SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Los lugares de trabajo de EE. UU. están agitados por la discordia postelectoral, encuentra una encuesta

Los empleados se sienten más estresados y cínicos, y la productividad laboral podría sufrir, encuentra una encuesta

Los empleados se sienten más estresados y cínicos, y la productividad laboral podría sufrir, encuentra una encuesta

MIÉRCOLES, 3 de mayo de 2017 (HealthDay News) -- Las salas de personal, los cubículos y los salones de juntas de todo el país son lugares mucho más divididos desde las elecciones presidenciales, sugiere una nueva investigación.

Una nueva encuesta de empleados estadounidenses encuentra que las discusiones políticas en el lugar de trabajo están estresando a las personas, e incluso menguando al rendimiento laboral.

De hecho, más o menos uno de cada cuatro empleados dijo que ahora evita a ciertos compañeros de trabajo debido a sus opiniones políticas.

Esto es lo que ha descubierto la nueva encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA). La encuesta de 2017 de más de 1,300 empleados adultos también encontró que el cinismo y la ansiedad de los trabajadores son ahora mayores que antes de las elecciones presidenciales de 2016.

Para aliviar la tensión, "quizá las empresas podrían preferir mantener las conversaciones políticas fuera del lugar de trabajo", apuntó David Ballard, director del Centro de Excelencia Organizacional de la APA.

Pero "la realidad es que esas discusiones, con frecuencia acaloradas, se han intensificado desde las elecciones, y plantean una amenaza para el bienestar de los empleados y el rendimiento de la empresa", advirtió en un comunicado de prensa de la APA.

"Las tensiones políticas son respecto a varios temas, no solo sobre quién ganó o perdió las elecciones", anotó Ballard. "Las personas a lo largo del espectro político tienen sentimientos muy fuertes sobre temas muy personales que afectan a sus vidas de forma directa, entre ellos la igualdad, las libertades civiles, el rol del gobierno, la justicia social y la seguridad económica", explicó.

"Ser bombardeado con actualizaciones en las noticias, las conversaciones en los medios sociales, y las discusiones con amigos y compañeros de trabajo puede reforzar los estereotipos sobre republicanos y demócratas, liberales y conservadores, perpetuar la mentalidad de 'nosotros contra ellos' y dividir a las personas", dijo Ballard.

La nueva encuesta en línea, realizada en febrero y marzo, incluyó a 1,311 adultos de EE. UU. empleados a tiempo completo o a medio tiempo. Con fines de comparación, los investigadores de la APA también analizaron una encuesta en línea anterior a las elecciones, realizada en septiembre, en la que participaron 927 empleados estadounidenses.

La encuesta más reciente encontró que un 26 por ciento de los empleados dijeron que se sentían tensos o estresados desde las elecciones, debido a las discusiones sobre política en el trabajo. Esto es un aumento significativo frente al 17 por ciento encontrado en la encuesta de septiembre.

Los debates políticos en el trabajo también dejaron a un 21 por ciento de los empleados sintiéndose más cínicos y negativos durante el día de trabajo, frente a un 15 por ciento antes de las elecciones, mostró la encuesta.

Más de la mitad de los empleados han participado en conversaciones sobre política desde las elecciones. La encuesta encontró que un 54 por ciento de los empleados encuestados han participado en debates de ese tipo, y entre esas personas, un 40 por ciento reportaron que esas discusiones han tenido un impacto negativo en su productividad, la calidad del trabajo o la percepción sobre sus compañeros de trabajo.

Esos empleados también dijeron que los debates sobre política han resultado en más estrés, tensión u hostilidad en el lugar de trabajo. En comparación, apenas un 27 por ciento de los empleados reportaron las mismas consecuencias negativas a partir de las discusiones sobre política en el trabajo antes de las elecciones.

"Ya sea sobre política o cualquier otra conversación difícil en el trabajo, los gerentes y supervisores deben crear un clima laboral donde personas con opiniones e historiales diversos puedan trabajar juntas con metas comunes sin que sus diferencias creen un ambiente tóxico", dijo Ballard.

Una de cada seis personas encuestadas dijo que los debates sobre política desde las elecciones han supuesto un estrés en sus relaciones en el trabajo. Los investigadores encontraron que un 16 por ciento de los participantes tenían una opinión más negativa de sus compañeros de trabajo, un 16 por ciento se sentían más aislados de los demás en el lugar de trabajo, un 17 por ciento dijeron que el trabajo en equipo había sufrido, y un 18 por ciento percibían su lugar de trabajo como un ambiente más hostil.

La encuesta también encontró que un 31 por ciento de los empleados habían sido testigos de compañeros que discutían sobre política, mientras que un 15 por ciento reportaron haber participado en discusiones sobre política.

Sacar el trabajo adelante ha resultado más difícil debido a los debates sobre política desde las elecciones para un 15 por ciento de los empleados encuestados. La calidad del trabajo sufrió en un 13 por ciento, y la productividad se redujo en un 14 por ciento, encontró la encuesta.

Entre las mujeres, el cinismo y la negatividad aumentaron de forma dramática desde las elecciones y las discusiones resultantes sobre política, al pasar de un 9 por ciento antes de las elecciones a un 20 por ciento después, mostraron los hallazgos.

La encuesta mostró que las personas que se identifican como liberales son más propensas que las moderadas o conservadoras a sentir más tensión o estrés debido a las discusiones sobre política en el trabajo. Pero los liberales también eran más propensos a reportar que esos debates sobre política en realidad les hacían sentirse más conectados con sus compañeros de trabajo.

Un psicólogo que revisó la encuesta no se sorprendió.

"La productividad y el bienestar psicológico en el lugar de trabajo pueden verse fuertemente afectados de forma negativa por el conflicto político", dijo Curtis Reisinger, jefe de servicios de psiquiatría y psicológicos en el Centro Médico Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva York.

Esto es así particularmente en cualquier lugar de trabajo que emplee a personas muy diversas, añadió.

Según Reisinger, la energía gastada en participar en o evitar los debates políticos puede realmente drenar la productividad y la felicidad de los empleados, de forma que los jefes deben minimizar el conflicto.

"Los líderes que usan su posición de autoridad para adoptar una opinión política particular limitan el funcionamiento de los equipos diversos", advirtió. Por otro lado, "los líderes que reconocen que no todo el mundo puede ganar, y que al mismo tiempo mantienen el enfoque en la misión de la organización, son a los que mejor les irá. Deben concentrarse en la misión, que es lo que los une, y no intentar resolver sus diferencias".

Más información

La Sociedad de Administración de Recursos Humanos (Society for Human Resource Management) ofrece más información sobre los debates políticos en el lugar de trabajo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad