SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Los niños están naturalmente tan en forma como un 'Ironman'

MARTES, 24 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Unos científicos afirman que el típico chico es algo así como un súper deportista, lo que confirma lo que muchos padres exhaustos probablemente ya sepan.

En comparación con los adultos, los chicos preadolescentes tienen una capacidad casi incomparable de resistencia para aguantar y recuperarse del juego de alta intensidad, reportan los investigadores.

Con respecto a la recuperación posterior al ejercicio, por ejemplo, un chico promedio de entre 8 y 12 años de edad puede superar a los triatletas, corredores de larga distancia y ciclistas de élite adultos, según el nuevo estudio.

Desafortunadamente, los hallazgos también sugieren que gran parte de estas ventajas de juventud desaparecen con la edad.

"Nuestra investigación indica que el ejercicio aeróbico, al menos a nivel muscular, se reduce significativamente a medida que los niños llegan a la adultez, en el momento aproximado en que se producen aumentos en las enfermedades, como la diabetes", dijo el autor del estudio, Sebastien Ratel.

Ratel cree que los nuevos hallazgos podrían proporcionar pistas sobre el desarrollo de esas enfermedades.

"Con el aumento de las enfermedades relacionadas con la inactividad física, es útil comprender que los cambios fisiológicos que se producen con el crecimiento podrían contribuir al riesgo de la enfermedad", planteó Ratel, profesor asociado en fisiología del ejercicio en la Universidad de Clermont Auvergne, en Francia.

Ratel y el coautor del estudio, Anthony Blazevich, también indicaron que los hallazgos podrían sugerir maneras de maximizar el potencial deportivo de un niño pequeño.

"Nuestro estudio muestra que la resistencia muscular con frecuencia es muy buena en los niños, así que podría ser mejor centrarse en otras áreas de la aptitud física, como su técnica deportiva, su velocidad al esprintar o la fuerza muscular", dijeron.

"Esto podría ayudar a optimizar el entrenamiento físico en los niños, para que tengan un mejor rendimiento y disfruten más de los deportes", afirmaron los investigadores en una declaración.

Blazevich es profesor de biomecánica en la Universidad de Edith Cowan en Perth, Australia.

Para comparar el rendimiento deportivo a lo largo de las distintas edades, el equipo de estudio se centró en 12 adolescentes prepúberes "sin entrenamiento", 12 hombres "sin entrenamiento" de entre 19 y 23 años de edad y 13 hombres deportistas de entre 19 y 27 años de edad.

"Sin entrenamiento" significaba un individuo sano que realizaba actividad física recreativa (como hacer snowboard, esquiar, andar en patineta o hacer escalada) durante no más de 4 horas a la semana.

En comparación, los deportistas tenían un nivel nacional y habían realizado un entrenamiento de larga distancia un mínimo de 6 veces a la semana durante al menos dos años.

Todos realizaron pruebas de bicicleta extenuantes (con una separación de al menos dos días) diseñadas para valorar su rendimiento "aeróbico" y "anaeróbico".

Se pidió a los participantes que valoraran la dificultad de andar en bicicleta, de 1 a 10.

Además, se tomaron muestras de sangre para probar los niveles de lactato en la sangre, un indicador de cuánto oxígeno están recibiendo las células. Tener unos niveles más altos significa que los músculos están exigiendo más oxígeno que el que los pulmones pueden suministrar. Cuando ocurre eso, el esfuerzo excesivo es alimentado por el suministro de carbohidratos del cuerpo (actividad anaeróbica).

Esto probablemente provoca una fatiga muscular mayor que la actividad alimentada por el oxígeno (aeróbica), sugirieron los investigadores.

Los investigadores evaluaron el modo que tenía cada grupo de producir energía. En comparación con los adultos sin entrenamiento, los niños obtenían una mayor cantidad de su energía aeróbicamente que del proceso anaeróbico, encontraron los investigadores.

Los niños también estaban menos cansados y sus músculos se recuperaron mucho más rápidamente después de hacer ejercicio de alta intensidad.

En cambio, los patrones aeróbicos frente a los anaeróbicos fueron los mismos en los chicos que en los deportistas adultos. La recuperación muscular y las tasas de fatiga también fueron comparables, encontraron los investigadores.

Pero los chicos en realidad rindieron mejor que los deportistas en cuanto a la recuperación de la frecuencia cardiaca. Los investigadores sugirieron que esto se debe quizá a una capacidad superior de regresar rápidamente a los niveles de lactato en la sangre previos al ejercicio.

"Esto podría explicar por qué los niños parecen tener la capacidad de jugar sin parar, mucho después de que los adultos se hayan cansado", dijo Ratel.

Los hallazgos aparecen en la edición del 24 de abril de la revista Frontiers in Physiology.

Más información

Hay más información sobre los beneficios de la actividad física en el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad