Los informes sobre los suicidios de los famosos en los medios podrían desencadenar tragedias entre 'imitadores'

Los informes sobre los suicidios de los famosos en los medios podrían desencadenar tragedias entre 'imitadores'

LUNES, 30 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Los informes noticiosos sobre los suicidios podrían verse seguidos rápidamente de un aumento en las tasas de suicidio, sobre todo si contienen detalles que hacen sensacionalismo con la tragedia, encuentra un estudio reciente.

La investigación amplía las evidencias de un fenómeno conocido como "contagio de suicidio". Sucede cuando las personas vulnerables se identifican con alguien que se suicidó, y entonces ven esa ruta como una solución viable a sus propios problemas.

Apenas el mes pasado, las muertes de Kate Spade y Anthony Bourdain provocaron una amplia cobertura mediática, y muchos artículos describieron detalles de sus suicidios. Esto fue a pesar de las directrices de varios grupos médicos, entre ellos la Organización Mundial de la Salud, que desaconsejan a los periodistas que revelen ese tipo de detalles.

"Hace años que sabemos que los informes mediáticos sobre el suicidio parecen aumentar las tasas de suicidio durante cierto tiempo después", apuntó el investigador principal, el Dr. Mark Sinyor, psiquiatra en el Centro de Ciencias de la Salud Sunnybrook, en Toronto.

Su equipo encontró que las tasas de suicidio en Toronto tendían a aumentar en la semana posterior a un artículo noticioso sobre un suicidio, dependiendo de la forma en que se reportara la historia.

Los artículos que detallaban ciertos métodos de suicidio tenían más probabilidades de ser seguidos por un aumento en la tasa de suicidio de la ciudad.

Lo mismo sucedió con los artículos que incluían el método de suicido en el titular, y en los que trataban sobre el suicidio de una persona famosa.

Hay un "consenso amplio", afirmó Sinyor, sobre ciertas medidas que los medios de comunicación pueden adoptar para reportar los suicidios de forma responsable.

Además de evitar los detalles sobre el método de suicidio, los periodistas deben evitar cualquier especulación sobre los motivos de la muerte, según las directrices. También se deben evitar la cobertura en primera página y los titulares sensacionalistas.

"El suicidio se debe tratar como un problema de salud pública", dijo Sinyor. Entonces, cuando una persona famosa fallece por un suicidio, añadió, no se debe cubrir como un "artículo de entretenimiento" con un reportero de entretenimiento.

Por otra parte, las directrices también enfatizan algunos elementos que pueden ayudar a los informes mediáticos a tener un impacto positivo, afirmó Sinyor.

Se sugiere que los artículos incluyan entrevistas con expertos en la prevención del suicidio, que resalten los recursos para las personas que necesiten ayuda, y que discutan el hecho de que las afecciones de salud mental que provocan la conducta suicida se pueden tratar.

"En suicidio es complejo", dijo Sinyor. "Pero las afecciones que por lo general son subyacentes, como la depresión y el abuso de sustancias, son muy tratables. La inmensa mayoría de personas que piensan sobre el suicidio al final encuentran caminos hacia la resiliencia".

En el estudio, Sinyor y sus colaboradores analizaron casi 6,400 artículos noticiosos sobre el suicidio que se publicaron de forma impresa y en línea en importantes medios entre 2011 y 2014. Entonces, observaron si la tasa de suicidio de Toronto cambió en la semana tras cada artículo.

En ese periodo, se determinó que 947 muertes fueron suicidios.

El estudio solo encontró una asociación, pero en general, fue más probable que la tasa de suicidio aumentara, en lugar de mantenerse estable o bajar, cuando los artículos contenían ciertos elementos.

Por ejemplo, más o menos la mitad de los artículos sobre el suicidio de una persona famosa fueron seguidos por un aumento rápido en la tasa de suicidios de la ciudad, mientras que un 37 por ciento fueron seguidos por una reducción.

El informe se publicó el 30 de julio en la revista CMAJ.

Sinyor comentó que, claramente, no toda la cobertura del suicidio de una persona bien conocida tiene un impacto negativo.

Apuntó a los artículos en los medios tras la muerte del músico Kurt Cobain en 1994, las que, dijo Sinyor, por lo general enfatizaron su aspecto trágico. La investigación encontró que no hubo un aumento aparente en los suicidios luego, pero hubo un aumento en las llamadas a las líneas telefónicas para el suicidio de personas que buscaban ayuda.

Pero en el nuevo estudio, pocos artículos incluían alguno de los elementos recomendados a los periodistas que cubren los suicidios. Por ejemplo, apenas un 2 por ciento citaban algún recurso local de prevención del suicidio.

Al contrario, la mitad divulgaron el método de suicidio.

Eso es "desalentador", señaló Ian Colman, profesor asociado en la Universidad de Ottawa.

"Creo que es muy importante comprender por qué los periodistas no siguen las directrices", apuntó Colman, autor de un editorial publicado junto con el estudio. "O no saben que hay directrices o las ignoran voluntariamente".

Y en la época de los medios sociales, anotó, el alcance de los medios ha aumentado.

"Creo que todos deberían pensárselo dos veces al compartir artículos sobre el suicidio", planteó Colman. "Compartir artículos positivos con información sobre cómo obtener ayuda tiene el potencial de ser realmente útil. Por otro lado, los artículos sobre el suicidio de una persona famosa o que describen un método de suicidio podrían ser muy peligrosos".

Más información

Para obtener recursos, visite la Línea de Prevención del Suicidio.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión