Los corazones de los soldados estadounidenses están en peores condiciones que los de los civiles

Los corazones de los soldados estadounidenses están en peores condiciones que los de los civiles

MIÉRCOLES, 5 de junio de 2019 (HealthDay News) -- Una investigación reciente destruye la imagen de los soldados de EE. UU. como la personificación de la aptitud física y la preparación para el combate. Al contrario, es menos probable que tengan una presión arterial ideal que sus contrapartes civiles.

De hecho, menos de un tercio del personal activo del Ejército tiene una presión arterial ideal (de 120/80 mm Hg), en comparación con más de la mitad de la población general, encontraron los investigadores.

"Es inesperado que, dado el proceso de reclutamiento, el personal del Ejército de esas edades estén en peores condiciones que la población civil", comentó el investigador, el Dr. Darwin Labarthe, profesor de medicina preventiva en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Los reclutas militares quedan excluidos del servicio si tienen hipertensión, explicó Labarthe.

El Dr. Byron Lee, director de los laboratorios y las clínicas de electrofisiología de la Universidad de California, en San Francisco, añadió que "los hallazgos de este estudio son sorprendentes. Los soldados deberían tener una mejor salud cardiaca que la población general, pero no es así. Me pregunto si el estrés o las dietas saladas de los militares pudieran ser el motivo".

Labarthe no está seguro del motivo de que el personal militar tienda a tener una presión arterial más alta. Es algo que tiene la intención de investigar. Pero no descarta la teoría de Lee de que el estrés, en particular durante el combate, y la dieta pudieran tener un rol.

Además, el Ejército saca muchos reclutas de poblaciones desfavorecidas que ya están en riesgo de desarrollar hipertensión, anotó.

La otra preocupación de Labarthe es qué sucede con esos soldados cuando envejecen. Es muy posible que tengan problemas cardiacos durante toda la vida, apuntó.

"Es un problema que se puede remediar, y deberíamos estarlo abordando", dijo.

En el estudio, Labarthe y sus colaboradores evaluaron a más de 263,000 soldados activos de 17 a 64 años, que fueron examinados en 2012. Ese grupo se comparó con un grupo similar de civiles que participaron en la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de 2011 a 2012.

Los investigadores compararon los grupos respecto a factores como fumar, el peso, la presión arterial y la diabetes. En general, en comparación con los civiles, no hubo más soldados que fumaran o tuvieran diabetes.

La suposición inicial de Labarthe había sido que, como el personal militar es activo y hace mucho ejercicio, tendría una mejor salud. Pero las tasas de una buena salud cardiaca fueron bajas en ambos grupos, advirtió.

Entre los que tenían de 17 a 29 años, apenas un 16 por ciento de la población civil y menos de un 10 por ciento de los miembros del ejército tuvieron calificaciones ideales en todas las categorías de salud que los investigadores estudiaron.

Según Labarthe, la enfermedad cardiaca afecta al Ejército más que cualquier otra enfermedad crónica, y está en aumento. En 2014, un 9 por ciento de los soldados tenían una enfermedad cardiaca, en comparación con un 7 por ciento en 2007.

El Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles, apuntó que la enfermedad cardiovascular es una importante causa de muerte y discapacidad en hombres y mujeres.

"Mejorar la salud cardiovascular de los militares y la población general debería ser una mayor prioridad", señaló Fonarow. "Existen métodos basados en las evidencias para mejorar la salud cardiaca, pero se necesitan estrategias mucho más efectivas para implementar esas conductas saludables".

El informe aparece en la edición en línea del 5 de junio de la revista Journal of the American Heart Association.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la hipertensión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión