SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

Los juzgados y las cárceles de EE. UU. podrían tener un papel clave en la reducción del abuso de los opiáceos

MIÉRCOLES, 6 de diciembre de 2017 (HealthDay News) -- Solo el 5 por ciento de las personas referidas a un tratamiento por adicción a los opiáceos por parte del sistema de justicia criminal de EE. UU. reciben el mejor tratamiento, según un estudio reciente.

Se considera que el uso de medicamentos como la metadona y la buprenorfina es el modo más efectivo de tratar la adicción a los opiáceos, afirmaron los investigadores de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins. Los medicamentos ayudan a controlar los síntomas de abstinencia y las ansias que pueden llevar a una recaída, y reducen el riesgo de sobredosis.

Por el contrario, el estudio encontró que el 40 por ciento de las personas referidas a un tratamiento de la adicción a los opiáceos por otras fuentes (como pueden ser los proveedores de atención de la salud, los empleadores o ellos mismos) fueron tratados con medicación.

Las bajas tasas de remisiones para tomar la medicación en las personas que están en el sistema de justicia criminal enfatiza que se trata de una oportunidad perdida para conectar a las personas con el riesgo más alto con un tratamiento efectivo, lamentaron los investigadores.

Sus hallazgos proceden de un análisis de aproximadamente 72,000 adultos que fueron admitidos por primera vez a un programa de tratamiento para el abuso de los opiáceos. Esto incluyó a más de 17,000 personas remitidas por la policía, jueces, fiscales, oficiales que supervisan a presos con libertad condicional u otros profesionales del sistema de justicia criminal local, estatal o federal.

El estudio encontró que solo al 4.6 por ciento de las personas que habrían llegado a través del sistema de justicia criminal se les dio la medicación como parte del régimen de tratamiento.

"Esta nueva investigación demuestra que una gran mayoría de las personas remitidas para un tratamiento de opiáceos por parte del sistema de justicia criminal no están recibiendo la atención óptima por su trastorno", advirtió la autora del estudio, Noa Krawczyk, estudiante de doctorado en el departamento de salud mental de la Hopkins.

"Este uso escaso de los medicamentos se debe a muchos factores, incluyendo el estigma cultural de que estos medicamentos están 'reemplazando un medicamento por otro' y que la recuperación solo puede lograrse mediante la abstinencia", dijo en un comunicado de prensa de la Hopkins. "Esta forma de pensar es contraria a las evidencias científicas".

El estudio aparece en la edición de diciembre de la revista Health Affairs.

"Si queremos abordar el riesgo de sobredosis entre las personas más vulnerables, al mismo tiempo que se reduce también el ciclo constante de personas que entran y salen de prisión, necesitamos tener tratamientos más efectivos para las personas que se encuentren dentro del sistema de justicia criminal", dijo el autor principal del estudio, Brendan Saloner. Saloner es profesor asistente de políticas y gestión de la salud de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins.

"El sistema de justicia tiene una oportunidad de ser un socio vital para reducir la tendencia de la crisis de opiáceos", señaló.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de las Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre la adicción a los opiáceos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad