COVID-19: detienen un ensayo sobre la hidroxicloroquina

COVID-19: detienen un ensayo sobre la hidroxicloroquina

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. anunciaron el sábado que iban a detener un ensayo clínico sobre la hidroxicloroquina, un fármaco que el Presidente Donald Trump defiende hace mucho como una posible panacea para la COVID-19.

"Una junta de monitorización de los datos y la seguridad se reunió a última hora el viernes y determinó que aunque no hizo daño, es muy poco probable que el medicamento del estudio sea beneficioso para los pacientes hospitalizados con COVID-19", señalaron los NIH en un comunicado de prensa.

Como anotó la agencia, la hidroxicloroquina es un antimalárico que tiene actividad antiviral. A principios de la pandemia del nuevo coronavirus, Trump alabó al fármaco como un "punto de inflexión" para la prevención o el tratamiento de la COVID-19, pero unos grandes ensayos clínicos comenzaron pronto a acabar con cualquier esperanza de que pudiera ser cierto. Aun así, Trump declaró a los reporteros que tomó hidroxicloroquina durante dos semanas, después de que miembros del personal de la Casa Blanca tuvieran resultados positivos en pruebas de la infección con el coronavirus.

En el ensayo de los NIH descontinuado participaron más de 470 adultos hospitalizados o diagnosticados con la COVID-19 en emergencias. Todos recibieron hidroxicloroquina o un placebo a diario durante cinco días.

Pero "los datos de este estudio indican que este medicamento no provee ningún beneficio adicional en comparación con el placebo de control para el tratamiento de la COVID-19", según los NIH.

La cancelación del ensayo es otro revés contra las esperanzas para la hidroxicloroquina. A principios de mes, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. retiró su "autorización de emergencia" para el uso de la hidroxicloroquina y un fármaco relacionado, la cloroquina, contra la COVID-19.

La agencia comentó en una carta que era "poco probable que [los medicamentos] fueran efectivos" como tratamientos para el coronavirus, reportó el The New York Times.

Ahora, la FDA dice que los fármacos no se deben utilizar fuera de los ensayos clínicos.

Ha habido señales de que los medicamentos podrían provocar daños reales. La FDA también publicó una advertencia de que la hidroxicloroquina y la cloroquina podrían desencadenar unas anomalías peligrosas en el ritmo cardiaco.

Un estudio publicado el 3 de junio, esta vez un ensayo clínico aleatorio, que se considera como el "estándar de excelencia", encontró que la hidroxicloroquina no podía prevenir a la COVID-19 mejor que un placebo.

Además, un 40 por ciento de los que tomaron hidroxicloroquina desarrollaron efectos secundarios, que incluyeron náuseas, malestar estomacal o diarrea. Pero en el estudio no se notaron efectos secundarios graves ni problemas cardiacos, apuntaron los investigadores.

En ese ensayo, los investigadores asignaron al azar a más de 800 personas en Estados Unidos y Canadá a tomar hidroxicloroquina, o un placebo, durante cinco días. Todos los participantes se habían expuesto a personas con COVID-19.

En general, un 12 por ciento de los que tomaron la hidroxicloroquina desarrollaron COVID-19, al igual que un 14 por ciento de los que tomaron el placebo, mostraron los hallazgos. La diferencia no fue estadísticamente significativa, anotaron los autores del estudio.

"Nuestro objetivo era responder a la pregunta de si la hidroxicloroquina funcionaba para prevenir la enfermedad o no funcionaba", observó el investigador principal, el Dr. David Boulware, médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Minnesota. "Aunque estamos decepcionados de que esto no previno a la COVID-19, nos complace haber podido proveer una respuesta concluyente".

Comparte tu opinión