Trump: sus factores de riesgo aumentan el riesgo de una COVID grave

Trump: sus factores de riesgo aumentan el riesgo de una COVID grave
| Foto: HEALTHDAY

La edad, el peso y el sexo son tres factores de riesgo de una enfermedad grave con la COVID-19 que podrían complicar la infección con el coronavirus del Presidente Donald Trump, señalaron el viernes los expertos médicos.

Trump anunció el viernes en una publicación en Twitter a la 1 a.m. que tanto él como su esposa, Melania Trump, habían tenido un resultado positivo del nuevo coronavirus, poco después de que su asesora cercana Hope Hicks diera positivo.

Trump tiene 74 años, y su estatura y su peso, de 6 pies 3 pulgadas (1.9 metros) y 244 libras (casi 111 kilos), hacen que su índice de masa corporal (IMC) sea de más o menos 30.5, lo que se considera obesidad.

"La edad parece ser el factor de riesgo más prominente. Si observamos las edades de a partir de 60 años, con cada intervalo de 10 años la tasa de enfermedad grave y hospitalizaciones aumenta", indicó el Dr. David Banach, un experto en enfermedades infecciosas de Uconn Health en Farmington, Connecticut.

También se ha mostrado que el peso tiene un rol significativo en la gravedad de la enfermedad con la COVID-19, comentó la Dra. Stacey Rizza, profesora de enfermedades infecciosas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

"Los factores de riesgo que muestran de forma constante que son preocupantes respecto a tener unos malos resultados son una enfermedad cardiaca o pulmonar subyacente y, de manera muy contundente, la obesidad", dijo Rizza. "En un estudio tras otro, se muestra constantemente que un IMC por encima de 30 es un factor de riesgo de tener un mal resultado con la COVID".

Trump también toma medicamentos para contrarrestar el colesterol alto, que es otra afección de la salud que se sabe que aumenta los riesgos de la COVID-19.

Y esto no es todo: los expertos han notado que los hombres son más propensos a sufrir una infección grave con la COVID-19 que las mujeres.

Banach enfatizó que, a pesar de esos riesgos obvios, "el espectro de la enfermedad es muy amplio, en términos de qué prever".

Pero como Trump cae en un grupo de alto riesgo, "será importante monitorizar el desarrollo de síntomas y, si ocurren, evaluar su gravedad", aseguró el Dr. Amesh Adalja, experto sénior del Centro de Seguridad de la Salud Johns Hopkins, en Baltimore. "Las personas con unos factores de riesgo similares son más propensas a ser hospitalizadas y a tener una enfermedad grave, aunque podrían al final recuperarse sin la necesidad de hospitalización".

Varios canales de noticias reportaron a primera hora del viernes que Trump está experimentando unos síntomas leves de COVID-19, y todos citaron a los funcionarios de la Casa Blanca o a personas que están familiarizadas con su condición.

El The New York Times dijo que Trump tiene "síntomas de resfriado" y que parecía estar letárgico en un evento de recaptación de fondos al que asistió en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, la noche del jueves, justo después de la prueba positiva de Hicks y mientras esperaba sus propios resultados.

El presidente entró en contacto con unas 100 personas en el evento de recaptación de fondos de Nueva Jersey, durante el cual no usó una máscara, reportó el Times.

Según los informes, Hicks comenzó a sentirse mal al volver de un viaje a un gran mitin de campaña que Trump celebró en Duluth, Minnesota, el miércoles, y se aisló a bordo del Air Force One como medida de precaución, reportó Newsweek.

"Se debería realizar un rastreo de contactos de todas las personas con quienes haya tenido un contacto prolongado, para identificar a esos individuos y ponerlos en cuarentena, con el objetivo de minimizar cualquier propagación adicional de la infección", planteó Banach.

El gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, un demócrata, está instando a todas las personas que asistieron al evento de recaptación de fondos a tomar unas "medidas de precaución integrales", según el Times.

Murphy aseguró que se está realizando el rastreo de contactos, y que las personas expuestas al presidente deberían hacerse la prueba y ponerse en autocuarentena.

El hecho de que ahora los médicos sepan mucho más sobre la COVID-19 que al inicio de la pandemia, incluyendo qué prever y cómo reaccionar a distintas situaciones médicas, ayuda al pronóstico de Trump, observó el Dr. David Battinelli, vicepresidente sénior y director médico de Northwell Health, un sistema de atención de la salud de Nueva York.

"En el pasado, era una enfermedad para la cual no teníamos un modelo mental en cuanto a la historia natural de la enfermedad", observó Battinelli. "En unos meses, reuniendo informes de todo el mundo, ya sabemos las distintas cosas que podrían suceder y el momento en que podrían suceder".

La desventaja es que todavía no se ha probado que ningún fármaco sea igual de efectivo para tratar a la COVID-19 que los antivirales como el Tamiflu para la influenza estacional, añadió Battinelli.

"Hasta la fecha está bastante claro que no hay un tratamiento efectivo, aparte del mejor cuidado de respaldo", apuntó Battinelli. En los casos graves, la atención de respaldo para la COVID-19 podría incluir fluidos por vía intravenosa, oxígeno y ventilación mecánica.

El diagnóstico de Trump muestra que "la COVID sigue siendo un importante problema de salud pública", enfatizó Banach.

"Todavía hay individuos infectándose por todo el país. Cada día hay más de 40,000 casos nuevos. No es el momento de descuidarnos", dijo Banach.

Rizza comentó que "sabemos sin ninguna duda que hay medidas que podemos tomar para reducir la transmisión en general, que la salud púbica continuará enfatizando".

Entre estas medidas se encuentran usar máscaras cuando esté cerca de otras personas, desinfectar los artículos y las áreas que se tocan con frecuencia, el distanciamiento social y una buena higiene de las manos.

"Si todo el mundo las practicara, esas cuatro medidas que conocemos reducirían dramáticamente la propagación de la infección", añadió Rizza.

Comparte tu opinión