Los científicos convierten células de piel en células de músculo, una bendición potencial para la investigación

Los científicos convierten células de piel en células de músculo, una bendición potencial para la investigación

MARTES, 9 de enero de 2018 (HealthDay News) -- En un avance potencial para la investigación médica, unos científicos afirman que han creado el primer músculo humano que funciona a partir de células de la piel.

Ese logro podría conducir a mejores terapias genéticas o basadas en células, además de avanzar las investigaciones sobre las causas y el tratamiento de los trastornos musculares, señaló el equipo de la Universidad de Duke.

"El prospecto de estudiar enfermedades raras nos resulta particularmente emocionante", aseguró en un comunicado de prensa de la universidad Nenad Bursac, profesor de ingeniería biomédica.

"Cuando los músculos de un niño ya se están debilitando por algo como la distrofia muscular de Duchenne, no sería ético tomar muestras de músculos de ellos y hacerles más daño", explicó.

"Pero con esta técnica, podemos simplemente tomar una pequeña muestra de tejido que no sea muscular (como de piel o de sangre), revertir las células obtenidas a un estado pluripotente, y al final cultivar una cantidad ilimitada de fibras musculares que funcionen para realizar pruebas", aseguró Bursac.

Según los investigadores, quizá también sea posible arreglar los defectos genéticos en las células madre pluripotentes de un paciente y entonces cultivar pequeños trozos de músculo sano que se podrían usar con otros tratamientos genéticos para curar o reemplazar áreas específicas de músculo enfermo.

Por supuesto, se necesita mucha más investigación antes de que una terapia como ésta se pueda usar en los humanos.

En el nuevo estudio, se reprogramaron células de piel en el laboratorio para revertirlas a lo que se conoce como células madre pluripotentes, que son células que pueden convertirse en cualquier tipo de célula.

Entonces, las células se cultivaron mientras eran expuestas a una molécula llamada Pax7, que señaliza a las células para que se comiencen a convertir en músculo.

Entonces, las células se convirtieron en musculo esquelético que funcionaba. Según el equipo de Bursac, las células cultivadas en el laboratorio no eran tan fuertes como las encontradas en el tejido muscular normal. Pero tras hasta cuatro semanas en el cultivo especial de laboratorio, las células musculares recién formadas se contraían y reaccionaban a los estímulos externos de forma muy parecida al tejido muscular regular.

Las fibras musculares cultivadas en el laboratorio también se implantaron en ratones, y parecían integrarse en el tejido muscular natural de los roedores, señalaron los investigadores.

El estudio aparece en la edición en línea del 9 de enero de la revista Nature Communications.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. tiene más información sobre los trastornos de los músculos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión