SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Los líquidos intravenosos pueden dañar el cerebro de las personas con una complicación grave de la diabetes?

MIÉRCOLES, 13 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Durante años, los médicos pensaban que administrar líquidos por vía intravenosa (IV) con demasiada rapidez podría desencadenar una inflamación cerebral en los niños que experimenten una complicación grave de la diabetes conocida como cetoacidosis. Pero una nueva investigación muestra ahora que el tratamiento es seguro.

En cuatro escenarios distintos, la tasa de reemplazo del fluido y la concentración salina (de sal) en ese fluido no aumentaron el riesgo de lesión cerebral.

"Debemos dejar de pensar que la causa de la lesión cerebral es una infusión demasiado rápida de fluidos, y prestar atención al estado clínico del paciente y no restringir los fluidos en exceso", planteó la investigadora principal del estudio, la Dra. Nicole Glaser, profesora de pediatría en la sección de endocrinología de la Universidad de California, en Davis.

La cetoacidosis diabética (CAD) ocurre cuando los niveles de insulina bajan mucho, dijo Glaser. La insulina es una hormona que ayuda a llevar el azúcar de los alimentos a las células del organismo. Sin insulina, las células no pueden absorber el azúcar para usarlo como combustible, y se acumula en la sangre.

Sin la suficiente insulina, la grasa se descompone para usarla como combustible en su lugar. Cuando el cuerpo utiliza la grasa como combustible, un producto secundario de ese proceso son las cetonas. Tener un poco de cetonas es normal, y pueden observarse en las personas que están a dieta, dijo Glaser. Pero cuando los niveles de cetona están muy por encima de lo normal, la sangre se hace muy ácida.

La cetoacidosis diabética con frecuencia se observa en niños recién diagnosticados con diabetes tipo 1. Esa afección hace que el sistema inmunitario ataque por error a las células sanas que producen insulina en el páncreas. Una persona con diabetes tipo 1 ya no produce suficiente insulina por sí misma, y debe reemplazar la insulina perdida con inyecciones o con el uso de una bomba de insulina.

El Dr. Mark Sperling escribió un editorial publicado junto con el nuevo estudio. "Cada año, se diagnostica diabetes tipo 1 a más o menos 20,000 niños, y de ellos más o menos un tercio tienen CAD", señaló.

La cetoacidosis diabética también puede ocurrir cuando las personas olvidan una inyección de insulina, o si hay un problema con la bomba de insulina, anotó Sperling, profesor de endocrinología pediátrica y diabetes en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Un motivo de que el reemplazo rápido de fluidos se implicara como causa potencial de lesión cerebral es que los niños que tienen una CAD grave están muy deshidratados. Y los niños que están más deshidratados recibirían más fluidos con una mayor rapidez. Cuando los médicos indagaron qué tipo de tratamiento recibieron los que terminaron con lesiones cerebrales, lo único que destacó fue el reemplazo de fluidos.

"Pero esa teoría no tomó en cuenta la gravedad de la enfermedad, y como parecía que había una conexión entre el fluido excesivo y la lesión cerebral, el tratamiento estándar se convirtió en una infusión de fluidos con unas tasas muy bajas y con bastante lentitud", explicó Glaser.

El estudio incluyó a casi 1,300 niños con cetoacidosis diabética en 13 centros médicos. Fueron asignados al azar a uno de cuatro regímenes de tratamiento: una solución salina con una concentración del 0.9 por ciento a un ritmo rápido o lento, o una solución salina con un contenido del 0.45 por ciento a un ritmo de infusión lento o rápido.

Los investigadores evaluaron la memoria y el coeficiente intelectual (CI) de dos a seis meses tras la recuperación de la CAD.

Durante el estudio, 12 niños tuvieron una lesión cerebral, y uno falleció, según el informe.

Pero los investigadores no observaron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de tratamiento durante el tratamiento para la cetoacidosis diabética, ni en las evaluaciones de seguimiento a largo plazo de su memoria y CI.

"En el estudio actual, que se realizó en centros especializados con un personal especializado, parece poco probable que la lesión cerebral relacionada con la cetoacidosis diabética fuera provocada por la composición o la velocidad de la terapia intravenosa", escribió Sperling.

Lo que no está claro ahora es exactamente qué provoca las lesiones cerebrales en los niños con cetoacidosis diabética. Glaser dijo que una teoría es que la CAD podría provocar un flujo sanguíneo anómalo en el cerebro. También es posible que la afección desencadene de alguna forma una inflamación excesiva en el cerebro.

Sperling dijo que es importante que los niños con CAD reciban atención en centros y de médicos especializados en la diabetes.

Pero en realidad lo mejor es prevenir la cetoacidosis diabética en primer lugar, añadió.

"Cuando se aumenta la concienciación en la comunidad y en la profesión médica, eso puede ayudar a prevenir la CAD. Por ejemplo, si un maestro conoce los síntomas, puede avisar a los padres si un niño está pidiendo muchos permisos para ir al baño", apuntó Sperling.

"Las señales clásicas de la diabetes tipo 1 son beber y orinar mucho. Un síntoma importante es un niño que comienza a mojar la cama de nuevo", anotó. Si nota esas señales, pida al médico de su hijo que le haga pruebas de la diabetes.

El estudio aparece en la edición del 14 de junio de la revista New England Journal of Medicine. El esposo de Glaser, el Dr. Nathan Kupperman, también de la Universidad de California en Davis, fue el autor principal del estudio.

Más información

Para más información sobre la cetoacidosis diabética, visite la Asociación Americana de la Diabetes (American Diabetes Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad