Los médicos de atención primaria de EE. UU. no están preparados para el aumento en los casos de Alzheimer

Los médicos de atención primaria de EE. UU. no están preparados para el aumento en los casos de Alzheimer

MIÉRCOLES, 11 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- Muchos médicos de atención primaria de EE. UU. se preocupan porque no están listos para atender al creciente número de estadounidenses con enfermedad de Alzheimer, sugiere un informe reciente.

En una encuesta de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), la mitad de los médicos de atención primaria de EE. UU. dijeron que la profesión médica no está preparada para el aumento en ciernes en los casos de Alzheimer.

Ahora mismo, se estima que más de 5 millones de estadounidenses de a partir de 65 años tienen la enfermedad, según la Asociación del Alzheimer. Se prevé que esa cifra se haya casi triplicado en 2050.

Y los médicos tienen un buen motivo para estar preocupados por el futuro, según la Dra. Sharon Brangman, catedrática inaugural de geriatría de la Universidad de Medicina Upstate de la Universidad Estatal de Nueva York, en Siracusa.

De hecho, afirmó, el futuro ya ha llegado: hay muy pocos médicos capaces de atender a los pacientes con demencia y orientar a las familias a los recursos para recibir ayuda adicional.

"Recetar medicamentos no es suficiente", advirtió Brangman. "El cuidado cotidiano de las personas con demencia es muy difícil. Y muchos médicos no se sienten cómodos al respecto".

Brangman, expresidenta de la Sociedad Americana de Geriatría (American Geriatrics Society), no participó en el estudio.

Los hallazgos de la encuesta son parte del más reciente informe Hechos y cifras de la enfermedad de Alzheimer de la Asociación de Alzheimer, que se publicó el 11 de marzo. La publicación anual ofrece un resumen sobre el estatus de la enfermedad en Estados Unidos.

La asociación decidió incluir una encuesta esta vez para averiguar la perspectiva de los médicos, según la directora del programa, Joanne Pike.

"Los médicos de atención primaria están en primera línea del tratamiento de cualquier afección médica, no de la demencia", dijo Pike. Pero su rol en la atención de la demencia, añadió, será cada vez más crítico a medida que el número de estadounidenses con la enfermedad del cerebro se dispare a, posiblemente, 15 millones en los próximos 30 años.

Según la encuesta, los médicos de atención primaria ya se sienten presionados. "La mayoría dijeron que al menos cada pocos días reciben preguntas sobre la demencia", dijo Pike. "Y sus pacientes esperan que puedan contestarles".

Pero un 27 por ciento de los médicos dijeron que pueden hacerlo solo "a veces", o "nunca".

Los médicos sí desean permanecer actualizados y dar a los pacientes la información que necesitan, encontró la encuesta. Pero puede ser difícil conseguir oportunidades de educación y entrenamiento. Menos de la mitad de los médicos encuestados dijeron que habían recibido educación continua en la atención de la demencia, y con frecuencia citaron muy pocas opciones y la falta de tiempo.

Los médicos más jóvenes eran más propensos que sus compañeros de más edad a haber recibido alguna educación y entrenamiento en la atención de la demencia durante la escuela de medicina y la residencia. Aun así, dos tercios de los médicos que habían recibido ese tipo de educación la describieron como "demasiado poca".

Fue común que los médicos de atención primaria remitieran a los pacientes con demencia a especialistas, por ejemplo neurólogos o geriatras. Pero los informes muestran que Estados Unidos tiene demasiados pocos especialistas para gestionar la demanda.

Por ejemplo, ahora mismo hay apenas poco más de 5,200 geriatras en todo el país. Esa cifra tendría que haber aumentado a más de 46,000 en 2050, solo para cumplir las necesidades de un 30 por ciento de los estadounidenses de a partir de 65 años.

Los médicos de atención primaria, además de otros proveedores como los enfermeros, los asistentes y los trabajadores sociales, necesariamente tendrán un rol cada vez más grande en la atención de la demencia, según Pike y Brangman.

"Los programas de las escuelas de medicina deben dedicar más tiempo a la demencia, y al envejecimiento en general", planteó Brangman.

En cuanto a los médicos que ya ejercen, la educación debe ser más accesible, dijo Pike. La Asociación del Alzheimer está analizando formas innovadoras, observó, que incluyen programas de "telementoría" que permitan a los médicos aprender de expertos en demencia de forma remota.

Pero la atención de la demencia va más allá del conocimiento técnico. En última instancia, los cuidadores familiares están en primera línea, apuntó Brangman, y necesitan ayuda para gestionar los problemas cotidianos.

Los trabajadores sociales son una parte vital de esto, aseguró. Pero ese tipo de soporte no está disponible en todos los sistemas de atención de la salud.

Sin embargo, existen otras fuentes locales, y los médicos deberían ser capaces de al menos guiar a las familias hasta ellos, señaló Brangman. Éstas incluyen los grupos de respaldo para los cuidadores, las agencias regionales para el envejecimiento, o las delegaciones locales de la Asociación del Alzheimer o la Sociedad Americana de Geriatría (American Geriatrics Association).

Pike dijo que la Asociación del Alzheimer también tiene una línea telefónica de ayuda las 24 horas y recursos en línea para los cuidadores familiares.

"Las personas con demencia necesitan una supervisión constante", observó Brangman. Y su cuidador familiar, que típicamente es un cónyuge de edad mayor, podría tener sus propios problemas de salud que debe gestionar, junto con todo lo demás.

"No deberíamos hacer que encontrar ayuda les resulte difícil", añadió Brangman.

More información

La Asociación del Alzheimer ofrece recursos para los cuidadores familiares.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión