Los casos de tuberculosis se redujeron en EE. UU. durante la pandemia

VIERNES, 25 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Los casos reportados de tuberculosis (TB) se redujeron de forma significativa en Estados Unidos durante la pandemia de COVID-19, pero unos diagnósticos retrasados o que se pasaron por alto quizá hayan contribuido al declive.

"Los diagnósticos retrasados o pasados por alto de tuberculosis amenazan a la salud de las personas con TB y a las comunidades donde viven", advirtió el Dr. Philip LoBue, director de la división de eliminación de la tuberculosis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los casos de tuberculosis se redujeron en EE. UU. durante la pandemia

"Un diagnóstico de TB que se retrasa o se pasa por alto conduce a la progresión de la enfermedad por la TB y puede resultar en la hospitalización o la muerte, y en el riesgo de transmitir la TB a otros", explicó LoBue en un comunicado de prensa de los CDC.

Según unos datos preliminares publicados el 24 de marzo por los CDC, los casos de TB se redujeron en un 20 por ciento en 2020, y siguieron siendo un 13 por ciento más bajos en 2021 que antes de la pandemia. Antes de la pandemia, los casos de TB en general se reducían entre un 1 y un 2 por ciento al año, según los CDC.

El informe ofreció varios motivos posibles de los declives más grandes en 2020 y 2021.

Por un lado, las medidas de prevención de la COVID-19, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, quizá hayan ayudado a reducir la propagación de la TB.

Y las interrupciones generalizadas en la atención de la salud durante la pandemia quizá hayan atrasado los diagnósticos de TB. La pandemia también implicó una sobrecarga significativa de los servicios de salud pública, lo que incluye a los servicios de prevención y control de la TB.

Además, las similitudes entre los síntomas de la COVID-19 y los de la TB podrían haber hecho que se pasaran por alto diagnósticos de TB.

La TB es provocada por una bacteria que en general ataca al pulmón, pero los gérmenes de la TB pueden atacar a cualquier parte del cuerpo, incluso al riñón, la médula dorsal o el cerebro, según los CDC.

Los informes de casos muestran que algunas personas que al final fueron diagnosticadas con TB recibieron evaluaciones de la COVID-19, pero que no se les hicieron pruebas de la TB, durante múltiples visitas de atención de la salud. Como resultado, quizá se hayan pasado por alto o dejado de diagnosticar algunos casos de TB hasta que estuvieran más avanzados.

"El país debe garantizar que los proveedores de atención de la salud entiendan cómo diagnosticar y distinguir a la TB de los casos potenciales de COVID-19", planteó LoBue.

Los CD lanzaron hace poco una campaña llamada "Think. Test. Treat TB." (algo así como "Piense. Haga pruebas. Trate la TB"). Busca aumentar la concienciación sobre la enfermedad y la importancia de la prevención.

Hablar con el médico es el primer paso para proteger a su familia, amigos y comunidad de la TB, añadieron los CDC.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. presentan su campaña para luchar contra la tuberculosis.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Centers for Disease Control and Prevention, news release, March 24, 2022

Comparte tu opinión