Los estadounidenses captaron el mensaje sobre el distanciamiento social, muestra una encuesta

Los estadounidenses captaron el mensaje sobre el distanciamiento social, muestra una encuesta

LUNES, 6 de abril de 2020 (HealthDay News) -- Los estadounidenses han recibido el mensaje sobre la importancia del distanciamiento social para parar la pandemia del coronavirus, muestra una encuesta reciente.

La encuesta, realizada por Associated Press y el Centro NORC de Investigación en Asuntos Públicos, encontró que un 94 por ciento de los estadounidenses dijeron que se mantienen alejados de los grandes grupos, un aumento respecto a un 68 por ciento hace seis semanas. Ahora, un 86 por ciento afirman que están evitando a las demás personas todo lo posible.

En la actualidad, la mitad de los estadounidenses están extremadamente o muy preocupados de que ellos o un familiar se infecte con el virus. Esto se compara con un 22 por ciento que afirmaron lo mismo en febrero. Un 34 por ciento adicional están un poco preocupados, mostró la encuesta.

Esa preocupación lleva a acciones concretas. Un 92 por ciento de los estadounidenses afirman ahora que se lavan las manos con una mayor frecuencia, mientras que un 70 por ciento intentan no tocarse la cara. Más o menos la mitad, un 52 por ciento, reportan ahora que acumulan comida adicional, en comparación con un 35 por ciento que dijeron que lo hacían a principios de marzo.

Los esfuerzos parecen estar comenzando a dar resultados: los pronósticos más recientes del Instituto de Mediciones y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en Seattle, mostraron unos estimados más bajos sobre la necesidad de camas de hospital, camas de cuidados intensivos y ventiladores en Estados Unidos para las próximas semanas.

Hasta cierto punto, las predicciones revisadas reflejan "una infusión masiva de datos nuevos" de muchos estados, comentó el director del instituto, el Dr. Christopher Murray.

Respecto a las muertes por el virus, los estimados máximos también son más bajos ahora, mostró el informe del IHME. El instituto predice 81,766 fallecimientos, con un rango de entre 49,431 y 136,401, una reducción respecto a las 240,000 que se predecían hace una semana. El día pico estimado, indicó el modelado, es ahora el 16 de abril, y ese día se predicen 3,130 muertes en todo el país.

Las cosas han mejorado tanto en el estado de Washington que el gobernador, Jay Inslee, anunció que su estado enviará 400 ventiladores a Nueva York y a otros estados muy afectados, reportó el Seattle Times.

Pero la mejora en las estadísticas no es una señal de que el distanciamiento social ya se pueda abandonar, enfatizó Murray.

"Como notamos antes, la trayectoria de la pandemia cambiará, y dramáticamente a peor, si las personas se relajan respecto al aislamiento social u otras precauciones", señaló Murray en un comunicado de prensa del IHME. "El declive en más regiones fortalecen a nuestros pronósticos. Es evidencia de que el distanciamiento social es esencial. Nuestros pronósticos dan por sentado que el distanciamiento social siga en vigor hasta finales de mayo".

"Nuestros estimados suponen que las medidas estatales de distanciamiento social continúan en los estados donde ya se han promulgado, y en los estados que no han tomado esas medidas, se supone que lo harán en un plazo de siete días", añadió Murray. "Si las medidas de distanciamiento social se relajan o no se implementan, EE. UU. experimentará una mortalidad más alta, el pico en la mortalidad será más tarde, la carga de los hospitales será mucho mayor, y los costos económicos seguirán aumentando".

La encuesta de AP y NORC ofrece una nota interesante para los estadounidenses. Los que se encontraban en estados que no estaban bajo una orden estatal de confinamiento en casa en o antes del 26 de marzo fueron igual de propensos que los estadounidenses que sí estaban en esos estados a decir que evitaban el contacto con los demás.

"Para mí, es simplemente sentido común", aseguró Richard Walker, que tiene 62 años y vive en St. Agustine, Florida, reportó AP.

Walker comentó que él y su familia comenzaron a hacer cambios antes de que el gobernador Ron DeSantis emitiera la orden de confinamiento en casa en Florida la semana pasada.

Ya no ven a su nieta de 3 años una vez por semana, y su hija de 33 años hace su compra de comida, dijo Walker a AP.

Junto con los cambios sociales, la incertidumbre económica ha tenido un amplio impacto en los estadounidenses que trabajan, encontró la encuesta. Entre los que tenían empleo antes del brote, un 23 por ciento dijeron que ellos o un familiar habían sido despedidos, un 38 por ciento tienen un horario reducido, un 27 por ciento están bajo licencia sin pago, y a un 26 por ciento le redujeron el sueldo o el salario.

En total, más o menos la mitad de los trabajadores han experimentado al menos una forma de pérdida de ingresos familiares, encontró la encuesta.

Kyle Beason, de Bowling Green, Ohio, aseguró a AP que tanto a él como a su novia les habían reducido el horario en la fábrica donde trabajan. El hombre de 26 años dijo que la pareja todavía puede pagar sus facturas, pero que eso podría cambiar si las cosas no mejoran pronto.

"Espero que las personas hagan lo que deben hacer, es decir, quedarse en casa todo lo posible o alejarse de los demás, para que esto pueda acabar", declaró Beason a AP.

Más información

Para más información sobre el nuevo coronavirus, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.net

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión