Los defectos congénitos afectan a un 7 por ciento de los bebés expuestos al Zika, según un estudio

Los defectos congénitos afectan a un 7 por ciento de los bebés expuestos al Zika, según un estudio

MIÉRCOLES, 14 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio de mujeres embarazadas en el Caribe ofrece una mayor confirmación de que el virus del Zika provoca defectos congénitos, sobre todo si la infección ocurre a principios del embarazo.

Más o menos un 7 por ciento de las mujeres infectadas con el Zika en los territorios franceses del Caribe dieron a luz a bebés que sufrían de defectos congénitos del cerebro y de los ojos, informan unos investigadores.

Esas cifras se acercan a las reflejadas en un registro de Estados Unidos de los resultados de los embarazos afectados por el Zika, anotaron los investigadores.

El virus "sin duda debe añadirse a la lista de agentes infecciosos que pueden provocar defectos congénitos graves, como el virus de la rubeola, el citomegalovirus y otros", dijo el investigador líder, el Dr. Bruno Hoen, director de enfermedades infecciosas y tropicales en el Hospital Pointe-a-Pitre, en Guadalupe.

El Zika, un virus transmitido por los mosquitos, surgió en Brasil en 2013. Se propagó rápidamente a lo largo de América del Sur y Central y el Caribe, usualmente provocando solo síntomas leves en los adultos. Pero los bebés expuestos al Zika en el útero sufrían consecuencias graves.

Entre marzo y noviembre de 2016, los investigadores siguieron los embarazos de 546 mujeres con una infección confirmada con el Zika en los territorios franceses del Caribe de Guyana Francesa, Guadalupe y Martinica.

Los defectos congénitos se desarrollaron en 39 fetos y bebés, dijeron los investigadores.

La microcefalia fue el defecto congénito más común, ya que ocurrió en 32 fetos y bebés. Este defecto provoca unos cerebros y cráneos anómalamente pequeños.

17 bebés también presentaban señales de síndrome de Zika congénito, un conjunto de defectos congénitos que incluyen la microcefalia, una reducción en el tejido cerebral, daño ocular, articulaciones inmóviles o discapacitadas, y rigidez en las extremidades.

El riesgo de defectos congénitos más alto fue a principios del embarazo, pero siguió siendo significativo en cualquier momento, encontraron los investigadores. El rango fue de casi un 13 por ciento en el primer trimestre, de menos de un 4 por ciento en el segundo, y de más de un 5 por ciento en el tercero.

El riesgo de microcefalia, en particular, fue de alrededor de un 3.7 por ciento en el primer trimestre, en contraste con menos de un 1 por ciento en el segundo y ningún riesgo en el tercero.

Los nuevos hallazgos aparecen en la edición del 15 de marzo de la revista New England Journal of Medicine.

"Observaron, como hemos observado en nuestra vigilancia, que hay un riesgo de defectos congénitos graves con una infección en cualquier momento del embarazo, pero que el riesgo es más alto y los resultados más graves cuando esas infecciones ocurren a principios del embarazo", señaló Margaret Honein, jefa de defectos congénitos en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los estudios que sigan a todos los niños nacidos de embarazos que fueron infectados con el Zika serán importantes para sopesar los efectos completos del virus, dijo Honein, autora de un editorial publicado junto con el nuevo trabajo.

"Seguir a los niños de esta cohorte para comprender del todo el rango completo de resultados y discapacidades que se producen será incluso más importante", planteó Honein.

"Sabemos que pueden ocurrir otras consecuencias, como convulsiones y dificultades para tragar. Cada día aprendemos más sobre qué otras discapacidades podrían tener esos niños, a qué dificultades de aprendizaje podrían enfrentarse", siguió Honein. "Necesitamos esta información para planificar los servicios que las familias necesitarán para ayudar a esos niños a que les vaya bien".

El estudio también enfatiza la necesidad de que las mujeres tengan cuidado, aunque actualmente no hay una epidemia de Zika en varias partes del mundo, concluyó Honein.

"Aunque el Zika ha desaparecido de los titulares, es muy importante que las mujeres embarazadas no viajen a áreas con un riesgo de Zika, y que las mujeres embarazadas que viven en áreas con el Zika tomen medidas para prevenir las picaduras de mosquitos y la transmisión sexual", comentó.

Un estudio publicado en enero sugirió que estos defectos congénitos ocurren debido a la respuesta inmunitaria abrumadora de una mujer al Zika, en lugar de directamente por el virus mismo. Ese estudio se publicó en la revista Science Immunology.

Más información

Para más información sobre el Zika, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión