Científicos avanzan hacia la 'fuente de la juventud' celular para alargar la vida

Científicos avanzan hacia la 'fuente de la juventud' celular para alargar la vida
Lograron bloquear con fármacos las células asociadas al envejecimiento. | Foto: GETTY IMAGES

¿Le interesa retrasar el reloj y vivir una vida más larga y más sana? Unos científicos señalan que su trabajo con ratones que estaban envejeciendo podría haberse acercado un paso a esa meta.

El estudio se enfocó en las llamadas células senescentes, que son células que ya no funcionan, que se acumulan a medida que los humanos envejecen, y que interfieren con la salud de las células circundantes.

Las células senescentes están muy vinculadas con el envejecimiento y con los problemas de salud que llegan con la edad, explicó un equipo dirigido por el Dr. James Kirkland, de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, y director del Centro del Envejecimiento Kogod en la Mayo.

Kirkland y sus colaboradores reportaron que una combinación de dos fármacos eliminó de forma efectiva a las células senescentes en los ratones. También ayudó a los ratones a vivir unas vidas más activas y más largas, con una buena salud.

"Este estudio ofrece evidencias convincentes de que dirigirse a un proceso fundamental del envejecimiento, en este caso la senescencia celular en los ratones, podría retrasar las afecciones relacionadas con la edad, resultando en una mejor salud y en una vida más larga", señaló el Dr. Richard Hodes, director del Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA) de EE. UU., que proveyó gran parte de la financiación del estudio.

La investigación también podría "conducir a una mejor comprensión sobre el proceso del envejecimiento", aseguró Hodes en un comunicado de prensa de la agencia.

Como explicó el equipo de la investigación, las células senescentes no solo pierden su función apropiada, sino que también tienen un efecto malsano en las células circundantes. Esto se debe a que las células senescentes segregan varias moléculas que provocan cambios inflamatorios y en los tejidos.

Las células senescentes se acumulan con la edad, sobre todo en los órganos afectados por enfermedades crónicas o tras la radiación o la quimioterapia, según el grupo de Kirkland.

El nuevo estudio se enfocó en dos fármacos: dasatinib y quercetina. Pertenecen a una clase de medicamentos conocidos como senolíticos, que funcionan al eliminar las células senescentes de forma selectiva. El dasatinib se utiliza para tratar algunos tipos de leucemia, y la quercetina es un flavonol vegetal encontrado en ciertas frutas y verduras.

Como explicaron los investigadores, estos medicamentos funcionan simplemente permitiendo que las células senescentes se "autodestruyan" en lugar de perdurar y acumularse.

En la investigación, el quipo de Kirkland primero inyectó células senescentes en ratones jóvenes. Como se anticipaba, esto condujo a unos declives rápidos en la salud de los roedores: se volvieron frágiles y más propensos a fallecer.

Pero tratar luego a esos ratones con la combinación de dos fármacos eliminó las células senescentes de los tejidos y restauró la función física.

Este método también pareció alargar la duración de la vida y la buena salud de ratones que ya habían envejecido de forma natural al equivalente ratonil de 80 años de vida humana, encontró el estudio.

Los ratones geriátricos que recibieron el dúo de medicamentos experimentaron una extensión promedio del 36 por ciento en la duración de su vida. También fueron más capaces de correr una mayor distancia en una cinta, y cada día estaban más fuertes y más activos, apuntaron Kirkland y sus colaboradores.

Y cuando esos ratones mayores al final fallecieron, con una mayor frecuencia se debió simplemente a la vejez que a un cáncer o a otra enfermedad relacionada con la edad.

"Es una investigación emocionante", aseguró en el comunicado de prensa Felipe Sierra, director de la División de Biología del Envejecimiento del NIA. "Este estudio demuestra con claridad que los senolíticos pueden aliviar la disfunción física en ratones. Se necesitará investigación adicional para determinar si compuestos como los usados en este estudio son seguros y efectivos en ensayos clínicos con personas".

Esto se debe a que el trabajo realizado en los estudios con animales con frecuencia no da resultado con los humanos. Así que, por ahora, los investigadores aconsejan que las personas no deben intentar alargar sus vidas con senolíticos.

Pero, apuntaron, si y cuando se pruebe la seguridad y la efectividad de este método en las personas, los senolíticos podrían algún día utilizarse para alargar las vidas.

Los senolíticos también podrían ser útiles para los supervivientes de cáncer que se sometieron a radiación o a quimioterapia (que puede llevar a las células a la senescencia), o a las personas con una variedad de enfermedades crónicas asociadas con la senescencia, añadieron los investigadores.

Los hallazgos aparecen en la edición del 9 de julio de la revista Nature Medicine.

Más información

La Oficina de Prevención de la Enfermedad y Promoción de la Salud de los EE. UU. describe cómo proteger su salud mientras envejece.

Comparte tu opinión