En NY se prefieren las tiendas que imponen el distanciamiento social

En NY se prefieren las tiendas que imponen el distanciamiento social

Los residentes de la ciudad de Nueva York son más propensos a comprar en tiendas donde se practica el distanciamiento social que en donde se ignora, encuentra un estudio reciente.

"Queremos comprender cómo las personas están tomando decisiones, basándose en el cumplimiento de las directrices de salud", comentó Ricardo Daziano, profesor asociado de ingeniería civil y ambiental de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York.

"Hasta que se desarrolle una vacuna, los legisladores no solo deben encontrar los mejores incentivos para que las personas eviten la proximidad física, sino que también deben crear planes para relajar el distanciamiento social en el futuro", añadió.

Daziano dijo que las predicciones conductuales de los modelos desarrollados en este proyecto pueden ayudar a orientar las decisiones.

El experimento, que usó una simulación tridimensional, se realizó en línea en mayo, antes de que se iniciara la reapertura gradual de la ciudad de Nueva York. En ese momento, los compradores tenían que esperar afuera en filas, para que las tiendas no superaran los límites de capacidad.

Los investigadores encontraron que la distancia entre las personas era importante. En comparación con las tiendas sin distanciamiento social, las personas fueron cuatro veces más propensas a elegir las tiendas donde se mantenía un espaciamiento de 6 pies (casi 2 metros), y casi tres veces más propensas a comprar donde las personas mantenían una distancia de 4 pies (1.2 metros).

Además, los compradores de la ciudad de Nueva York fueron casi el doble de propensos a elegir las tiendas donde las personas usaban máscaras, mostraron los hallazgos.

En experimentos futuros, los investigadores planifican usar cascos de realidad virtual y modelos matemáticos para ver cómo las personas de distintas procedencias y tendencias políticas reaccionan a los peligros para la salud.

También planifican una encuesta de los residentes de la ciudad para medir cómo evalúan los riesgos cuando los espacios reabran, por ejemplo, al preguntarles si prefieren sentarse bajo techo o al aire libre en un restaurante.

"Desde una perspectiva política, comprender esto nos ayudará a planificar, o quizá a rediseñar, para la reapertura de los negocios", añadió Daziano en un comunicado de prensa de la universidad. "Debemos comprender quién es más propenso a respetar las directrices de salud, cuáles son las percepciones sobre el riesgo en los espacios públicos, y cómo podemos crear incentivos para que los individuos mantengan el distanciamiento social, de forma que podamos ayudar a orientar las decisiones".

Comparte tu opinión