Los niños con dislexia podrían tener fortalezas ocultas


LUNES, 14 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Hay evidencias crecientes de que los niños con dislexia podrían tener una mayor inteligencia social y emocional.

Además de mostrar que la dislexia es mucho más compleja que unas habilidades de lectura flojas, los hallazgos del nuevo estudio amplían investigaciones anteriores que indicaban que, con frecuencia, la dislexia se vincula con unas fortalezas interpersonales ocultas.

Los niños con dislexia podrían tener fortalezas ocultas

"Hay algunas anécdotas de que algunos niños con dislexia tienen una mayor inteligencia social y emocional", señaló la coautora del estudio, Virginia Sturm, profesora del Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF).

"No queremos decir que todos los niños con dislexia estén necesariamente dotados de esta forma, pero podemos pensar que la dislexia se asocia tanto con fortalezas como con debilidades", añadió Sturm en un comunicado de prensa de la universidad.

En términos de las debilidades, los investigadores anotaron que una reactividad y una sensibilidad emocionales más altas entre los niños con dislexia podrían aumentar su riesgo de ansiedad y depresión.

En el estudio, los investigadores evaluaron a 32 niños con dislexia, de 8 a 12 años, y a 22 niños que no tenían la discapacidad del aprendizaje.

Los niños con dislexia fueron evaluados para confirmar que tenían dificultades para leer, y recibieron evaluaciones de sus habilidades de pensamiento y comprensión de los términos emocionales. Los niños y sus padres también completaron cuestionarios sobre la salud emocional y mental de los jóvenes.

Los investigadores encontraron que los niños con dislexia tenían unas repuestas fisiológicas y conductuales más fuertes al ver videos emocionalmente potentes, en comparación con los niños sin dislexia.

Esta respuesta emocional más potente se asoció con una mayor conectividad en la red de prominencia del cerebro, que está implicada en la generación de las emociones y la autoconsciencia, según el estudio.

"El mensaje para las familias es que esta afección quizá esté definida por sus efectos negativos en la lectura, pero debemos observar con mayor profundidad y amplitud a todas las funciones cerebrales en la dislexia, con el fin de comprender mejor las fortalezas asociadas e identificar unas estrategias remediales efectivas", planteó la coautora, la Dra. Maria Luisa Gorno-Tempini, profesora y codirectora del Centro de Dislexia de la UCSF.

Los hallazgos tienen implicaciones para la educación de los niños con dislexia, aseguró Sturm.

"Debemos basar la enseñanza en las fortalezas, además de las debilidades. Por ejemplo, a los niños con dislexia quizá les vaya mejor en situaciones de enseñanza individual o de grupo, dependiendo de cómo conectan a nivel emocional con sus maestros y compañeros", planteó. "Pero también debemos ser conscientes de su vulnerabilidad a la ansiedad y la depresión, y asegurar que tengan un respaldo adecuado para procesar sus emociones potencialmente fuertes".

Los resultados se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Cortex.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. ofrece más información sobre la dislexia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, Nov. 30, 2020

Comparte tu opinión