Los médicos cuestionan el uso de la aspirina en dosis baja para la prevención del ataque cardiaco

Los médicos cuestionan el uso de la aspirina en dosis baja para la prevención del ataque cardiaco

DOMINGO, 17 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- A medida que envejecen, millones de estadounidenses preocupados sobre los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares (ACV) tomaban una aspirina en dosis baja cada día, pensando que el anticoagulante podría reducir su riesgo.

Pero unas nuevas directrices publicadas el domingo por dos grupos de cardiología plantean que, en la mayoría de los adultos, la práctica quizá ya no se justifique.

Las nuevas directrices sobre la salud cardiaca fueron publicadas en conjunto por el Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC) y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA).

Ambos grupos concurren en que en, actualmente, se piensa que en los adultos mayores con un riesgo bajo (sin antecedentes de ataque cardiaco, ACV o cirugías cardiacas), el riesgo de sangrado que la aspirina en dosis baja diaria acarrea supera a cualquier beneficio cardiaco.

"Los profesionales clínicos deben ser muy selectivos al recetar la aspirina a personas sin enfermedad cardiovascular conocida", señaló en una declaración el Dr. Roger Blumenthal, copresidente de la Directriz sobre la Prevención Primaria de la Enfermedad Cardiovascular de 2019 del ACC y la AHA.

"Es mucho más importante optimizar los hábitos de estilo de vida y controlar la presión arterial y el colesterol, en lugar de recomendar aspirina", planteó Blumenthal, profesor de cardiología en Johns Hopkins Medicine, en Baltimore.

Según Blumenthal, el mensaje es que "la aspirina debe limitarse a las personas con el riesgo más alto de enfermedad cardiovascular y un riesgo muy bajo de sangrado".

¿A qué se debe este cambio?

La AHA y el ACC apuntan que la investigación más actualizada muestra que incluso a una dosis baja (típicamente de 81 miligramos), las probabilidades de un sangrado peligroso que conlleva el uso diario de aspirina supera ahora a cualquier beneficio.

El Dr. Kevin Campbell, un cardiólogo que trabaja en Carolina del Norte, declaró a CNN que los avances en la atención cardiovascular podrían también haber hecho que la aspirina diaria sea un tratamiento obsoleto para la persona promedio.

"Por lo general, ahora tratamos mucho mejor factores de riesgo como la hipertensión, la diabetes, y sobre todo el colesterol alto", explicó Campbell, que no participó en la creación de las nuevas directrices.

"Eso hace la mayor diferencia", dijo, "y probablemente niega cualquier beneficio de la aspirina que se percibiera antes en la prevención primaria".

La AHA y el ACC enfatizaron que la aspirina diaria si tiene un rol importante para las personas con un riesgo alto: las que tienen antecedentes de ataque cardiaco, ACV o procedimientos cardiacos como un cateterismo o una cirugía a corazón abierto.

En esos casos, el uso diario de la pastilla anticoagulante "puede salvar vidas", afirmaron los grupos.

También se podría considerar el uso de aspirina diaria en dosis baja en las personas que tienen problemas para reducir el colesterol o controlar el azúcar en la sangre, siempre y cuando su riesgo de sangrado no supere a cualquier beneficio potencial, señalan las directrices.

Pero para las personas con un riesgo promedio de enfermedad cardiaca, un estilo de vida saludable es, con creces, el mejor camino hacia una vida larga y sana.

"La forma más importante de prevenir la enfermedad cardiovascular, ya sea una acumulación de placa en las arterias, un ataque cardiaco, un ACV, la insuficiencia cardiaca o problemas en la forma en que el corazón se contrae y bombea sangre al resto del cuerpo, es adoptar hábitos saludables para el corazón, y hacerlo a lo largo de toda la vida", enfatizó Blumenthal.

Esto incluye evitar fumar, el humo de segunda mano y vapear, dijeron los dos grupos cardiacos.

También significa ceñirse a una dieta saludable para el corazón que se enfoque en las frutas, las verduras, los frutos secos, los granos integrales y el pescado. La ingesta de sal, grasas saturadas, comida frita, carnes procesadas y bebidas azucaradas debe ser mínima.

El ejercicio también ofrece grandes beneficios al corazón. Se recomiendan al menos 150 minutos por semana de ejercicio de intensidad moderada, como por ejemplo caminar a paso vivo, nadar, bailar o andar en bicicleta.

Según las nuevas directrices, todos los pasos mencionados antes pueden ayudar a cumplir otra meta recomendada: mantener un peso saludable.

¿Y qué pasa con el colesterol? Una vida saludable ayuda a mantener a las arterias limpias, apuntaron la AHA y el ACC, pero si se necesita más ayuda, quizá haya que tomar estatinas.

"Las estatinas se deberían recomendar comúnmente junto con cambios en el estilo de vida para prevenir la enfermedad cardiovascular en las personas con niveles elevados de colesterol de lipoproteína de baja densidad [LDL] en o por encima de 190 mg/dl", explicaron los dos grupos en la declaración.

Las estatinas también podrían estar indicadas para las personas con "diabetes tipo 2 y cualquiera que se considere que tiene muchas probabilidades de sufrir un ACV o un ataque cardiaco al revisar sus antecedentes médicos y factores de riesgo", añadieron la AHA y el ACC.

Las nuevas directrices se presentaron el sábado en la reunión anual del ACC, en Nueva Orleáns.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre la prevención de los ataques cardiacos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión