¿Los monitores de alta tecnología para bebés valen la pena? ¿O siquiera son seguros?

¿Los monitores de alta tecnología para bebés valen la pena? ¿O siquiera son seguros?

MARTES, 21 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- Ese monitor de oxígeno portátil que usted compró para su bebé quizá le esté proveyendo información errónea, informan unos investigadores.

Unas pruebas de dos monitores de oxígeno para bebés que se venden directamente a los consumidores han planteado graves preocupaciones sobre la precisión de esos dispositivos, que buscan vigilar el ritmo cardiaco y los niveles de oxígeno de un bebé.

Pero uno de los monitores, el Baby Vida, no detectó unos niveles bajos de oxígeno y siguió mostrando unas lecturas que parecían normales, encontraron los investigadores. También generó falsas advertencias de un ritmo cardiaco bajo aunque el bebé estaba bien.

El otro monitor, el popular Owlet Smart Sock 2, detectó los niveles bajos de oxígeno en los bebés de forma inconsistente, señaló el investigador principal, el Dr. Chris Bonafide, pediatra y experto en seguridad en el Hospital Pediátrico de Filadelfia (CHOP).

"Se venden solo como productos para el consumidor, y sin embargo se comparan con monitores de grado hospitalario", dijo Bonafide. "Creo que hemos mostrado que no es una afirmación honesta. Claramente no funcionan al nivel que los monitores de grado hospitalario".

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP), desaconseja que los padres utilicen ningún monitor de oxígeno para los bebés, dado que la investigación ha mostrado que incluso los mejores dispositivos de grado hospitalario no pueden proteger del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).

Los fabricantes de monitores publicitan los dispositivos como una forma de ayudar a los nuevos padres a recuperar el sueño al mismo tiempo que siguen vigilando a su bebé.

En lugar de esto, los dispositivos podrían ofrecer una falsa sensación de seguridad, advirtió la Dra. Rachel Moon, presidenta del Grupo de Trabajo del SMSL de la AAP.

"Mi principal preocupación es que la gente se descuide. Que decidan que dado que el bebé está siendo monitorizado, no pasa nada si no practican un sueño seguro", dijo Moon, directora de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia. "Utilizar un monitor es mucho más fácil que practicar un sueño seguro. Y entonces, si los monitores no funcionan, uno está en una situación terrible".

Parece que Baby Vista ya no está en el mercado. Su sitio web muestra un mensaje de error, y el monitor ya no está disponible en Amazon ni Walmart.

Owlet respondió en una declaración que su Smart Sock "no es un dispositivo médico y es para bebés sanos. No busca tratar, curar ni prevenir ninguna enfermedad, incluyendo al SMSL".

Según la declaración, "Owlet recomienda las mismas directrices que la AAP para un sueño seguro, y anima a utilizar el dispositivo para la tranquilidad de los padres".

Bonafide y sus colaboradores evaluaron los dispositivos en 30 bebés de hasta 6 meses de edad en las unidades de cardiología y pediatría general durante la última mitad de 2017.

Cada bebé llevó un monitor de grado hospitalario aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en un pie, y un monitor para el consumidor en el otro pie.

Ninguno de los 14 bebés que experimentaron unos niveles bajos de oxígeno según el monitor de grado hospitalario tuvo lecturas simultáneas de oxígeno bajo en el Baby Vida

Al mismo tiempo, el Baby Vida mostró falsamente un ritmo cardiaco lento en 14 bebés que tenían un pulso normal, mostraron los hallazgos.

"Tuvo problemas con valores falsos negativos y con valores falsos positivos, en el mismo monitor", apuntó Bonafide.

El dispositivo de Owlet sí detectó unos niveles bajos de oxígeno en todos los 12 pacientes cuyo oxígeno en la sangre bajó más de lo normal, apuntaron los investigadores.

Pero el Owlet indicó erróneamente que cinco de los 12 bebés tenían unos niveles de oxígeno normales al menos una vez durante esos periodos extendidos de oxígeno bajo, encontraron los investigadores.

"A veces cuando esos bebés sí tenían una saturación baja de oxígeno, el Owlet mostraba inconsistentemente una saturación normal de oxígeno", comentó Bonafide.

En general, el Owlet detectó unos niveles bajos de oxígeno de forma precisa casi un 89 por ciento de las veces. "Si a un bebé enfermo le pasa algo, uno querría saberlo el 100 por ciento de las veces", enfatizó Bonafide.

Los hallazgos se publicaron como carta de investigación en la edición del 21 de agosto de la revista Journal of the American Medical Association.

Owlet argumenta que esta prueba del consumidor no fue justa, porque comparó su Smart Sock con otro dispositivo utilizado en hospitales. Una evaluación real habría implicado extraer sangre de los bebés, evaluar los niveles de gas en la sangre en un laboratorio, y entonces comparar eso con las mediciones del Owlet.

"La precisión y el funcionamiento del Owlet Smart Sock es algo que nos tomamos muy en serio", aseguró en una declaración Kurt Workman, cofundador y director ejecutivo de Owlet.

Bonafide dijo que le preocupa que esos dispositivos pudieran asustar innecesariamente a los padres al sonar una alarma cuando no pasa nada malo. También le preocupa la falsa tranquilidad.

"Un bebé podría en realidad estar muy enfermo, y quizá el instinto del padre sea llevar al bebé al hospital, pero tal vez revise la lectura y la lectura lo tranquilice falsamente, si está utilizando un monitor que no es del todo preciso", apuntó Bonafide.

Los padres que eligen utilizar esos monitores deben hablarlo con el pediatra, sugirió.

"Deben saber qué harán si el monitor se activa en medio de la noche", añadió Bonafide. "Hable de esto con el pediatra antes de que ocurra para poder realmente contar con un plan".

Más información

La Academia Americana de Pediatría ofrece más información sobre las directrices para un sueño seguro.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión