16 veces más altas, encontró el estudio.

Pero la buena noticia es que todas estas complicaciones son extremadamente raras.

"Estas complicaciones son graves, pero raras. Afectan a una proporción muy minúscula de los niños que toman esteroides", señaló el autor del estudio, el Dr. Daniel Horton, profesor asistente de pediatría y epidemiología del Centro de Farmacoepidemiología y Ciencias del Tratamiento Rutgers en Nuevo Brunswick, Nueva Jersey.

Horton apuntó que los médicos son conscientes de los muchos efectos secundarios relacionados con los esteroides, pero que también saben que, en ciertas situaciones, como el asma o las afecciones autoinmunes, los medicamentos pueden hacer mucho bien.

"Cuando receto este medicamento, los beneficios deben superar a los riesgos, o no lo recetaría. Este estudio muestra los tipos de complicaciones a las que los médicos deben estar atentos, sobre todo si el niño recibe unas dosis altas de un esteroide oral, como la prednisona", enfatizó Horton.

El estudio incluyó a más de 930,000 niños y adolescentes de EE. UU., hasta los 18 años. Algunos tenían enfermedades autoinmunes, y otros no. Muchos de los jóvenes (más o menos dos tercios) con enfermedades autoinmunes que también recibieron esteroides mostraban además evidencias de asma.

Los investigadores no indagaron en todos los tipos de complicaciones vinculadas con los esteroides. Buscaron la diabetes, la hipertensión y los coágulos sanguíneos. La hipertensión fue la complicación que ocurrió con la mayor frecuencia en los niños que tomaban esteroides.

Las tres complicaciones fueron más comunes en los niños con enfermedades autoinmunes, independientemente de que tomaran esteroides o no.

Horton apuntó que este estudio no se diseñó para probar un vínculo causal directo. Solo encontró una asociación. Pero, añadió, "los resultados fueron bastante robustos en una población de gran tamaño, lo que sugiere que estos medicamentos tienen un efecto real".

El efecto de los esteroides en el cuerpo es complejo, apuntó Horton. Algunas de las formas en que actúan en el cuerpo alteran la actividad metabólica y aumentan los efectos hormonales directos en el corazón y los vaso sanguíneos. También se sabe que los esteroides provocan aumento de peso.

El Dr. Robert Pass es jefe de la división de cardiología pediátrica del Hospital Pediátrico Kravis de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York. No participó en la investigación, pero revisó los hallazgos.

"Este estudio refuerza la idea conocida de que los esteroides pueden provocar o aumentar el riesgo de diabetes, hipertensión y coágulos sanguíneos. Pero la mayoría de los niños que toman esteroides no tienen muchas alternativas", apuntó Pass.

"En los niños con un asma muy malo, el uso de los esteroides orales es fundamental. Cuando resultan necesarios, no se debe prescindir de los beneficios de los esteroides orales. Si se usan de forma adecuada, los esteroides se pueden administrar con seguridad", afirmó.

Pass dijo que el estudio apunta a la necesidad continua de terapias alternativas. Pero añadió que los padres no deben asustarse si sus hijos necesitan un esteroide. Sugirió hablar con el médico del niño sobre la decisión de administrarle un esteroide.

Y ambos médicos afirmaron que, siempre que resulta posible, se eligen medicamentos economizadores de esteroides. La consejería nutricional podría ayudar a evitar parte del aumento de peso que puede ocurrir con los esteroides, señaló Horton.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista American Journal of Epidemiology.

Comparte tu opinión