Los ciclos menstruales de las mujeres se vinculan con las fases de la luna

JUEVES, 28 de enero de 2021 (HealthDay News) -- Hace mucho que hay teorías respecto a que los ciclos menstruales de las mujeres se alinean con la luna, y ahora un nuevo estudio sugiere que podrían contener cierta verdad.

Usando años de registros que mantuvieron 22 mujeres, los investigadores encontraron que, en muchas, los ciclos menstruales se sincronizaban de forma "intermitente" con las fases de la luna.

Los ciclos menstruales de las mujeres se vinculan con las fases de la luna

El vínculo solo ocurrió más o menos una cuarta parte de las veces en las mujeres de hasta 35 años, y apenas alrededor de un 9 por ciento de las veces en las mujeres mayores. Pero hubo mucha variación entre los individuos.

Y en algunas mujeres, hubo pistas de que la exposición excesiva a la luz artificial de noche podría haber alterado cualquier sincronía entre la luna y la menstruación.

Los investigadores afirmaron que los hallazgos son "interesantes", y dijeron que podrían ser un remanente de una influencia lunar que fue beneficiosa para los antiguos ancestros de los humanos.

Los primates antiguos eran criaturas nocturnas, de forma que cierto grado de conducta influida por la luna tendría sentido en ellos, según Deena Emera.

Emera, que no participó en el estudio, es genetista evolutiva del Centro de Longevidad e Igualdad Reproductivas del Instituto Buck, en California.

El apareamiento es un asunto riesgoso, anotó Emera, ya que hace que los animales sean vulnerables a los depredadores. Entonces, aparearse durante la luna nueva, protegidos por una mayor oscuridad, sería una "estrategia razonable", apuntó.

Esto también significa que habría una ventaja de que la ovulación se sincronizara con la luna nueva.

"Creo que cualquier sincronización [entre la luna y la menstruación] observada hoy en día probablemente es una reliquia de un rasgo antiguo de los primates", dijo Emera.

También enfatizó que las mujeres no deben preocuparse si sus ciclos menstruales no se coordinan con la luna.

"Somos muy distintos a esos primates antiguos, que parecían roedores", dijo Emera. "Ciertamente no tenemos que sincronizar nuestros ciclos con la luna para reproducirnos de forma exitosa".

El estudio, que se publicó en la edición en línea del 27 de enero de la revista Science Advances, dista mucho de ser el primero que investiga las correlaciones entre la luna y la menstruación.

La más obvia es que los ciclos tanto lunares como menstruales duran alrededor de un mes. Pero una investigación de los años 50 sugirió otros vínculos: se encontró que era común que los ciclos de las mujeres comenzaran más o menos en el momento de la luna llena. Esto significaría que la ovulación ocurriría cerca de la luna nueva, unas dos semanas antes.

Pero unos estudios relativamente más recientes no descubrieron esos vínculos.

"La discrepancia entre esos resultados, bastante antiguos, y los estudios posteriores me desconcertaba", comentó Charlotte Helfrich-Förster, investigadora principal del nuevo estudio y catedrática de neurobiología y genética de la Universidad de Wurzburgo, en Alemania.

El equipo de Helfrich-Förster adoptó otro enfoque. En lugar de estudiar a un gran grupo de mujeres para buscar patrones amplios, pidieron a 22 mujeres que llevaran diarios de la menstruación, lo que hicieron durante un promedio de 15 años, y hasta durante 32 años.

Entre las mujeres de 35 años o menos, los investigadores encontraron que los periodos se sincronizaban con las fases lunares alrededor de un 24 por ciento de las veces. Pero hubo mucha variación entre las mujeres. Algunas se alineaban con la luna la mayoría de las veces, mientras que otras nunca lo hacían.

Las mujeres en la categoría de "nunca" también reportaron una exposición sustancial a la luz artificial de noche.

Sin embargo, señaló Helfrich-Förster, no es posible decir si las luces brillantes de la vida moderna han alterado cualquier sincronía entre los ciclos de las mujeres y la luna.

Como Emera, enmarco los hallazgos en términos evolutivos, pero dentro de la historia humana.

Hace mucho, dijo Helfrich-Förster, habría sido prudente permanecer en interiores en las oscuras noches de la luna nueva. ¿Por qué no usar ese tiempo para aparearse? En teoría, explicó, las mujeres que ovulaban de forma regular más o menos en la época de la luna nueva tendrían más hijos y "propagarían sus genes que transmitían la cronicidad con la luna".

Cuando se trata de los vínculos entre los ritmos lunares y la reproducción, muchos estudios los han encontrado en los animales marinos, comentó Satchidananda Panda, profesor adjunto de ciencias biológicas de la Universidad de California, en San Diego.

Pero dijo que solo se observa raras veces en los primates.

Panda comentó que el estudio actual "abre otra línea de investigación científica sobre los ritmos biológicos".

También especuló que, en los humanos, la luna podría influir de forma indirecta en los ciclos menstruales.

"Por ejemplo, muchas actividades culturales en las sociedades ancestrales, o incluso en Asia y África contemporáneas, se realizan en los días de luna llena, o se vinculan con el ciclo lunar", apuntó Panda.

Ciertos alimentos consumidos durante esos eventos, como la soya, podrían afectar a la actividad hormonal, añadió.


Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. tiene más información sobre el ciclo menstrual.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Charlotte Helfrich-Förster, PhD, chair, neurobiology and genetics, University of Würzburg, Germany; Deena Emera, PhD, Center for Reproductive Longevity and Equality, Buck Institute, Novato, Calif.; Satchidananda Panda, PhD, adjunct professor, biological sciences, University of California, San Diego, and professor, Salk Institute, La Jolla, Calif.; Science Advances, Jan. 27, 2021, online

Comparte tu opinión