Los medicamentos contra la adicción también pueden ayudar a los adolescentes que abusan de los opioides

Los medicamentos contra la adicción también pueden ayudar a los adolescentes que abusan de los opioides

MIÉRCOLES, 11 de septiembre de 2019 (HealthDay News) -- La epidemia de adicción y abuso de los opioides que asola a Estados Unidos también afecta a los adolescentes.

Ahora, una investigación confirma que los medicamentos contra la adicción que ayudan a los adultos que abusan también pueden ayudar a los pacientes adolescentes.

"Los adolescentes con un trastorno de uso de opioides grave podrían beneficiarse de un medicamento como parte de un plan de tratamiento integral de mayor envergadura", aseguró la autora principal del estudio, la Dra. Deepa Camenga, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale.

Su equipo anotó que aunque la efectividad de medicamentos como la metadona, la buprenorfina o la naltrexona para el tratamiento de los adultos está bien establecida, las evidencias no han estado claras en los pacientes más jóvenes.

Para ayudar a remediar la situación, los investigadores de la Yale analizaron datos de 14 estudios publicados entre 1973 y 2018. Concluyeron que los adolescentes con adicción a los opioides pueden ser tratados con metadona, buprenorfina (Subutex/Suboxone) o naltrexona de liberación prolongada (Vivitrol).

El estudio se publicó el 11 de septiembre en la revista Journal of Studies on Alcohol and Drugs.

Hay una necesidad urgente de ese tipo de tratamientos, anotaron los investigadores. "En 2017, 900 adolescentes comenzaron a abusar de los analgésicos opioides cada día", escribieron.

Los padres que descubran que su hijo abusa de los opioides "deben intentar consultar a un psiquiatra en la adicción o a un especialista médico para ver si hay tratamientos adicionales que pudieran beneficiar a su hijo", planteó Camenga en un comunicado de prensa de la revista.

Además, los peligros de la adicción a los opioides sin tratar "superan con creces a los riesgos" del tratamiento con metadona, buprenorfina o naltrexona, encontró el estudio.

Pero demasiados adictos jóvenes no reciben tratamiento. Según el equipo del estudio, apenas alrededor de un 2 a un 5 por ciento de los adolescentes adictos a los opioides reciben tratamiento con uno de los medicamentos incluidos en el estudio, en comparación con un 12 a un 26 por ciento de los adultos.

"Hay una gran necesidad de mejorar el acceso de los adolescentes a los medicamentos para el tratamiento de [la adicción a los opioides] y de aumentar la capacidad de la fuerza laboral de atender a esos adolescentes", concluyeron los autores.

En general, el tratamiento con metadona, buprenorfina o naltrexona de liberación prolongada aumentó el número de adolescentes que permanecieron en el tratamiento, redujo su uso de opioides y condujo a una mayor abstinencia de los opioides, según el estudio.

Dos expertos que no participaron en el estudio estuvieron de acuerdo en que los adolescentes podrían beneficiarse.

"Esta afección de la atención de la salud afecta a todas las edades, y comprender que hay opciones disponibles para ayudar a tratarla es vital", señaló el Dr. Sandeep Kapoor, especialista en la adicción de Northwell Health en New Hyde Park, Nueva York. Los médicos debemos "abrir nuestra mentalidad y darnos cuenta de que incluso los adolescentes (e incluso los niños más jóvenes) se deben tomar en cuenta cuando se habla del tratamiento de la adicción".

"Como comentan los investigadores, los riesgos del trastorno de uso de opioides que no recibe tratamiento superan a los perfiles de riesgo de los medicamentos disponibles", enfatizó Kapoor. "Es la cruda realidad, y si un medicamento puede tener un rol en el plan general de atención, se debe discutir y explorar".

El Dr. Yili Huang es director del centro de gestión del dolor del Hospital Phelps En Sleepy Hollow, Nueva York. Subrayó que los adolescentes con problemas de abuso de opioides solo deben recibir tratamientos de parte de profesionales bien entrenados.

Por ejemplo, dijo Huang, "aunque es un tratamiento efectivo para la adicción a los opioides, la metadona puede ser un fármaco peligroso. La metadona debe ser administrada por proveedores muy experimentados porque hay mucha variabilidad respecto a cuánto tiempo o qué tanta cantidad permanece en el cuerpo". En muchos casos, la buprenorfina podría ser una opción más segura, aseguró.

Además, "con frecuencia la disponibilidad [de los medicamentos] puede ser una dificultad", comentó Huang. "Los emisores de receta deben obtener una dispensa para recetarlos a los pacientes, y muchos no tratan a adolescentes".

Los autores del estudio de la Yale se mostraron de acuerdo en que "todavía se necesita investigación para comprender la duración óptima del tratamiento y cómo lograr que los adolescentes permanezcan en el tratamiento".

Y en un editorial que se publicó junto con el estudio en la revista, Rachel Gonzáles Castañeda, de la Universidad de California, en Los Ángeles, y sus colaboradores enfatizaron que vencer una adicción a los opioides puede ser todo un desafío.

"Más de la mitad de los adolescentes con una adicción a los opioides que son tratados con los métodos estándar sufren recaídas", anotaron, "de forma que se deben tomar en cuenta alternativas, como el tratamiento con medicamentos".

Los autores del editorial añadieron que hay una falta de información sobre cómo los medicamentos para el tratamiento de los opioides podrían interactuar con otros trastornos mentales o físicos o sus tratamientos, y que se necesita mucha más investigación sobre la adicción a los opioides en los adolescentes.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre los adolescentes y los opioides.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión