Los defensores de los animales proponen el cierre de los 'mercados húmedos' para prevenir la próxima plaga viral

Los defensores de los animales proponen el cierre de los 'mercados húmedos' para prevenir la próxima plaga viral

LUNES, 13 de abril de 2020 (HealthDay News) -- En algún momento de finales de otoño de 2019, probablemente en un "mercado húmedo" de animales vivos en Wuhan, China, una cepa de coronavirus que antes solo habían portado los animales dio el salto a los humanos.

Hay varias teorías sobre las especies intermediarias implicadas: serpientes, murciélagos e incluso una criatura parecida a un armadillo, llamada pangolín, se han imputado.

Unos meses más tarde, una pandemia global desencadenada por el virus mutado ha infectado a más de 1.9 millones de personas, ha acabado con las vidas de más de 115,000 y ha provocado estragos en las economías.

Ahora, los defensores de los derechos de los animales y las esferas de salud pública están advirtiendo que podría ocurrir un brote incluso peor si los mercados húmedos del mundo no se cierran para siempre.

China, en particular, tiene una larga historia en la venta de animales salvajes como alimento o con fines medicinales en los mercados húmedos urbanos.

Según la Humane Society International (HSI), después de que la COVID-19 se convirtiera en un problema global, la presión internacional obligó a China a introducir una prohibición temporal de la venta de animales salvajes como comida a principios de marzo. Pero la prohibición todavía no se ha convertido en ley, y los animales salvajes usados con otros fines (como la medicina tradicional y la "crianza" de ciertos animales salvajes) no se incluyen en la prohibición, anota la HSI.

Pero "la pandemia actual de COVID-19 ha ilustrado lo letal que puede ser el comercio de los animales salvajes, no solo para los animales salvajes implicados, sino también para las personas de todo el mundo", advirtió Teresa Telecky, vicepresidenta de fauna salvaje de la HSI.

"La COVID-19 ha acabado con las vidas de miles de personas, y es probable que tenga unos impactos negativos duraderos en las economías locales y en la economía global", señaló en un comunicado de prensa de la sociedad. "Es un punto de inflexión que los gobiernos de todo el mundo no deben pasar por alto".

La HSI hace un llamamiento para la detención inmediata del comercio, transporte y consumo de los animales salvajes, que plantean un riesgo de brotes futuros de enfermedades humanas, como la pandemia del coronavirus. El grupo describió sus inquietudes en un documento técnico que envió a los gobiernos de todo el mundo.

Hace mucho que los científicos sospechan que el consumo humano de los animales que en general se encuentran en estado salvaje tiene que ver con los brotes humanos de enfermedades de origen "zoonótico" (que se origina en los animales).

Entre éstos se encuentran el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), que surgió en China en 2003, y que se creyó que comenzó cuando las personas consumieron civetas vendidas como carne.

Se determinó que el origen de otro brote, el síndrome respiratorio de Oriente Medio, que surgió en Oriente Medio en 2012, fueron los murciélagos, y luego los camellos. También se piensa que el ébola y el VIH han tenido sus orígenes en especies de animales salvajes.

Según la HSI, se estima que un 75 por ciento de las enfermedades emergentes en los humanos se propagan a partir de otros animales.

Los orígenes de la pandemia actual de coronavirus no se han determinado, pero es probable que se haya originado en un mercado de Wuhan en donde se vendían y sacrificaban animales, según la HSI.

Si bien la prohibición temporal de los mercados húmedos implementada en China es un buen primer paso, se debe hacer más, enfatizó Telecky.

"Con el fin de abordar del todo los brotes futuros, es imperativo que los países prohíban de forma permanente el comercio de animales salvajes, incluso para medicinas, pieles y como mascotas", enfatizó. "Con el alto riesgo para la salud humana y la protección de los animales salvajes, no hay lugar para la autocomplacencia ni las medias tintas".

Pero en todo el mundo, y sobre todo en Asia, los mercados húmedos continúan prosperando. En esos mercados, los animales salvajes de varias especies se hacinan en condiciones antihigiénicas y estresantes. Muchos animales son sacrificados o se venden como mascotas, lo que crea una vía perfecta para la transmisión de las enfermedades zoonóticas, comentó la HSI.

Como nunca está claro cuál especie sirve como puente en una nueva pandemia, una prohibición debería incluir la venta de todas las especies de animales y aves salvajes, planteó la HSI.

Se sabe que los murciélagos, en particular, portan virus potencialmente peligrosos, entre ellos coronavirus. Pero como apunta la HSI, los murciélagos se venden en mercados del este y el sureste de Asia, en las Islas del Pacífico, y en África subsahariana.

Las aves silvestres también pueden transmitir virus. De hecho, los mercados de aves silvestres de Vietnam se han vinculado con el surgimiento y la propagación de la gripe aviar H5N1, según el grupo de defensoría.

Por supuesto, el comercio de animales salvajes es el medio de subsistencia de muchas personas, de manera que Telecky también insta a los gobiernos a ayudar "a los comerciantes a encontrar fuentes de ingreso alternativas lo antes posible".

En China están apareciendo algunas señales de esperanza, anotó la HSI. En abril, una importante ciudad China, Shenzhen, emitió una prohibición permanente de todo comercio y consumo de animales salvajes, y además de perros y gatos.

Como parte del día mundial de la salud, el 7 de abril, la Humane Society International y 241 organizaciones más también firmaron una carta para la Organización Mundial de la Salud en que le pedía excluir el uso de animales salvajes de la medicina tradicional china.

Más información

WildAid ofrece más información sobre los mercados de animales salvajes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión