Los casos avanzados de cáncer de cuello uterino siguen en aumento entre las mujeres de EE. UU.

VIERNES, 19 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Una nueva investigación apunta a un enigma en el cáncer de cuello uterino: aunque las tasas de enfermedad en etapa temprana han estado en descenso en Estados Unidos desde que se introdujo la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), los casos avanzados han estado en aumento.

¿Cuáles son las mujeres más afectadas? El mayor incremento en el cáncer de cuello uterino avanzado está ocurriendo entre las mujeres blancas que no se pusieron la vacuna contra el VPH y que no estaban al día con sus pruebas de detección, un hallazgo que sugiere que la vacuna funciona, pero que más mujeres deben vacunarse.

Los casos avanzados de cáncer de cuello uterino siguen en aumento entre las mujeres de EE. UU.

La vacuna contra el VPH fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en 2006, y protege contra ciertas cepas del VPH, la infección de transmisión sexual más común en Estados Unidos. El VPH se ha vinculado con varios tipos de cáncer, entre ellos el cáncer de cuello uterino, el cáncer de vagina, el cáncer de vulva, los cánceres de cabeza y cuello, el cáncer de ano y el cáncer de pene. Todas las personas de 9 a 45 años pueden ponerse la vacuna contra el VPH.

"En investigaciones anteriores, observamos una reducción más marcada en el cáncer de cuello uterino en las mujeres que habrían sido elegibles para la vacuna, lo que indica una posible asociación entre la vacuna y la tasa de cáncer de cuello uterino", comentó la autora del estudio, la Dra. Alex Andrea Francoeur, obstetra y ginecóloga de la Universidad de California, en Los Ángeles.

Pero las tasas de vacunación contra el VPH siguen quedándose por detrás respecto a otras vacunaciones infantiles, anotó Francoeur.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos del cáncer de cuello uterino del programa de Estadísticas del Cáncer de EE. UU. y de hallazgos de encuestas nacionales sobre las pruebas de detección y la vacunación de 2001 a 2018. En este periodo, 29,715 mujeres fueron diagnosticadas con un cáncer de cuello uterino avanzado. En general, la tasa de cáncer de cuello uterino avanzado aumentó en casi un 1.5 por ciento cada año, encontraron los investigadores.

Cuando el cáncer de cuello uterino es avanzado y se ha propagado, es mucho más difícil de curar. Apenas alrededor de un 17 por ciento de las mujeres diagnosticadas sobreviven al menos cinco años, frente a un 92 por ciento de las mujeres que son diagnosticadas con un cáncer de cuello uterino temprano, anotó Francoeur.

Las mujeres de 55 a 59 años que vivían en el Sur eran las más propensas a ser diagnosticadas con un cáncer de cuello uterino avanzado, pero el mayor aumento (una tasa de un 4.5 por ciento) se observó entre las mujeres blancas de 40 a 44 años del Sur, mostraron los hallazgos.

Cuando se les comparó con las mujeres negras, las mujeres blancas tenían casi el doble de probabilidades de no recibir pruebas de detección del cáncer de cuello uterino o de no recibir las pruebas según las directrices, mostró el estudio. Las tasas de vacunación contra el VPH fueron más bajas entre esas mujeres. El mayor aumento en los casos fue en el adenocarcinoma, un subtipo de cuello uterino.

"Nos sentimos confiados de que la vacunación contra el VPH está en general reduciendo la incidencia de cuello uterino en EE. UU.", aseguró Francoeur. "Pienso que necesitamos investigar más cómo realizar las pruebas de detección en las poblaciones sin seguro, rurales y minoritarias, y seguir educando a las personas sobre la importancia de la vacunación".

El nuevo estudio se publicó en la edición en línea del 18 de agosto de la revista International Journal of Gynecological Cancer.

La Dra. Stephanie Blank es directora de oncología ginecológica del Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Cuando se introdujo inicialmente la vacuna contra el cáncer de cuello uterino conocida como Gardasil, la aceptación fue lenta, anotó.

"El cáncer de cuello uterino tarda años en desarrollarse, así que lo que estamos viendo no es el efecto completo de la vacuna contra el VPH", explicó Blank.

No se están vacunando suficientes personas, y las que se están vacunado no son suficientemente jóvenes cuando reciben las vacunas, señaló. Lo ideal sería que las personas se vacunaran antes de exponerse por primera vez al VPH, lo que ocurre con la mayor frecuencia entre el final de la adolescencia y principios de la veintena.

"Un mayor número de vacunaciones de todos los sexos y a unas edades más tempranas debería revertir esta tendencia", aseguró Blank.

Otras formas de darle la vuelta a las cosas incluyen programas para educar a las personas sobre la vacuna contra el VPH y garantizar la implementación de sistemas para que las personas de comunidades con pocos recursos y una tasa baja de seguro de salud tengan acceso a los programas de vacunación y detección del cáncer de cuello uterino, añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre la vacuna contra el VPH.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: Alex Andrea Francoeur, MD, obstetrician/gynecologist, University of California, Los Angeles; Stephanie Blank, MD, director, gynecologic oncology, Mount Sinai Health System, New York City; International Journal of Gynecological Cancer, Aug. 18, 2022, online

Comparte tu opinión