¿Los gérmenes resistentes a los antibióticos podrían transmitirse entre usted y su mascota?

MIÉRCOLES, 6 de abril de (HealthDay News) -- Los humanos y sus mascotas tienden a compartir unos estrechos vínculos, pero también podrían compartir bacterias resistentes a los antibióticos, muestra una nueva investigación.

Y lo que es todavía peor para los humanos es el hecho de que estas bacterias podrían contener genes resistentes a los antibióticos que hagan que las bacterias que ya tienen en sus cuerpos sean resistentes a ciertos antibióticos, como la penicilina o las cefalosporinas, añadieron los investigadores.

¿Los gérmenes resistentes a los antibióticos podrían transmitirse entre usted y su mascota?

"Encontramos evidencias de que se compartía Escherichia coli resistente a las cefalosporinas, que colonizaron el tracto intestinal tanto de las mascotas como de los dueños", señaló la investigadora principal, Juliana Menezes, estudiante doctoral de microbiología aplicada de la Universidad de Lisboa, en Portugal.

"Estos resultados son esenciales para demostrar la importancia de la diseminación de mascotas a humanos de bacterias resistentes a unos antimicrobianos críticamente importantes para la salud humana en el ámbito comunitario", dijo.

Aun así, este fue un estudio observacional, y no puede probar que un contacto cercano con las mascotas provoque de forma directa la infección con bacterias resistentes a los antibióticos, advirtieron los investigadores.

Las infecciones provocadas por unas cepas altamente resistentes con Enterobacteriaceae productoras de ESBL y de AmpC (AmpC-E) y Enterobacterales productoras de carbapenemasas (CPE), que son resistentes a múltiples antibióticos, son particularmente preocupantes.

La resistencia a los antibióticos es uno de los mayores peligros para la salud pública, porque pueden hacer que infecciones como la neumonía, la sepsis, las infecciones del tracto urinario y las infecciones de las heridas sean intratables, anotaron los autores del estudio.

Estos hallazgos refuerzan la necesidad de que las personas empleen una buena higiene con las mascotas y también de que reduzcan el uso innecesario de antibióticos, tanto en los animales como en los humanos.

En el estudio, Menezes y sus compañeros recolectaron muestras de heces de 58 personas sanas, 18 gatos y 40 perros de 41 hogares de Portugal, y además de 56 personas y 45 perros de 42 hogares de Reino Unido.

Las muestras se recolectaron a lo largo de cuatro meses, y se utilizó secuenciación genética para encontrar los tipos de bacterias de cada muestra y cualquier gen resistente a los medicamentos.

Entre 2018 y 2020, los investigadores encontraron que 15 de 103 mascotas (un 15 por ciento) y 15 de 114 dueños de mascotas (un 13 por ciento) portaban bacterias productoras de ESBL/AmpC.

De estos, casi la mitad de los gatos y los perros, y un tercio de las personas, tenían al menos una cepa de bacterias resistentes a múltiples medicamentos.

En cuatro hogares portugueses, los genes de resistencia a ESBL/pAMPc en las mascotas fueron los mismos que se encontraron en las muestras de heces de los dueños. En dos de los hogares, las bacterias de las mascotas se correspondían con las cepas de E. coli encontradas en las muestras de heces de sus dueños.

"A medida que las bacterias colonizaban al tracto gastrointestinal, la transmisión ocurrió a través de la ruta fecal-oral, de forma que unas buenas prácticas de higiene de parte de los dueños ayudarían a minimizar la transmisión, como por ejemplo que los dueños se laven las manos tras recoger las heces de sus mascotas", planteó Menezes. "Nuestros resultados enfatizan la necesidad de unos programas de vigilancia local continua para identificar el riesgo para la salud humana".

Los hallazgos se presentarán el 23 de abril en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, en Lisboa, Portugal. Los hallazgos presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

El Dr. Marc Siegel, experto en enfermedades infecciosas y profesor de medicina del Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York, afirmó que "no me sorprende que las bacterias, y también los genes resistentes, puedan ir de un lado a otro entre los humanos y los animales, y es un recordatorio para que los dueños de mascotas tengan más cuidado".

Usted podría tener una E. coli que no porte un gen de resistencia, pero que el que le pase su mascota se lo transfiera, y ahora tiene una E. coli resistente, explicó.

Siegel apuntó que el creciente problema de la resistencia a los antibióticos hace que los antibióticos habituales sean menos efectivos. Y el problema solo empeorará, advirtió.

"No creamos tantos antibióticos nuevos como antes", dijo Siegel. "Así que no tenemos tratamientos para seguirle al ritmo a las bacterias resistentes en aumento".

El problema es que se gana poco dinero al desarrollar nuevos antibióticos, lamentó Siegel. "Si alguien toma una pastilla cada día, la compañía farmacéutica gana dinero. Si solo la toma si tiene un brote, no gana, es así de sencillo", observó.

Para evitar contraer bacterias resistentes a los antibióticos de sus mascotas, Siegel recomienda que se lave las manos con más frecuencia cuando esté cerca del animal.

"Quizá piense que cuando su mascota lo lame es una señal de amor, pero tal vez no sea nada conveniente para usted", añadió.

Más información

Aprenda más sobre las bacterias resistentes a los antibióticos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Juliana Menezes, PhD student, applied microbiology, University of Lisbon, Portugal; Marc Siegel, MD, professor, medicine, NYU Langone Medical Center, New York City; April 23, 2022, presentation, European Congress of Clinical Microbiology & Infectious Diseases, Lisbon, Portugal

Comparte tu opinión