Los NIH investigan si la Universidad de Boston realizó experimentos peligrosos sobre la COVID

MIÉRCOLES, 19 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. están investigando unos experimentos sobre la COVID de la Universidad de Boston (BU) que han provocado una tormenta mediática, en que algunos canales alegan que los científicos crearon una cepa "asesina" del coronavirus como parte de su investigación.

La Universidad de Boston refuta estas alegaciones, y afirma que son una interpretación "falsa e imprecisa" de su investigación.

Los NIH investigan si la Universidad de Boston realizó experimentos peligrosos sobre la COVID

"Han publicado un mensaje sensacionalista, han tergiversado el estudio y su meta del todo", afirmó en una declaración Ronald Corley, catedrático de microbiología y director de los Laboratorios Nacionales de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de Boston.

De cualquier forma, la noticia ha llamado la atención de las autoridades federales.

La Dra. Emily Erbelding, directora de la División de Microbiología y Enfermedades Infecciosas del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., declaró a STAT News que los investigadores de la BU no especificaron qué dirección tendría su investigación en la solicitud de una subvención de los NIH.

El equipo de la investigación tampoco aclaró que sus experimentos podrían posiblemente implicar una potenciación del virus de la COVID, apuntó Erbelding.

"Pienso que tendremos que hablar en los próximos días", dijo Erbelding a STAT News.

Los investigadores de la BU observaban a las proteínas de pico tanto en el virus original de la COVID como en la variante ómicron más reciente, para comparar su infectividad. La ómicron ha resultado ser más infecciosa que la cepa original, pero en general provoca una enfermedad menos grave.

El punto era averiguar si la proteína de pico, que el virus usa para infectar a las células, tiene algo que ver con qué tan gravemente puede enfermar una persona, dijo Corley.

Como parte de su investigación, el equipo creó un híbrido: el virus original de la COVID junto con la proteína de pico de la variante ómicron.

Un informe previo a la impresión sobre la investigación afirmaba que "en ratones K18-hACE2, aunque la ómicron provoca una infección leve y que no es letal, el virus ómicron S provoca una enfermedad grave con una tasa de mortalidad de un 80 por ciento".

El Daily Mail se enfocó en esa línea del resumen del trabajo, y reportó que el laboratorio de la BU había "creado una nueva cepa letal de la COVID con una tasa de mortalidad de un 80 por ciento". Otros medios encontraron la historia y la diseminaron.

"Fue una declaración sacada de contexto para que fuera sensacionalista", aseguró Corley, "y tergiversa del todo no solo los hallazgos, sino [también] el propósito del estudio".

Esos ratones K18-hACE2 se crían especialmente para experimentos con la COVID, y su tasa de mortalidad no refleja de forma directa el riesgo del virus híbrido para los humanos, explicó Corley.

"El modelo animal que usamos fue un tipo particular de ratón con una alta susceptibilidad" a la COVID, aclaró Corley. La cepa original de la COVID mata de un 80 a un 100 por ciento de esta raza de ratones, mientras que la variante ómicron provoca "una enfermedad muy leve en estos animales".

Como el híbrido mató a un 80 por ciento de los ratones de laboratorio, los investigadores concluyeron que las mutaciones en la proteína de pico que permiten a la COVID evadir la inmunidad creada por la vacuna no son responsables de la gravedad de la enfermedad que el virus provoca.

La Universidad de Boston añadió que el estudio se realizó en un centro de bioseguridad de nivel 3. Los investigadores tenían que entrar al espacio de trabajo a través de una serie de puertas interconectadas, todos los suelos y las paredes estaban sellados, y el laboratorio cuenta con una sofisticada tecnología de filtración y descontaminación.

Además, la investigación había sido revisada y aprobada por el Comité de Bioseguridad Institucional de la BU y por la Comisión de Salud Pública de Boston, declaró la universidad a CBS News.

De cualquier forma, los NIH (que financian la investigación) desearían que los investigadores hubieran reportado sus intenciones específicas, de forma que la agencia hubiera podido instituir el nivel de revisión necesario cuando los científicos manipulan un posible "patógeno potenciado con la posibilidad de convertirse en pandemia", apuntó Erbelding.

Con una notificación adecuada, "hubiéramos creado un paquete para la revisión del comité que convoca el HHS [Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU.], la oficina del subsecretario de preparación y respuesta. Esto es lo que el marco describe, y esto es lo que habríamos hecho", aseguró Erbelding a STAT News.

Más información

La Universidad de Boston ofrece más información sobre la controversia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: CBS News; STAT News; Boston University, news release, Oct. 17, 2022

Comparte tu opinión