Los investigadores avanzan hacia un tratamiento para el VIH administrado una sola vez al año

Los investigadores avanzan hacia un tratamiento para el VIH administrado una sola vez al año

JUEVES, 30 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Los investigadores han reformulado un medicamento para el VIH en una versión que esperan que, al final, se puede tomar incluso apenas una vez al año.

El trabajo está tan solo en sus etapas iniciales, al haber sido estudiado en animales de laboratorio. Pero la meta es crear un medicamento para el VIH que se pueda inyectar anualmente, ofreciendo protección de la infección o control del virus en las personas que ya lo tienen.

Los investigadores, del Centro Médico de la Universidad de Nebraska, en Omaha, comenzaron con un medicamento que ya se encuentra en ensayos clínicos, llamado cabotegravir. Es un medicamento inyectado que se está desarrollando tanto para la prevención como para el tratamiento del VIH, y que está diseñado para administrarse cada uno o dos meses.

Los investigadores modificaron el cabotegravir químicamente para convertirlo en un "profármaco", es decir, una sustancia inerte que, una vez está dentro del cuerpo, se convierte en una forma activa. En este caso, la conversión sucede de forma gradual, y en los animales de laboratorio el medicamento se liberó durante hasta un año.

Los hallazgos, que aparecen en la edición en línea del 27 de abril de la revista Nature Materials, son un paso inicial, y queda mucho más trabajo.

"Todavía no lo hemos estudiado en humanos", señaló el investigador, el Dr. Howard Gendelman, director del departamento de farmacología y neurociencia del Centro de Nebraska.

Y es difícil predecir cuánto tiempo podría tardar en avanzar, según Gendelman.

"Estamos dando un nuevo uso a un medicamento que inventaron otras personas", dijo, y llevarlo a ensayos con humanos conllevará "múltiples facetas".

El cabotegravir está siendo desarrollado por ViiV Healthcare, con sede en Carolina del Norte. Pertenece a una clase relativamente más reciente de medicamentos para el VIH, llamados inhibidores de la integrasa. Funcionan al bloquear una enzima que el virus necesita para replicarse y propagarse.

Se está realizando un ensayo de prevención para ver si las inyecciones de cabotegravir, administradas cada ocho semanas, pueden reducir las tasas de infección en personas que ya tienen un riesgo alto de VIH. Otros ensayos están evaluando el fármaco para mantener la supresión del VIH en personas que ya han logrado que el virus llegue a niveles muy bajos con el medicamento estándar; aquí, se administra en inyecciones mensuales junto con otro fármaco, llamado rilpivirina.

La idea es liberar a las personas de la necesidad de pastillas diarias.

Los medicamentos orales para el VIH, que llegaron al mercado en los años 90, han cambiado el panorama de la epidemia. No son una cura, pero cuando las personas pueden cumplir el régimen farmacológico, el virus puede ser suprimido durante años.

"El principal problema al que nos enfrentamos hoy en día es el cumplimiento", comentó la Dra. Melanie Thompson, expresidenta de la Asociación de Medicina del VIH (HIV Medicine Association).

Tomar pastillas cada día de por vida "no es fácil", anotó Thompson, que no participó en el nuevo estudio. Las personas pueden simplemente olvidarse, dijo, o no llevar sus medicamentos en un viaje. También se les pueden acabar las pastillas, o tener problemas para costearlas.

En ese aspecto, unos medicamentos con una acción más prolongada podrían ser útiles. Por otro lado, apuntó Thompson, la seguridad se convierte en un problema incluso más importante si un medicamento permanece en el cuerpo durante un periodo largo.

"Si lo toma y no le va bien, no se puede deshacer de él", indicó. "No puede hacerlo desaparecer".

Otra pregunta es qué sucede en el cuerpo cuando se acerca el final de la vida del fármaco. ¿Se desactiva de repente? ¿O los niveles del fármaco menguan hasta que ya no son protectores, pero tal vez permiten al virus hacerse resistente al mismo?

Las preocupaciones sobre la seguridad también incluyen las posibles interacciones farmacológicas. ¿Qué sucede si alguien que toma un medicamento de acción prolongada desarrolla una infección y necesita medicamentos? O, preguntó Thompson, ¿qué pasa si queda embarazada?

Con una formulación anual, en lugar de cada dos meses, esos problemas son incluso más importantes.

"La idea de avanzar a algo que se administre una vez al año es emocionante", dijo Thompson. Pero, enfatizó, habría que resolver muchos factores desconocidos.

Gendelman dijo que si bien las inyecciones de cabotegravir sobre las que se están realizando ensayos ahora podrían liberar a las personas de las pastillas diarias, de cualquier forma requerirían unas visitas regulares al médico, y un pinchazo muscular regular en los glúteos, que puede resultar incómodo durante días.

Eso es lo que llevó a que él y su colaborador Benson Edagwa, profesor asistente, se embarcaran en el proyecto actual.

Edagwa, que es químico, diseñó las modificaciones necesarias para convertir al cabotegravir en un "nanocristal". Tras ser inyectado, gran parte de la sustancia modificada se instala en el músculo, y parte en el hígado y en el bazo, apuntó Gendelman. Con el tiempo, las enzimas del propio cuerpo lo convierten "con mucha lentitud" en el fármaco activo.

Al menos, esto es lo que sucede en los ratones y monos Rhesus de laboratorio. Con frecuencia, los resultados en los humanos son distintos que en los animales.

Y Thompson indicó que se necesita más investigación con animales para evaluar la seguridad. Los resultados del ensayo actual de prevención, en que el cabotegravir se administra cada ocho semanas, serán informativos, añadió.

Si alguna vez se usa una versión anual para el tratamiento del VIH, tendría que hacerse en conjunto con otro medicamento de acción prolongada, dado que, anotó Thompson, el VIH nunca se trata con un solo fármaco.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. ofrece más información sobre el tratamiento del VIH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión