Los confinamientos redujeron la contaminación del aire, pero los vecindarios pobres se beneficiaron menos

VIERNES, 23 de julio de 2021 (HealthDay News) -- Si pensaba que el aire era más limpio durante el momento álgido de la pandemia de COVID-19, no se lo estaba imaginando. Pero los cielos limpios fueron menos evidentes en las áreas más pobres de Estados Unidos, encuentra un estudio reciente.

Lo confinamientos relacionados con la pandemia de COVID-19 redujeron los niveles generales de contaminación atmosférica con dióxido de nitrógeno en muchas ciudades de EE. UU. Pero los niveles siguieron siendo más altos en los vecindarios pobres y de las minorías que en las comunidades más ricas y blancas en las ciudades, según los investigadores de la Universidad de George Washington.

Los confinamientos redujeron la contaminación del aire, pero los vecindarios pobres se beneficiaron menos

"Este estudio muestra que una pandemia incomparable y una reducción sin precedente en las emisiones no fueron suficientemente grandes como para limpiar el aire en los vecindarios pobres y minoritarios", comentó el investigador principal del estudio, Gaige Kerr.

"Se necesitan medidas urgentes para reducir o eliminar estar disparidades, proteger la salud pública y potenciar la justicia medioambiental", añadió Kerr, científico investigador de la Facultad de Salud Pública del Instituto GW Milken, en Washington, D.C.

El dióxido de nitrógeno es producido al quemar combustibles fósiles como el carbón, el petróleo, la gasolina o el diésel a altas temperaturas. Los coches, camiones y autobuses son la mayor fuente de emisiones de dióxido de nitrógeno en las ciudades, seguidos por las plantes eléctricas y las fábricas.

En este estudio, los investigadores examinaron los cambios en los niveles de dióxido de nitrógeno en las ciudades de todo Estados Unidos después del cierre de las escuelas y los negocios en marzo de 2020 debidos a la pandemia.

"Nueva York y otras importantes áreas urbanas tenían un aire más limpio, ya que muchas personas que tenían que hacer desplazamientos y otras no estaban en las carreteras", señaló Kerr en un comunicado de prensa de la universidad. "Al mismo tiempo, nuestro estudio muestra que. . . el dióxido de nitrógeno seguía siendo desproporcionadamente alto en los vecindarios marginados, sobre todo de latinos y negros".

En este tipo de vecindarios en algunas ciudades, los niveles de dióxido de nitrógeno durante la pandemia fueron un 50 por ciento más altos que los niveles previos a la pandemia en las comunidades cercanas ricas y mayoritariamente blancas, según el estudio. Los resultados aparecen en la edición en línea del 20 de julio de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Investigaciones anteriores han mostrado que la contaminación con el dióxido de nitrógeno provoca millones de ataques de asma grave en todo el mundo, y podría hacer que los niños desarrollen asma por primera vez.

También hay evidencias de que la exposición al aire contaminado, lo que incluye al dióxido de nitrógeno, podría aumentar el riesgo de las personas de enfermar de gravedad o morir de la COVID-19. Otros datos muestran que la COVID-19 ataca de forma desproporcionada a las comunidades minoritarias.

Más información

El Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Medioambiental de EE. UU. ofrece más información sobre la contaminación atmosférica y la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: George Washington University, news release, July 20, 2021

Comparte tu opinión