Los investigadores están haciendo progresos contra el cáncer de ovario

Los investigadores están haciendo progresos contra el cáncer de ovario

JUEVES, 29 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- El cáncer de ovario puede ser difícil de vencer, sobre todo si vuelve a aparecer después del tratamiento inicial, pero una nueva investigación ofrece un poco de esperanza.

Un estudio descubrió que una nueva "inmunoterapia" dirigida para tratar el cáncer de ovario que ha vuelto a aparecer pareció promisoria en un ensayo pequeño e inicial. Por otra parte, un segundo equipo de investigadores descubrió lo que parece ser un marcador para las pacientes a las que les va mejor en general después del tratamiento.

"Estos estudios son emocionantes, pero muy iniciales", dijo la Dra. Eva Chalas, directora del Centro de Atención del Cáncer del Hospital de Winthrop de la NYU, en Mineola, Nueva York. Añadió que es bueno ver investigaciones sobre el cáncer de ovario, porque "se gasta poco dinero en este cáncer que con frecuencia resulta letal".

Chalas no participó en ninguno de los estudios.

El primer estudio incluyó a 29 mujeres que tenían un cáncer de ovario que había vuelto a aparecer. Las pacientes recibieron tratamiento con una vacuna contra el cáncer de ovario denominada Vigil. La vacuna, también conocida como inmunoterapia dirigida, está hecha para tratar el cáncer de cada mujer individualmente al usar células recolectadas del propio tumor de la mujer.

"El cáncer de ovario es una enfermedad tan difícil porque es una enfermedad distinta de una persona a otra. Así que creamos una vacuna específica para cada cáncer particular. Solo funciona para el tumor de esa paciente", explicó el autor del estudio, el Dr. Rodney Rocconi, jefe de ginecología oncológica en el Instituto Oncológico Mitchell de la Universidad del Sur de Alabama.

Rocconi dijo que el proceso de crear la vacuna requiere aproximadamente una semana. No tenía información de cuánto cuesta producir la vacuna.

La vacuna, administrada en inyecciones mensuales, funciona al potenciar la respuesta del sistema inmunitario ante el cáncer. También detiene la capacidad de las células del tumor de hacerse pasar por células normales ante el sistema inmunitario.

"Esperamos que este método nos permita ser mucho más específico de un paciente a otro, y nuestras tasas de respuesta han sido sorprendentemente buenas", dijo.

De las 29 mujeres, 20 lograron sobrevivir 3 años. La mediana de supervivencia general fue un poco más de 41 meses, según el informe.

El tratamiento fue muy bien tolerado. Las quejas más habituales se relacionaron con los problemas en el lugar de la inyección. Una mujer reportó que sentía una fatiga significativa.

Probablemente no todas las mujeres serían buenas candidatas para este tratamiento. Los investigadores usaron una prueba llamada ELISPOT antes del tratamiento. La prueba se usó para predecir si las células T del sistema inmunitario de cada mujer producirían una respuesta significativa o no. Cuatro de las 29 mujeres obtuvieron un mal resultado en la prueba ELISPOT. Solo una de estas mujeres sobrevivió 3 años.

Rocconi indicó que estas mujeres habían recibido una serie de tratamientos para el cáncer antes de la vacuna. Sus sistemas inmunitarios podrían haber quedado debilitados por el tratamiento anterior, sugirió, y por eso no pudo producir una respuesta fuerte.

Rocconi y sus colaboradores ya han programado dos ensayos de mayor tamaño de la vacuna.

Chalas afirmó que este tipo de terapia se usa con éxito en ciertas formas de leucemia y predijo que "este tipo de terapias van a cambiar el tratamiento completamente".

El cáncer de ovario es la quinta causa principal de mortalidad por cáncer en las mujeres estadounidenses, según la Asociación Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society). Dado que es difícil de detectar, con frecuencia se diagnostica en las últimas etapas, en las que es poco probable que se sobreviva.

El segundo estudio vino motivado por el éxito del desarrollo de tratamientos a partir de una familia de proteínas llamadas PARP. Esto medicamentos se llaman inhibidores de PARP. Cuando se bloquean la PARP 1 y 2 en las células cancerosas, se detiene la reparación del ADN y se produce la muerte celular.

El gen de la PARP 7 está amplificado en algunas mujeres con cáncer de ovario, pero no en todas. Cuando los investigadores del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, en Dallas, examinaron con mayor profundidad las diferencias entre las mujeres que tenían esta amplificación y las mujeres que no, vieron que la PARP 7 se asoció con una supervivencia general más larga.

El equipo (dirigido por la Dra. Lavanya Palavalli Parsons) encontró que la mediana de supervivencia general fue 6 meses más alta para las mujeres con amplificación de la PARP 7.

Sigue sin estar claro si hay implicaciones terapéuticas a partir de este hallazgo o si la PARP 7 se podría usar solo para predecir la supervivencia de una mujer. Tampoco está claro cuántas mujeres podrían estar afectadas por la amplificación de la PARP 7.

Chalas dijo que "los inhibidores de PARP son el descubrimiento disponible comercialmente en la actualidad más emocionante de los últimos 5 o 6 años. Y muestra la necesidad de mirar otras PARP que podrían ofrecer vías a tener en cuenta para el tratamiento".

Se conocen 17 PARP, indicaron los investigadores.

Los dos estudios se presentaron el lunes en la reunión anual del Sociedad de Oncología Ginecológica (Society of Gynecologic Oncology) en Nueva Orleáns. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Aprenda más sobre los tratamientos para el cáncer de ovario en la Sociedad Americana Contra El Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión