Los complementos de testosterona no son útiles para la mayoría de los hombres, según un grupo de médicos

Los complementos de testosterona no son útiles para la mayoría de los hombres, según un grupo de médicos

LUNES, 6 de enero de 2020 (HealthDay News) -- La terapia con testosterona no es una fuente de la juventud para los hombres mayores, aunque podría ayudar a algunos que son impotentes.

Eso afirman las nuevas directrices del Colegio Americano de Médicos (American College of Physicians, ACP), el primer grupo que aborda el tema del tratamiento de la testosterona baja ("T baja") relacionada con la edad.

Se sabe que los niveles de testosterona de los hombres se reducen con la edad. Y durante años, la industria ha promovido la idea de que los hombres sufren de una variedad de síntomas provocados por lo que a veces se describe como la "menopausia masculina". La lista incluye fatiga, debilidad, pérdida muscular, una memoria y un pensamiento menos agudos, depresión, y una reducción de la libido y la función eréctil.

Pero no hay evidencias firmes de que la terapia con testosterona ayude en casi ninguno de esos problemas, encontró el colegio en una revisión de la investigación.

La única área donde hay cierto beneficio, señala el grupo, es en el tratamiento de la disfunción sexual. En promedio, los estudios han encontrado "pequeñas mejoras" en la función sexual y eréctil.

El deslucido rendimiento en los ensayos clínicos es "un poco sorprendente", afirmó el Dr. Robert McLean, presidente del ACP. Pero apuntó que el hecho de que la testosterona mengüe con la edad no significa automáticamente que sea culpable de los problemas de la salud de los hombres. Y eso significa que reemplazar la testosterona quizá no ayude.

Pero eso nunca ha disuadido a los fabricantes de los complementos de testosterona. Durante años, han lanzado agresivas campañas de mercadeo advirtiendo a los hombres de los efectos de salud de los declives relacionados con la edad de la hormona masculina.

Entre 2009 y 2013, el número de hombres de EE. UU. que tomaban testosterona se disparó de 1.3 a 2.3 millones, según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. Y la mayoría, apuntó la agencia, no la usaban para una indicación establecida, es decir, ciertas afecciones médicas que pueden provocar una deficiencia de testosterona.

En vez de ello, la usaban para contrarrestar el proceso de envejecimiento.

En años más recientes, la situación ha cambiado. Un estudio encontró que el uso de testosterona de los estadounidenses se redujo de manera sustancial entre 2013 y 2016, después de que surgieran preguntas sobre los riesgos de enfermedad cardiaca o cáncer de próstata.

"El entusiasmo ha disminuido", aseguró el Dr. Victor Adlin, endocrinólogo de la Facultad de Medicina Lewis Katz de la Universidad de Temple, en Filadelfia.

Aun así, sigue siendo algo por lo que los hombres preguntan, dijo Adlin. Adlin fue autor de un editorial publicado con las directrices el 7 de enero en la revista Annals of Internal Medicine.

Dos grupos médicos más, la Sociedad Endocrina (Endocrine Society) y la Asociación Americana de Urología (American Urological Association), tienen directrices sobre el tratamiento de la testosterona baja relacionada con la edad, apuntó Adlin. Y concurrieron con el ACP en el punto principal: la testosterona podría ayudar a algunos hombres con una disfunción sexual, pero no se debe recetar para síntomas imprecisos como la fatiga y la energía baja.

El ACP recomienda probar con la testosterona inyectada en lugar de los parches u otras preparaciones cutáneas. Ambos métodos tienen una efectividad similar, apuntó McLean, pero la terapia inyectada es mucho más barata: 156 dólares al año, en lugar de 2,315 dólares, según reclamaciones de Medicare.

En cuanto a la seguridad, las evidencias generales de 20 estudios sugieren que la testosterona no aumenta los riesgos de problemas del corazón, de coágulos sanguíneos ni de cáncer de próstata, señaló McLean. Esos estudios siguieron a los hombres durante hasta 10 años, agregó, así que no es posible decir qué riesgos hay más allá de ese periodo.

¿Cómo pueden los hombres con disfunción sexual saber si, de hecho, tienen la testosterona baja? Se deben medir los niveles de la hormona en la sangre en dos días distintos para confirmar los resultados, dijo Adlin. Y ambas pruebas se deben realizar en la mañana, añadió. Los niveles de testosterona fluctúan, y en general son más altos a principios del día.

"Si tiene unos niveles bajos confirmados, y sus síntomas sexuales son suficientemente molestos como para necesitar tratamiento, es razonable iniciar la testosterona", planteó Adlin. "Pero no comience y que se le olvide".

El ACP dice que los hombres deben reevaluar sus síntomas en un plazo de un año, y si no mejoran, dejar de usar testosterona. Adlin apuntó que seis meses puede ser un buen periodo para esa revisión.

La testosterona baja es muy común entre los hombres mayores, según el ACP. Se observa en un 20 por ciento de los hombres de EE. UU. de más de 60 años, en un 30 por ciento de los de más de 70 años, y en la mitad de los hombres mayores de 80 años.

Pero según las evidencias, solo algunos hombres específicos obtendrán algún beneficio de tomar testosterona.

"No es una fuente de la juventud", advirtió McLean.

Más información

La Asociación Americana de Urología ofrece más información sobre la testosterona baja.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión