Los gimnasios son un criadero fértil de gérmenes

Los gimnasios son un criadero fértil de gérmenes

DOMINGO, 12 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Se supone que ir al gimnasio mejora su salud, pero también puede ser un criadero de gérmenes del resfriado y de la gripe, advierte un experto.

"El mayor problema del gimnasio es que hay muchas áreas donde los gérmenes, virus y hongos pueden encontrarse durante todo el año", advirtió Bryan Combs, enfermero practicante de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Alabama, en Birmingham.

Los manubrios de las máquinas elípticas, las cintas, las bicicletas estacionarias y las máquinas de pesas son de los lugares más sucios del gimnasio.

"Aunque los manubrios se limpien con regularidad, los manubrios estarán cubiertos de bacterias", dijo Combs, y añadió que debe limpiar las máquinas antes y después de usarlas, cada vez.

"Debe usar toallitas o un aerosol desinfectante para limpiar las máquinas o pesos antes y después", planteó Combs en un comunicado de prensa de la universidad. "Cuando limpie el equipo, cuelgue una toalla en un área donde sepa que está limpia. Cuando acabe, límpiela de nuevo para la próxima persona".

Las toallas son otro problema potencial. "Aunque las toallas se hayan lavado, muchos gimnasios usan la misma canasta para llevar las toallas sucias al área de lavado, y luego usan la misma para llevar las toallas limpias, de forma que pueden contaminarse de nuevo", señaló Combs.

Lleve su propia toalla limpia al gimnasio y lave su toalla tras cada sesión de ejercicio.

También es importante lavar las botellas de agua con jabón y agua caliente tras cada uso.

"Algunas personas usan la misma botella de agua cada vez que van al gimnasio. Si no la lleva a casa y la lava, y va al gimnasio algunos o varios días por semana, la botella de agua podría estar cubierta de bacterias", advirtió Combs.

La bolsa del gimnasio también puede ser un refugio para las bacterias, así que es buena idea tratarla regularmente con un aerosol desinfectante.

Use siempre calzado en todas las áreas del gimnasio, sobre todo en los vestidores y la ducha. Si se sienta, coloque una toalla limpia encima del banco o asiento.

"Caminar descalzo en el vestuario o en las duchas es una forma fácil de contraer el SARM o una infección fúngica, como el pie de atleta. Al usar un calzado limpio, puede prevenir contraer algo que se propague mediante el contacto cutáneo", dijo Combs.

Cambie su ropa después de cada sesión de ejercicio. "Desde que salga del gimnasio, cambie de ropa lo antes posible. Mucha gente sigue usando su ropa sudada durante una hora o una hora y media. Es importante quitársela y ducharse lo antes posible tras el ejercicio", añadió Combs.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre los gérmenes y la higiene.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión